Cicatrices ocultas: ¿se trataron los daños emocionales por la violencia?

Alejandro Dibe | Heridas Abiertas | Semanario Vanguardia

Las cifras de homicidios violentos, secuestros o extorsiones han disminuido en Coahuila, pero en cambio han aumentado las consultas por estrés, depresión, ansiedad o ataques de pánico. ¿Son estos daños emocionales una secuela de la violencia de alto impacto que vivió el Estado y que no se trataron? Especialistas creen que puede ser un factor asociado y que se agravó con la pandemia.

Fernando platicaba en la calle con dos personas, cuando unos tipos encapuchados llegaron a bordo de unas camionetas blancas. Fernando se lanzó al suelo y escuchó que los encapuchados subieron a los dos hombres.

-¿Qué hacemos con este? -preguntó uno de los encapuchados refiriéndose a Fernando.

-¡Truénalo! -dijo otro.

-No, mejor llevémoslo a ver qué tanto sabe de estos weyes -dijo otro encapuchado.

“¡Ayuda, ayuda!” -gritó Fernando.

Toda esa escena fue vista por el papá de Fernando, quien no pudo hacer nada porque los encapuchados bloquearon la casa.

Desde entonces, el papá no ha vuelto a ver a Fernando.

Fernando está desaparecido desde esa noche: el 1 de junio de 2010.

La temporada de mayor violencia dejó secuelas que nadie atiende. Fotografía: Francisco Rodríguez.

 Los daños de la guerra

Todo eso sucedió a las 8:30 de la noche. Minutos antes, Fernando había dado un beso en la mejilla a su madre y un cálido abrazo a su padre. Se despidió de ellos para salir con los hombres. “Vuelvo pronto”, les dijo, y esas fueron las últimas palabras que les dirigió a sus padres.

Tiempo después, los padres se enterarían que esos hombres a los que primero se llevaron, eran dos policías de Gómez Palacio, Durango, que aparentemente se estaban ocultando en Torreón.

Durante esos años (2008-2013) el cártel de Sinaloa y los Zetas libraron una batalla en La Laguna que llegó a tener en promedio cada día hasta dos homicidios violentos, según las cifras oficiales.

Pero lo que sucedía en La Laguna no distaba mucho de la violencia que sufrían otros municipios del Estado. De hecho, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de 2008 a 2022, el total de homicidios en Coahuila fue de 5,585. El año con mayor número de homicidios fue 2012, cuando se contabilizaron 1,160 homicidios en toda la entidad.

¿Qué atención a la salud emocional tuvieron las familias de esas víctimas?

De la tristeza, a la depresión

Tras escuchar la noticia de la desaparición de Fernando, Verónica, la novia, se sintió abrumada por la culpa. Recordó la noche en que él había ido a visitarla y cómo ella lo había tratado con desprecio, pidiéndole que se fuera de su cuarto. A la mañana siguiente, cuando su madre le informó que Fernando había desaparecido, Verónica se negó a creerlo, pero su madre insistió en que era verdad y la instó a visitar a los padres de Fernando, que vivían a unas cuadras.

Mientras caminaba, Verito, como la llamaban, sintió que la gente la observaba y sentía una creciente sensación de culpa al acercarse a la casa de su novio. Al llegar y ver a los padres de Fernando entre lágrimas, y escuchar la historia del padre, se sintió destrozada por dentro. Pasó el resto del día llorando. La culpa la consumía y no podía dejar de pensar en cómo su última conversación con él fue tan fría.

Un detalle que a la fecha recuerda Verito es que tras haber platicado con el papá de Fernando, un niño se les acercó y les dijo que si reportaban la desaparición, Fernando regresaría en una bolsa, y que “3” era su clave.

Ese año, 2010, desaparecieron oficialmente 510 personas en Coahuila, según datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), el segundo año con más registro de desapariciones en el Estado. Actualmente hay oficialmente 3 mil 474 personas desaparecidas.

La temporada de violencia entre 2008 y 2013 dejó estragos más allá de los muertos. Fotografía: Francisco Rodríguez.

Pasaron días, semanas y meses, Verónica no podía con la inmensa tristeza que sentía. Pero lo peor llegaría, ya que esa tristeza se volvió una depresión profunda. Esto hizo que Verónica pasara todo el tiempo en casa de los padres de su novio, alejándose de sus amigos y familiares y convirtiéndose en una persona irritable. No podía contener sus lágrimas cuando le preguntaban por Fernando, según relata.

El psicólogo Humberto Márquez explica que los síntomas de Verónica eran reflejo claro de una depresión. “Una depresión mal atendida puede llevar a la persona a aislarse por completo de su vida social”, dice.

De acuerdo con estadísticas entregadas por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) a través de una solicitud de información (folio: 330017123004582), las consultas por depresión han aumentado en Coahuila en un 17% de 2013 hasta 2022.

La psicóloga Cristina González menciona que es probable que estas alzas en las consultas por depresión se deban a que no se haya atendido bien el problema durante los años posteriores a la guerra, y pese a que la pandemia jugó un papel importante en el aumento de casos de enfermedades mentales, no descarta la idea de que también se puede deber a que muchos casos no fueron atendidos durante la época de más violencia que azotó en la entidad, particularmente entre 2008 y 2013, y que estos se hayan detonado durante a la pandemia debido al aislamiento, y al nunca haber atendido el trauma.

En el caso de Verónica, por ejemplo, no saber si su novio estaba vivo o muerto le creó pensamientos de duda que le generaron una gran confusión.

Verónica plática que tenía días en que pensaba que su novio estaba muerto, y otros le embargaba la esperanza de que regresaría.

Finalmente, Verónica, cansada de que su madre le insistiera en salir, decidió hacerlo. Le resultó complicado socializar, especialmente con hombres, ya que se sentía comprometida con Fernando. Esto causó que tuviera problemas de comunicación o que simplemente aceptara salir con ellos para distraerse. Además, para aliviar su dolor y culpa, Verónica empezó a consumir grandes cantidades de alcohol.

El psicólogo Humberto Márquez explica que este es un efecto común para combatir la depresión, ya que el individuo encuentra una manera artificial de llenar ese vacío que tiene dentro con adicciones al alcohol y en casos más extremos, a drogas. Resalta el peligro que esta adicción puede generar en el individuo, llevando a comportamientos erráticos, ira e incluso a la muerte por sobredosis, ya sea de alcohol o de drogas.

De hecho, de acuerdo con el Boletín Epidemiológico de la Secretaría de Salud, de 2013 a 2016 los casos reportados de intoxicación aguda por alcohol aumentaron año con año hasta pasar de 362 casos a más de mil. Y aunque a partir de 2017 comenzaron a disminuir, se mantiene un promedio anual de 627 reportes.

En el Boletín Epidemiológico únicamente de 2014 a 2017 hay cifras sobre trastornos mentales y del comportamiento debidos al consumo de psicotrópicos. En esos tres años se reportaron 240 casos en Coahuila.

Según el departamento de Servicios de Salud de Coahuila, en 2008 hubo sólo una muerte por sobredosis de drogas, según respuesta a una solicitud de información (folio: 051142700017423), pero en 2021 se reportaron 19 muertes por sobredosis.

Las consultas por temas relacionados a la salud mental han crecido. Foto: Francisco Rodríguez.

Además del consumo de alcohol, Verito sentía que la observaban constantemente. Y que estaba atrapada en un ciclo interminable, además de sentirse desconectada de la realidad.

El psicólogo Humberto Márquez identifica que esto es una consecuencia de la insensibilidad emocional, que es uno de los efectos de la depresión. Verito explica que tenía sensación de sentirse desconectada, inexpresiva y observada. Para el psicólogo Márquez este sentimiento es “bastante perturbador” para la persona que lo experimenta.

Señala que en estos casos y sobre todo en general en el tema de la depresión, debe ser atendida por un psicólogo profesional.

La ansiedad que carcome

El trauma de la desaparición de su novio estaba afectando seriamente a Verónica. Después de siete años de relación, se sentía abrumada. Había guardado la ropa y fotos de Fernando con la esperanza de tenerlo cerca de alguna manera. Además de la depresión, la ansiedad se había apoderado de ella desde que se enteró de la desaparición de su novio.

A Verónica le torturaba recordar a aquel niño que les dio la clave “3”. No sabía si se refería a tres días, semanas, meses o años, lo que la había atormentado. Pasó días encerrada en el cuarto de Fernando con su ropa, incapaz de superar la idea de que algo malo le había sucedido. “¿Por qué justo a mí?”, se preguntaba constantemente.

El psicólogo Márquez dice que en el caso de Verónica es muy común la manifestación de la ansiedad en respuesta al trauma, ya que la incertidumbre de no saber en dónde está y si regresará lleva a casos como lo mostrado por la víctima.

Pero no es el único escenario en donde se puede manifestar la ansiedad, ya que hay otros casos como el que vivió Jaime, quien pidió modificar su nombre real al contar su historia de cuando unos hombres entraron violentamente a su casa.

Era un viernes 14 de enero de 2012 por la mañana. Jaime, padre de familia, se encontraba listo para salir de su casa cuando se dio cuenta que le faltaba su reloj y celular. Se bajó del carro y dejó las puertas de su casa abiertas. Entonces, después de recoger sus pertenencias se encontró con una pistola apuntándole directamente en la cara.

“Los niños”, pensó.

-Lo que sea que quieran se lo pueden llevar, pero déjenos en paz -dijo.

-Tranquilo, cabrón, solo venimos a inspeccionar, porque nuestro comandante nos dijo que aquí había armas ilegales -comentó el que le apuntaba.

Jaime sabía que eso no era cierto.

-Ok, sólo déjame avisarle a mi madre que no venga para acá, porque créanme que, para ustedes, lo que menos quieren es lidiar con más problemas -les respondió Jaime.

-Está bien, llámala, pero no vayas hacer ninguna pendejada, ¿Oíste? -respondió el pistolero.

Jaime hizo la llamada.

-Está bien, mamá te qui…

Jaime fue interrumpido por el sujeto que le apuntaba. Enseguida le quitó el celular y lo obligó a subirse con ellos. El otro hombre se encargó de encerrar a los niños y al perro en el baño, mientras que el hombre armado buscaba algo en el cuarto. De repente, Jaime escuchó a alguien llegar: era la señora de limpieza, quien fue tomada por el otro hombre y encerrada en el baño. Finalmente, el hombre que estaba en el cuarto también decidió meter a Jaime en el baño.

Jaime recuerda que se quedaron encerrado por lo menos tres horas, y que, al ya no escuchar ruido, salió del baño y se encontró con lo que se temía: les habían robado.

En Coahuila hubo 73,707 delitos entre 2010 y 2012, en los que se incluyen robos, homicidios y hurtos a casas, según datos del INEGI.

Jaime comenta que desde ese día su vida cambió por completo, ya que ha sufrido constantemente pesadillas relacionadas con ese suceso, lo que le ha generado ataques de pánico y ansiedad.

Los traumas de los años violentos dejaron secuelas en la ciudadanía. Ilustración: Miguel Sifuentes.

Tal como explica el psicólogo Márquez, uno de los efectos más comunes causados por la ansiedad son estos ataques, los cuales generan palpitaciones, sudoración intensa, mareo, dificultad para respirar y dolor abdominal, siendo estos los síntomas más comunes, los síntomas que vivió Jesús.

Adicionalmente, menciona que estos ataques de ansiedad pueden estar relacionados con las pesadillas que Jaime experimenta, ya que otros síntomas de la ansiedad son precisamente pesadillas e insomnio.

Y de acuerdo con estadísticas entregadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a través de una solicitud de información (folio: 330018023018812), las consultas por ansiedad registraron un incremento del 824%, de 2008 hasta 2022 en Coahuila.

Sin embargo, si se analiza detenidamente las cifras, tan solo de 2011 a 2013, aumentó 134%. Y en los años posteriores a 2013, cuando los delitos de alto impacto comenzaron a descender, las consultas por ansiedad comenzaron a dispararse. Por ejemplo, en 2013 el IMSS registró 12 mil 868 consultas por trastornos de ansiedad, pero para 2017, 2018 y 2019, años previos a la pandemia, el total de consultas en cada año superó las 35 mil.

El estrés y pánico de una nueva generación

Humberto Márquez menciona que una de las cosas que menos se menciona de los efectos causados por traumas generados en la guerra contra el narco en Coahuila, es el estrés, ya que cree que se debe a la falta de educación sobre la salud mental, y menciona que de ser así la sociedad tendría que empezar a preocuparse.

De acuerdo con estadísticas proporcionadas por el ISSSTE a través de una solicitud de información (folio: 330017123004584), de 2013 a 2022 hubo un aumento del 47% en casos de consultas por estrés.

Y en el Seguro Social, las consultas por trastornos de estrés se duplicaron de 2011 a 2013 y de 2017 a 2019 se mantuvieron por encima de las mil 200 y mil 300 consultas, dato que únicamente se presentó en 2013.

De vuelta al caso de Verónica, la mujer que sufrió la desaparición de su novio, menciona que padeció mucho estrés a causa de la desaparición de su pareja, pero ella no tenía ni idea de que el estrés le estaba afectando en su vida laboral y social.

“Pensaba que era algo normal”, recuerda Verónica.

Humberto Márquez menciona que esta es la “finta” en la que mucha gente que sufre de estrés cae, y se suele normalizar o confundirse con ansiedad cuando no es así, ya que menciona que, pese a que pueda tener síntomas en común el estrés y la ansiedad e incluso estar relacionados, suelen ser muy diferentes, pues en ocasiones la ansiedad es causada por estrés.

El psicólogo dice que la clave para diferenciar el estrés de la ansiedad está en que el primero es un proceso natural del cuerpo y un mecanismo de defensa contra una amenaza, como puede ser un examen final o la llegada de una fecha límite para un trabajo importante. Agrega que, si en estos casos la situación es temporal y se resuelve en un corto periodo de tiempo, no es peligroso. El problema empieza a aparecer cuando esta situación se alarga en el tiempo y no se resuelve.

Por otro lado, la ansiedad no es un efecto natural del cuerpo, como lo es el estrés, sino que es más emocional, resalta el psicólogo. La ansiedad se caracteriza por una sensación de miedo y preocupación constante, incluso en situaciones no amenazantes.

En el caso de Verónica, la desaparición de su novio y la incertidumbre de no saber qué le había sucedido, la llevaron a experimentar estrés prolongado que terminó en ansiedad. Lo mismo en el caso de Jaime, víctima de robo violento.

La psiquiatra Helena Villarreal, única especialista del ISSSTE en Torreón, respalda esta idea, y agrega que también existe el estrés agudo, el cual se deriva de la ansiedad y generalmente se presenta en personas cuyas vidas han estado en peligro.

La psiquiatra destaca la gravedad de este trastorno, ya que, si no se trata adecuadamente, la persona puede correr “grandes riesgos”, especialmente desde el punto de vista psicológico. Esto puede generar estrés postraumático, el cual, si no se trata nuevamente de manera adecuada, puede llevar a largo plazo a la depresión y al abuso de sustancias. Finalmente, esto puede desencadenar pensamientos suicidas y, por lo tanto, aumentar el riesgo de suicidio.

De hecho, según datos del INEGI, las tasas de suicidio han aumentado de 2010 a 2022 en un 76.92% sólo en Coahuila, aunque se desconoce la relación y vínculos de los casos con un antecedente de violencia o estrés postraumático.

La psiquiatra Helena Villarreal explica que la poca atención y seriedad que se le dio a la salud mental después de la violencia que sacudió a la entidad, desencadenó que durante la pandemia, múltiples personas que no se trataron estas enfermedades mentales a tiempo, terminaron por intensificar las mismas.

“Desencadena que los traumas se agraven y termine en un alza de suicidios, aumento de violencia y estrés en la sociedad”, comenta la psiquiatra.

Y eso de lo que habla la especialista, se refleja en las estadísticas de violencia familiar: el número de denuncias en Coahuila pasó de 2 mil 154 en 2015 a 12 mil 718 en 2022, un aumento del 490%, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

Sin embargo, el estrés no fue exclusivo de las personas adultas, ya que también hubo jóvenes que crecieron en esta época de violencia, algunos de los cuales fueron más afectados que otros. Un ejemplo es Marcela, quien cuenta que tenía 16 años cuando la violencia era el pan de todos los días en Torreón.

Marcela platica haber presenciado cadáveres colgados en los puentes como si fuera algo normal, y narra una historia en la que estaba en el auto de su amiga y, en un semáforo vio cómo unos hombres bajaron cuerpos de una camioneta negra como si fuera lo más normal. Aunque esto no la afectó directamente, sí generó en ella un estrés emocional que puede haber tenido impacto en su bienestar mental a largo plazo, explica el psicólogo Humberto Márquez.

Marcela recuerda que a pesar de estudiar fuera de México, con el solo escuchar un ruido fuerte, se alteraba demasiado después de haber presenciado esas experiencias.

De acuerdo con estadísticas proporcionadas por el IMSS a través de una solicitud de información (Folio: 330018023018814), de 2008 a 2022 hubo un aumento del 299% en casos por consultas de ataques de pánico.

Pero si se analizan por años, las consultas por ataques de pánico pasaron de 116 casos en 2009, a 411 en 2010 y más de 300 casos en 2011. Mientras que en los siguientes años, 2012 a 2017, el promedio de casos por año fue de 329 consultas, más del doble de lo que se reportó en 2009. Y ya para los años siguientes, 2017 a 2019, antes de la pandemia, el promedio cada año fue de 492, más de tres veces lo que se registraba una década atrás. 

Las cifras del ISSSTE refieren que en 2013, cuando se reportaron 800 homicidios violentos en la entidad según datos del INEGI, se alcanzó la cifra más alta de consultas por los diferentes trastornos de pánico en una década, con 628 consultas, mientras que en 2016 se registró la cifra más alta de consultas en pacientes que acudieron por primera vez por un tema de ataque de pánico, con 114.

La psicóloga Cristina González menciona que el pánico es una manifestación común por este tipo de traumas, señala que es una intensa sensación de miedo o ansiedad extrema que puede surgir repentinamente. Sus síntomas incluyen palpitaciones, sudoración, temblores, dificultad para respirar y una sensación de pérdida de control. Y aclara que de no ser atendido adecuadamente puede llevar a complicaciones como trastornos de ansiedad crónica, fobias, aislamiento social y limitaciones en la vida cotidiana.

Una década después de la violencia

Tras 13 años de la desaparición de Fernando y nunca haber regresado a casa, Verónica asegura que ha resuelto su trauma. Aunque todavía mantiene un objeto de él como recuerdo, comenta que ya no piensa en él tanto y, al comenzar a quererse a sí misma, ha logrado crear una familia y seguir adelante.

Te puede interesar | manolo jiménez y la indiferencia por los derechos humanos

“Mis dos hijos ahora son toda mi vida”, dice. También menciona que el haber abierto su fe y comenzado a tomar catecismo la ha ayudado a llevar su dolor y culpa.

Humberto Márquez explica que tener una familia y cambiar el rumbo de tu vida para sobrellevar un trauma es una de las maneras más efectivas de superar un trauma, ya que agregar un ser querido nuevo, como un hijo, una mascota o una nueva pareja, permite al individuo llenar ese vacío de manera natural.

La fe fue un refugio para muchos que vivieron hechos traumáticos en La Laguna. Ilustración: Miguel Sifuentes.

Jaime, víctima de un robo violento, platica que hace apenas un año ha logrado dejar de soñar con las pesadillas, él cree que se debe a que por fin logró abrir su corazón a Dios, y por fin vive sin miedo.

El psicólogo Humberto Márquez señala que es interesante cómo muchas personas como Jaime superan sus traumas a través de la religión.

“Mucha gente cuando se encuentra en estas situaciones, ellos encuentran una salida y propósito de vida”, comenta Márquez.

Finalmente, Marcela menciona que ha logrado superar sus episodios de estrés. Ella se siente bastante afortunada, ya que lo que vivió no se compara con lo que muchos otros jóvenes vivieron en esa época. Ella explica que escuchaba pláticas de cómo a algunos de sus amigos le secuestraban a un familiar o de presenciar balaceras.

El psicólogo Márquez resalta que esta situación pudo haber afectado a muchos jóvenes que vivieron frecuentemente estos episodios de violencia, sobre todo a los que sufrieron de una violencia constante, y resalta que este tema se debió de atender inmediatamente, ya que la prolongación del trauma podría traer consecuencias graves para el que lo padezca.

La psiquiatra Helena Villarreal refiere que el riesgo es la “cronificación de un padecimiento” que a la postre repercute en diferentes enfermedades.

Otro riesgo que identifica la psiquiatra es lo que se conoce como “trastorno de estrés vicario”.

“Estar expuesto a todas estas historias de violencia, relatos o vivencias puede generar un desgaste psicológico y emocional. A nivel social es una normalización de la violencia”, ahonda.

Comenta que esta normalización ha desensibilizado a la gente, a la que considera que cada vez le importa menos el tema de la violencia:

“La sociedad tiende a ser narcisista, en el sentido de que a la gente no le importa que les pase a los demás, mientras no les pase a ellos”.

Alejandro Dibe es estudiante de la carrera de Comunicación en la Universidad Iberoamericana Torreón

Ilustraciones: Miguel Sifuentes

Fotografías: Archivo Francisco Rodríguez

Inseguridad se dispara en colonias deshabitadas de Juárez

Angélica Villegas | Border Hub

El centro y el suroriente de Ciudad Juárez, Chihuahua, se han convertido en dos polos que concentran el mayor índice de violencia y delitos y, según especialistas, esto fue fomentado por el incremento en el abandono de viviendas en estos sectores.

El desplazamiento de habitantes del centro de Ciudad Juárez, Chihuahua, provocado por el encarecimiento de la vivienda, así como la proliferación de nuevas colonias en el suroriente de la localidad sin que exista una demanda suficiente, ha generado un incremento en el abandono de viviendas y, a su vez, un aumento de inseguridad en estas zonas, de acuerdo con especialistas e información oficial obtenida por transparencia.

La Fiscalía General del Estado (FGE) y la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) informaron, vía la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), sobre las carpetas de investigación de los delitos de homicidios, violencia familiar y robos, así como de los reportes de llamadas de emergencia realizadas a 911. En ambos casos el número de denuncias se concentró en la zona del suroriente y el centro de Juárez.

El aumento de viviendas deshabitadas en ambas zonas fomentó el incremento de inseguridad, según el estudio de la Zona Periurbana 2018, realizado por el Instituto Municipal de Investigación de Planeación (IMIP), así como especialistas entrevistados.

Este documento indica que, con base en el Barrido de Uso de Suelo 2016-2017, contabilizaron 142 mil 100 viviendas en la zona del suroriente, de las cuales, 82.5 por ciento se encuentran habitadas y 17.5 por ciento están deshabitadas. Esto corresponde a 24 mil 867 viviendas deshabitadas, tan solo en esa zona de la ciudad.

Viviendas abandonadas de un fraccionamiento que quedó en obra negra, en el suroriente de la ciudad. Foto: Aimé Salinas.

Viviendas abandonadas de un fraccionamiento que quedó en obra negra, en el suroriente de la ciudad. Foto: Aimé Salinas.

Mientras que, de acuerdo con información proporcionada del INEGI, en la zona centro y norte de la ciudad existen por lo menos 22 Áreas Geoestadísticas Básicas (AGEB) que cuentan con un promedio de entre 146 y 300 viviendas deshabitadas. Es decir que se estima que existen entre 3 mil 212 y 6 mil 600 viviendas deshabitadas en esta zona.

Aunque ambas zonas comparten una misma problemática, que es el incremento de vivienda abandonada, cada una de ellas enfrenta retos distintos.

Según el “Plan de renovación y recuperación urbana de los Siete Barrios Históricos”, que comprende las colonias Chaveña, Obrera, Barreal, Monumento, Ex Hipódromo, Centro y Bellavista, realizado también por el Instituto Municipal de Investigación de Planeación (IMIP) en el 2020, el abandono de algunas viviendas de este sector se debió a que los dueños fallecieron, y posteriormente ningún familiar se quedó a cargo de la casa. Otro motivo fue que los dueños migraron a Estados Unidos y jamás regresaron a la ciudad ni a su antigua vivienda.

Tapias y casas abandonadas “remodeladas” son ocupadas de manera irregular en la zona centro. Foto: Angélica Villegas.

Tapias y casas abandonadas “remodeladas” son ocupadas de manera irregular en la zona centro. Foto: Angélica Villegas.

Este documento indica que la vivienda abandonada tiene un impacto en la dinámica social, pues se vuelven lugares que generan un entorno de violencia que afecta a la seguridad de los habitantes de la colonia, pues “las viviendas abandonadas se convierten en depósitos de basura, baños públicos, lugares para consumo de drogas, viviendas de personas en situación de calle o refugio para delincuentes”, señala el archivo.

Vladimir Hernández Hernández, coordinador del Doctorado en Estudios Urbanos de la UACJ, señaló que también en el centro existe un desplazamiento de habitantes de sectores tradicionales por el encarecimiento de precios de las propiedades.

“Vemos algunas zonas tradicionales de la ciudad que tienen una relativa centralidad y cercanía al centro tradicional, como la colonia Hidalgo. Vemos aquí otros fraccionamientos recientemente que se están autorizando. (Se) creó una torre de vivienda vertical muy cercano también al centro tradicional de la ciudad, pero que tienen unos costos por arriba de los dos o tres millones de pesos. Entonces esta vivienda no está o no va a estar alcance de la gran mayoría de la población”, expuso.

Además, María Teresa Vázquez, profesora investigadora de la Maestría en Planificación Urbana de la UACJ, opinó que la entrega de permisos para el desarrollo de vivienda en zonas no viables incrementó problemáticas sociales y de violencia en algunos sectores, principalmente el suroriente de la ciudad.

La investigadora comentó que algunas de las problemáticas se originaron por las omisiones al Plan Municipal y el Plan Estatal de Desarrollo Urbano Sostenible, tras la aprobación de permisos para construir nuevos fraccionamientos fuera del Anillo Periférico de Contención.

“Para mí que soy planificadora, no nada más vemos, las dimensiones o las medidas de una casa, sino también vemos el entorno. Por ejemplo, si hay agua, si hay transporte, si hay actividades culturales, si hay escuelas, si hay hospitales y servicios de salud, que sea un área segura, ya que la seguridad es muy importante”, dijo.

Habitantes del suroriente de la ciudad entrevistados para este reportaje señalaron problemas como la falta de servicios básicos de luz, agua, recolección de basura, pavimentación y transporte público, lo cual incumple con los parámetros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre vivienda digna que tienen que ver con disponibilidad de servicios, habitabilidad, accesibilidad y ubicación.

De acuerdo con el capítulo de Normatividad del Plan de Desarrollo Urbano Sostenible de Ciudad Juárez 2016, la Zona de Densificación Prioritaria (ZDP) es el área en donde se deben concentrar las edificaciones y población de la ciudad, con el fin de promover un desarrollo más compacto y eficiente. Esta zona está delimitada por el Anillo Vial Periférico (AVP), el cual está formado por una serie de vías de acceso controlado, integrado por tres subzonas.

Mapa de Anillo Vial Periférico que delimita dónde debería concentrarse la población, para contar con equipamiento y servicios urbanos. Fuente: IMIP.

Mapa de Anillo Vial Periférico que delimita dónde debería concentrarse la población, para contar con equipamiento y servicios urbanos. Fuente: IMIP.

Sin embargo, a pesar de las problemáticas que enfrentan los pobladores tanto del suroriente como el centro de la ciudad, señaladas por expertos y habitantes, del 2018 a 2023, durante dos administraciones municipales, la de Armando Cabada Alvídrez y la de Cruz Pérez Cuéllar, las autoridades aprobaron la construcción de 69 fraccionamientos en distintos puntos de la ciudad, de acuerdo con las solicitudes 080155923000272 080155923000273, realizadas por Transparencia al ayuntamiento de Ciudad Juárez.

De estos fraccionamientos ninguno se construyó en la zona del Centro Histórico para redensificar la ciudad, según el proyecto del Plan de Desarrollo Urbano Sostenible, y por lo menos 16 fueron aprobados fuera del Anillo Vial Periférico.

“Lo que hace falta, justamente, es la consolidación de los vacíos urbanos, que ahora se procuren todos los servicios que hacen falta al interior de la mancha urbana ya existente. No promover la expansión de la ciudad simplemente porque tenemos terrenos, sino también planificar qué es la ciudad que queremos”, declaró Marina Contreras Saldaña, socióloga y doctora en Urbanismo de la UACJ.

Crece inseguridad

Ciudad Juárez registró 568 homicidios dolosos, de enero a junio de 2023, de acuerdo con información del monitoreo de medios de comunicación realizado por el Observatorio Ciudadano del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC).

Además, de enero del 2018 a diciembre del 2022, hubo 6 mil 871 homicidios dolosos en Ciudad Juárez, lo que promedia a 3.87 asesinatos al día en los últimos cinco años, es decir, casi 4 asesinatos diarios, de acuerdo con información de la Fiscalía General del Estado.

Tabla de homicidios dolosos registrados en Ciudad Juárez del 2010 al 2022. Fuente: FGE.

Tabla de homicidios dolosos registrados en Ciudad Juárez del 2010 al 2022. Fuente: FGE.

Mientras que, a través de la solicitud 080139723000393 realizada por transparencia, la Fiscalía General del Estado (FGE) informó que del 1 de enero al 31 de marzo de este 2023 contaban con un total de mil 436 carpetas de investigación, por los delitos de homicidio doloso y robo, de las cuáles 238 corresponden a asesinatos.

En un acumulado del 2016 a 2023, las colonias ubicadas en la zona céntrica de la ciudad que concentraron el mayor número de denuncias fueron: Margaritas con 149; Centro con 146; Infonavit Casas Grandes, 85; Riberas del Bravo, 68; Chaveña, 53: Salvárcar, 50; Anahuac, 36; Parajes de San Isidro, 31 y Senderos de San Isidro, 17.

Y en el suroriente de la ciudad aparecen las colonias: Parajes del Sur, Hacienda de las Torres, Toribio Ortega, Portal del Roble, Urbi Villa del Prado, Campestre Virreyes, Tierra Nueva, El Papalote, Sierra Vista, Parajes de Oriente y Parajes de San José.

Del 2016 al 2022, hubo una tendencia al alza en delitos. Las carpetas de investigación por homicidio doloso pasaron de 470 a 869, lo que representa un incremento del 84.89 por ciento. Mientras que en el delito de robo de 4 mil 751 aumentó a 5 mil 915, un incremento del 24.5 por ciento y en violencia familiar de 6 mil 513 a 7 mil 426, es decir, aumentó un 14 por ciento.

Carpetas de Investigación por delitos de homicidio doloso, robo y violencia familiar, obtenida por Transparencia en la solicitud 080139723000393

Carpetas de Investigación por delitos de homicidio doloso, robo y violencia familiar, obtenida por Transparencia en la solicitud 080139723000393

Colonias con mayor cantidad de carpetas iniciadas por delitos de homicidio doloso, robo y violencia familiar, obtenida por Transparencia en la solicitud 080139723000393

Colonias con mayor cantidad de carpetas iniciadas por delitos de homicidio doloso, robo y violencia familiar, obtenida por Transparencia en la solicitud 080139723000393

De igual forma, el suroriente y el centro lideraron en el número de las llamadas de emergencias realizadas al 911, del 2019 a 2023, según información de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, información entregada a través de la solicitud 080155923000269.

Durante el 2019, la Policía Municipal reportó 5 mil 780 llamadas al servicio de emergencia en la zona centro; y en el suroriente reportaron 5 mil 819 en la colonia Riveras del Bravo; 4 mil 853 en Parajes del Sur. Estas fueron las tres colonias con el mayor número de llamadas.

Colonias con el mayor número de denuncias al 911 durante el 2019, obtenida por Transparencia en la solicitud 080155923000269.

Colonias con el mayor número de denuncias al 911 durante el 2019, obtenida por Transparencia en la solicitud 080155923000269.

César Omar Muñoz Morales, secretario de Seguridad Pública Municipal, señaló que diariamente registran alrededor de 600 llamadas al 911, de lunes a jueves, mientras que el fin de semana el número se incrementa hasta mil diarias.

“Los principales llamados que hace el agente son por: número uno, lo tenemos como ruido excesivo; número dos, lo tenemos como violencia intrafamiliar; el número tres lo tenemos accidentes viales sin lesionados y el número cuatro alarmas a negocios. Es nomás para poner en contexto y efectivamente, como te comentaba, hace un momento en su gran mayoría o el gran porcentaje es en el suroriente de la ciudad”, declaró.

Aunque, Oscar Villalobos, jefe del Centro de Respuesta Inmediata CERI 911, compartió que el promedio diario de llamadas que reciben oscila entre las 2 mil y 4 mil, con un total mensual que varía entre las 24 mil a 26 mil llamadas.

Dijo que algunas de las colonias identificadas con más problemáticas son: Aztecas, Felipe Ángeles, Pánfilo Nájera, Parajes del Sol, Hidalgo, Sierra Vista y Kilómetro 20.

Como parte de las estrategias para mejorar el tiempo de respuesta a las emergencias y la atención ciudadana, Villalobos mencionó el incremento del parque vehicular y del personal de Seguridad Pública Municipal como medidas clave, así como la colaboración con enlaces de todas las dependencias, federales, estatales y municipales. En tanto que, el tiempo de respuesta en promedio oscila entre 5 y 10 minutos.

Fraccionamientos fuera del Anillo Periférico

Las problemáticas sociales en las zonas sur y suroriente de Ciudad Juárez se vislumbraban desde el 2007, pues Elvira Maycotte Pansza, doctora en Desarrollo Urbano, en su artículo “Ciudades dispersas, viviendas abandonadas: la política de vivienda y su impacto territorial y social en las ciudades mexicanas”.

Maycotte Pansza señala que en ese año el Cabildo de Ciudad Juárez aprobó la incorporación de 122 mil 335 hectáreas al sur y suroriente, es decir, que se expandió la zona para construcción, sin considerar el Plan de Desarrollo Urbano.

Pero la ocupación habitacional fue menor en el periodo del 2001 al 2006 con relación al número de terrenos incorporados, a través de la ampliación del fundo legal. 

Ampliación del Fundo Legal. Foto: Dirección General de Desarrollo Urbano del Municipio de Juárez. “Observaciones y adecuaciones a los Planes Parciales e instrumentos de planeación urbana en consulta pública. Ciudad Juárez, Chihuahua. Marzo de 2007”.

Ampliación del Fundo Legal. Foto: Dirección General de Desarrollo Urbano del Municipio de Juárez. “Observaciones y adecuaciones a los Planes Parciales e instrumentos de planeación urbana en consulta pública. Ciudad Juárez, Chihuahua. Marzo de 2007”.

Mientras que para el 2018, según el informe de Zona Periurbana de Ciudad Juárez, la población en ese sector aumentó a poco más de 440 mil 980 habitantes (IMIP, 2018) y habían 124 asentamientos humanos regulares e irregulares.

El crecimiento de la mancha urbana se ha concentrado en el suroriente de la ciudad, sobre todo en los últimos 20 años. Aunque se trata de un crecimiento acelerado, realizado, en su mayor parte, fuera del anillo vial periférico, de acuerdo con el Plan de Desarrollo Urbano Sostenible (PDUS) 2040 de Ciudad Juárez.

El Plan de Polígono de Actuación “Talamás” refiere que, de acuerdo con información de la Dirección General de Desarrollo Urbano, durante la administración 2013-2016, se autorizaron 9 mil 153 lotes habitacionales para vivienda nueva, de los cuales, el 76 por ciento se ubicó en la zona periurbana suroriente.

El plan también señala que, hasta el 2019, había 19 mil lotes habitacionales autorizados sin construir; algunos con más de diez años de haberse aprobado y que no fueron urbanizados y/o construidos en su totalidad.

El Plan de Polígono de Actuación “Talamás” tenía la intención de restringir el desarrollo de vivienda nueva, con el fin de disminuir el déficit urbano, para garantizar la no dispersión de los nuevos desarrollos de vivienda.

Sin embargo, el Cabildo de Ciudad Juárez aprobó revocar este proyecto el pasado 14 de diciembre del 2022, aun cuando fue votado a favor en 2019.

Tras anular este marco normativo, el Cabildo autorizó la construcción del fraccionamiento unifamiliar "Portales San Antonio etapas 1, 2, 3 y 4", en cuyo contrato se advierte sobre la importancia de la consolidación vial y transporte público, debido a los déficits que existen en la zona.

De acuerdo con el contrato, la construcción del fraccionamiento Portales de San Antonio etapas 1, 2, 3 y 4, constaría de 720 lotes habitacionales unifamiliares y cinco reservas comerciales con una superficie total de 189 mil 116.269 metros cuadrados. Esto significa que cada uno tendría una dimensión de 262.66 m2.

Así como también en marzo del 2018 el ayuntamiento aprobó la construcción de un fraccionamiento que contiene lotes familiares de 130 metros cuadrados para la desarrolladora Ruba Desarrollos SA de CV, ubicado en el suroriente de la ciudad, en donde condicionan un proyecto vial, además de proyectos pluviales.

Fraccionamientos aprobados por el Ayuntamiento de Ciudad Juárez del 2018 a 2023. Elaboración propia en Google Earth.

Fraccionamientos aprobados por el Ayuntamiento de Ciudad Juárez del 2018 a 2023. Elaboración propia en Google Earth.

Según el artículo 201 del Reglamento de Construcción para el municipio de Juárez y sus Normas Técnicas Complementarias, la autorización para construir viviendas requiere que tengan como mínimo tres cuartos habitables, que pueden incluir dormitorios, salas, cuartos de estudio y comedores, además de una cocina y un cuarto de baño con un inodoro, un lavabo y una regadera, así como su propia área de estacionamiento.

Además, el artículo 199 establece que los cuartos habitables deben cumplir con ciertas dimensiones mínimas, como una altura de techo no menor de 2.40 metros, un cuarto habitable de al menos 14.00 metros cuadrados  en cada vivienda, y una separación mínima entre muros paralelos de 2.50 metros libres.

Sin embargo, en los contratos de los fraccionamientos aprobados por el Cabildo de al menos dos administraciones no se mencionan estas especificaciones.

Niveles de bienestar social por AGEBS en Ciudad Juárez, donde se observa que en el suroriente los índices son de medio, bajo y muy bajo. Fuente: IMIP.

Niveles de bienestar social por AGEBS en Ciudad Juárez, donde se observa que en el suroriente los índices son de medio, bajo y muy bajo. Fuente: IMIP.

Vivienda deshabitada y hacinamiento

De acuerdo con información del Censo de Población y Vivienda del 2020, en Ciudad Juárez había 56 mil 379 viviendas deshabitadas, lo cual representa el 10.8 por ciento del total en esta frontera. De esa cifra, 14 mil 411 eran de uso temporal.

Mientras que la zona del suroriente contaba con una dimensión de 9 mil 849 hectáreas, donde vivían poco más de 440 mil 980 habitantes, según el Informe del Diagnóstico de la Zona Periurbana 2018.lo que representa casi una tercera parte del total en Ciudad Juárez, que es de un millón 512 mil 450 habitantes, de acuerdo con el Censo de Población 2020.

Distribución geográfica de porcentaje de vivienda deshabitada por AGEBS en Ciudad Juárez, con datos del INEGI 2020. Elaboración Vladimir Hernández Hernández.

Distribución geográfica de porcentaje de vivienda deshabitada por AGEBS en Ciudad Juárez, con datos del INEGI 2020. Elaboración Vladimir Hernández Hernández.

Sobre este sector, Evaristo Vargas, de 65 años de edad, habitante de dicho sector desde hace 25 años, comentó que unas de las problemáticas más graves es la falta de pavimento y seguridad.

"A veces sí pasan las patrullas, pero de vez en cuando y muchas veces vienen en la noche, pero nomás a fregar a la gente que llega de trabajar a esa hora porque aparte de que los paran, les quitan hasta el dinero", denunció el ciudadano.

Explicó que trasladarse a otra parte de la ciudad es complicado ya que no existe una línea de transporte público cuya ruta circule a menos de un kilómetro de donde vive, mientras que la recolección de basura es otro problema, pues, aunque a veces las unidades recolectoras pasan al menos una vez a la semana, en ocasiones pueden durar hasta un mes sin hacerlo.

Vivienda ubicada en el suroriente, cerca del fraccionamiento Cerrada de Santa Isabel 2, el cual es rodeado de por lo menos siete maquiladoras. Foto: Aimé Salinas.

Vivienda ubicada en el suroriente, cerca del fraccionamiento Cerrada de Santa Isabel 2, el cual es rodeado de por lo menos siete maquiladoras. Foto: Aimé Salinas.

De igual forma, Lorena Méndez, de 33 años, habitante desde hace nueve años del fraccionamiento Portal del Roble, comentó que existe un ambiente muy inseguro, ya que es recurrente el hallazgo de cuerpos en un lote baldío cercano a su hogar.

En cuanto a servicios, reportó que el suministro de energía eléctrica falla constantemente, y en tiempo de calor, pasa lo mismo con el suministro de agua, llegando a estar hasta cuatro días sin el servicio.

"PASA (El servicio de recolección de basura contratado por el ayuntamiento de Juárez) tarda hasta un mes sin pasar, es raro cuando pasa los días que son, a veces se acumula mucha basura por lo mismo y ahorita, pues es tiempo de que empieza el calorcito y hay moscas y todo eso", añadió Lorena.

Sergio Meza de Anda, director de la asociación civil “Plan Estratégico de Ciudad Juárez”, indicó que la problemática de viviendas desocupadas se presenta desde hace años y que el suroriente es uno de los sectores más rezagados.

“Nosotros desde la Red de Vecinos estamos trabajando todos los días con Servicios Públicos, con Limpia, con Obras Públicas, Desarrollo Urbano, con todo el mundo, la cuestión es que no se ha logrado. No obstante, a todo este acercamiento, todavía hay esa deficiencia y son de las cosas que se tienen que ajustar desde el servicio de limpia”, añadió.

Los habitantes del suroriente han reclamado en varias ocasiones la falta de servicio como luz, transporte y recolección de basura. Foto: Aimé Salinas.

Los habitantes del suroriente han reclamado en varias ocasiones la falta de servicio como luz, transporte y recolección de basura. Foto: Aimé Salinas.

Vladimir Hernández Hernández, coordinador del Doctorado en Estudios Urbanos de la UACJ, señaló que hace dos años un estudiante del postgrado realizó una investigación sobre movilidad y detectó que, las personas que viven en el suroriente consumían más tiempo, en promedio, para trasladarse que personas que viven en otra parte de la ciudad.

“La gente en transporte público invierte cerca de dos horas y media en un traslado, cuando el transporte público es accesible. Aparte tiene que caminar como unos 20 o 25 minutos para llegar a la estación donde abordó el transporte público. Hay algunas situaciones que implican más gastos, o sea, aparte del gasto en transporte público, pues es el gasto en otros tipos de servicios que están alejados”, dijo.

Y aunado al costo de la vivienda se agregan otros gastos que generalmente no son tan visibles, como el acceso a servicios de salud, educación, alimentación, los cuales incrementan al estar viviendo lejos del centro.

Marina Contreras Saldaña, socióloga, maestra y doctora en Urbanismo de la UACJ, declaró que, según cifras del INEGI, del Censo del 2020, en Ciudad Juárez existen más 54 mil viviendas desocupadas, las cuales, aclaró, no significa que estén listas para ocuparse o que no tengan propietarios.

Opinó que el problema de vivienda es multifacético. Por un lado, se observa un creciente número de casas vacías y fraccionamientos en proceso de despoblación. Por otro lado, existe una considerable cantidad de personas que no pueden acceder a viviendas disponibles en el mercado debido a los altos costos, incluso para renta.

"No responde a sus capacidades de ingresos, eso hace que las nuevas generaciones en la consolidación, en la conformación de sus familias, de sus núcleos familiares, busquen una alternativa de una vivienda nueva, pero resulta justamente que la oferta de vivienda en el mercado actual no es tanto de vivienda nueva, sino de vivienda recuperada, que no necesariamente es vivienda en buenas condiciones", argumentó.

Aunque se continúan construyendo nuevas casas, la falta de una ley que lo impida y la existencia de ciertos factores permiten esta tendencia, dijo.

En relación con la violencia en ciertas áreas, compartió que existen dos teorías relevantes: la primera es la teoría de las ventanas rotas, que sugiere que un entorno degradado y sin reglas puede favorecer la comisión de actos delictivos. La segunda teoría es la de los ojos en las calles, que destaca que menos población y vida social en las calles implican menos vigilancia social sobre posibles violaciones a la norma.

La zona centro alberga decenas de viviendas abandonadas que, a diferencia del suroriente, se encuentran en medio de otras casas ocupadas. Foto: Angélica Villegas.

La zona centro alberga decenas de viviendas abandonadas que, a diferencia del suroriente, se encuentran en medio de otras casas ocupadas. Foto: Angélica Villegas.

En ambos sectores, sin embargo, se producen dos fenómenos contrarios, pues, por un lado, existen miles de viviendas abandonadas, en tanto que en el mismo sector se registra hacinamiento de la población.

En el informe de la Organización Panamericana de la Salud 2022 se señala que el hacinamiento se produce cuando hay más de una persona por habitación, así como el hacinamiento crítico ocurre cuando hay más de 1.5 personas por habitación (excluidos los baños, balcones, porches, vestíbulos, pasillos y medias habitaciones), lo cual ocurre en muchas de las viviendas del suroriente de la ciudad.

De acuerdo con la Radiografía Socioeconómica 2022-2023 del municipio de Ciudad Juárez, en promedio, 3.42 personas habitan una vivienda. Aunque, en el ámbito de bienestar social, persiste un rezago en diferentes variables de condición de vida como: escolaridad, rezago educativo, ocupantes por vivienda, por habitación, la condición de las viviendas, la cantidad de servicios que disponen, entre otros.

Las viviendas deshabitadas son ocupadas comúnmente por personas indigentes, sin embargo, tras la falta de cuidados su estructura está muy deteriorada. Foto: Angélica Villegas.

Las viviendas deshabitadas son ocupadas comúnmente por personas indigentes, sin embargo, tras la falta de cuidados su estructura está muy deteriorada. Foto: Angélica Villegas.

Yadira Cortés, integrante de la asociación Red Mesa de Mujeres, destacó que en el suroriente, el problema de hacinamiento contribuye también a generar violencia, pues, en ocasiones, hasta 15 personas comparten espacios de apenas 30 metros cuadrados.

Te puede interesar | Ciudad Juárez: el negocio de la desinformación en la frontera

"Vienen llegando de otros estados, se meten a una casita y luego ya viene el primo, ya viene el hermano, ya viene la tía, la mamá, en fin, y se van hacinando en la misma casita mientras se encuentran otra; si es que la encuentran”, explicó.

Una situación similar se ha visto en la zona del Centro Histórico de la ciudad, tras la llegada de personas migrantes, ya que ocupan viviendas deshabitadas sin servicios y en malas condiciones.

En el centro de la ciudad se observan también negocios abandonados, cuyos espacios son ocupados por personas migrantes. Foto: Angélica Villegas.

En el centro de la ciudad se observan también negocios abandonados, cuyos espacios son ocupados por personas migrantes. Foto: Angélica Villegas.

Al respecto, el regidor Joob Quintin Flores Silva, coordinador de la Comisión de Recuperación del Centro Histórico, confirmó que el centro y el suroriente de Ciudad Juárez son las zonas más problemáticas en cuanto inseguridad, donde existe una correlación con la vivienda abandonada.

Comentó que el Centro Histórico, como en muchas ciudades, en algún momento fue el corazón de la actividad y el punto de referencia más importante.

Sin embargo, con el crecimiento de la frontera, el área experimentó un abandono progresivo; no solo de viviendas, sino también de calles comerciales, donde existen decenas de fincas abandonadas.

“Los lugares de vivienda abandonada como el suroriente de la ciudad y el centro de la ciudad son los puntos más violentos de la misma. Pues ahí no hay una fórmula mágica ¿no? Si esta parte está abandonada, pues sirve como nido para que ahí se metan algunos maleantes”, expuso.

Pese a localizarse en zonas transitadas, algunos edificios han permanecido vacíos durante muchos años / Foto: Angélica Villegas

Pese a localizarse en zonas transitadas, algunos edificios han permanecido vacíos durante muchos años / Foto: Angélica Villegas

Esta idea se ve reforzada también en el “Plan de renovación y recuperación urbana de los Siete Barrios Históricos”, pues únicamente en la colonia Chaveña, en el año 2000 tenía una población total de 10 mil 888, la cual se redujo a 7 mil 793 en 2005 y 6 mil 170 en 2010, por lo que se estimaba que el número de habitantes se reduciría a una población de 4 mil 885 en el 2020.

Tras un recorrido tan solo por la avenida Vicente Guerrero se observaron al menos unas 20 viviendas y fincas abandonadas, algunas de ellas, incluso ocupadas por población migrante que ha arribado a esta frontera de manera masiva desde el año pasado.

Posible solución: vivienda vertical

El Plan de Desarrollo Urbano Sostenible 2016 indica que existen cinco claves para la densificación urbana. Explica que se requieren acciones inmediatas, a mediano y largo plazo como lo son patrones urbanos más compactos y con mayor densidad, transporte público integral y sustentable, y propone impulsar una vivienda vertical accesible para la población.

“Se pueden mezclar tipologías de vivienda en varios niveles con usos comerciales en planta baja de un piso para diversificar las alternativas, incluyendo opciones de renta para cierto segmento del mercado”, indica el documento.

También refiere que existen algunas zonas en deterioro como ocurre en el Centro Histórico de la ciudad, en donde se pueden combinar esquemas de venta y renta de vivienda. Mientras que en aquellos predios con potencial de desarrollo secundario (considerados como áreas dentro de la ciudad para construir infraestructura y equipamiento urbano), sería factible aplicar una serie de incentivos que permitan apoyar proyectos para densificar la ciudad, recuperando la plusvalía y mejorando el entorno de esta parte del territorio.

Los especialistas entrevistados para el presente trabajo concluyeron que, para mejorar realmente la situación de marginación, falta de servicios e inseguridad en la ciudad es necesario que esta se compacte, pues incluso, hay personas que viven en el suroriente que nunca han visitado el centro de Ciudad Juárez.

Además de las viviendas, muchas de las calles y la infraestructura urbana en el centro cuentan con deterioros notables. Foto: Angélica Villegas.

Además de las viviendas, muchas de las calles y la infraestructura urbana en el centro cuentan con deterioros notables. Foto: Angélica Villegas.

Vladimir Hernández Hernández, coordinador del Doctorado en Estudios Urbanos de la UACJ, indicó que una de las soluciones para no expandir la zona urbana y generar menores costos a la accesibilidad en la ciudad es fomentar la vivienda vertical.

Recalcó que a pesar de que existen varios proyectos en proceso, las zonas en donde se construyen son para grupos de población de mayores ingresos.

Marina Contreras Saldaña, doctora en Urbanismo, opinó que las autoridades locales están rebasadas de sus capacidades porque gobiernan por periodos cortos de tiempo y buscan resultados inmediatos sin que exista una adecuada planificación de la ciudad.

"Tenemos instituciones con presupuestos limitados, tenemos periodos administrativos cortos y partidos políticos o no políticos que esperan resultados a corto tiempo para promover sus campañas a largo plazo.

Además, las desarrolladoras buscan la maximización de las ganancias y en ello, muchas de las responsabilidades se le transfieren al gobierno local, apuntó.

"Se construyen las periferias en las locaciones más lejanas sin antes haber establecido vialidades que conecten, se le trasladan esas responsabilidades a los gobiernos locales y los gobiernos locales se enfrentan con un desafío presupuestal y se enfrentan también a las limitaciones de sus gobiernos", advirtió.

Especialistas señalaron que los proyectos de vivienda vertical fomentan a la densificación urbana, pero los existentes tienden a ser costoso. Foto: Angélica Villegas.

Especialistas señalaron que los proyectos de vivienda vertical fomentan a la densificación urbana, pero los existentes tienden a ser costoso. Foto: Angélica Villegas.

Violencia familiar y narcomenudeo son los delitos más recurrentes en La Laguna

Violencia familiar y narcomenudeo son los delitos más recurrentes en la Zona Metropolitana de La Laguna y simplemente las autoridades no han podido bajar sus altos niveles de incidencia.

El reporte Midlag, presentado por el Consejo Cívico de las Instituciones Laguna, dio a conocer que en La Laguna las carpetas de investigación por los delitos de narcomenudeo, feminicidio, robo a casa habitación, robo a negocio, violencia familiar y narcomenudeo sobrepasan las medias nacionales.

Violencia familiar y narcomenudeo despuntan

Pese a que los delitos de alto impacto como el homicidio doloso, secuestro o violación sexual sí han mostrado una tendencia a la baja, existen otras faltas que persisten en las conductas de los laguneros y que no han podido ser prevenidas.

Los datos indican que de enero a octubre de 2022 se han abierto 2, 921 carpetas de investigación por el delito de narcomenudeo. Esta cifra es 34.9 por ciento superior a la registrada en el mismo periodo del año anterior y supera a la media nacional casi cuatro veces, al registrar 207.28 carpetas por cada cien mil habitantes.

Por otro lado, la violencia familiar tampoco da su brazo a torcer.  De enero a octubre de 2022 se registraron 4 mil 684 carpetas de investigación en la zona metropolitana de La Laguna, cifra 6.6 por ciento superior a la del mismo periodo del año anterior.

Además de violencia familiar y narcomenudeo, preocupan otros delitos

Otros delitos que también preocupan, además de la violencia familiar y el narcomenudeo, es el robo con violencia. En esta falta la incidencia creció 96.1 por ciento, al pasar de 361 carpetas de investigación de enero a octubre de 2021 a 708 en el mismo periodo pero de este año.

Te puede interesar | Coahuila: top 10 en feminicidios por cada 100 mil mujeres

Por su parte, el robo a negocio también creció 27 por ciento, el feminicidio 20 por ciento y el homicidio doloso 1.8 por ciento.

En total, seis delitos fueron los que registraron alzas en sus tasas de incidencia, mientras que el homicidio culposo, secuestro, extorsión, robo de vehículo, robo a casa habitación, robo a transeúnte y violación bajaron sus niveles de ocurrencia.

La noche más larga. Las masacres de bares en Torreón

Desde el inicio de la mal llamada “guerra contra el narco” ocurrieron diferentes manifestaciones de violencia en La Laguna: desapariciones, levantamientos, extorsiones, descuartizados, asesinatos, tiroteos… se trata de una lista de atrocidades que aún siguen vivas en la memoria de los laguneros.

Texto por Fernando de la Vara

Ilustraciones por Miguel Sifuentes 

#Memoria115 | Heridas Abiertas 

Para Lalo, para Sergio y para Frank 

porque la memoria es una cara de la justicia

 

Una Z se mantuvo pintada fuera del bar Tornado muchos años. Un grupo armado irrumpió en el lugar y asesinó a 7 personas y lesionó a 5 más —según las cifras oficiales— [1] la madrugada del 6 de enero del 2013.

La letra fue escrita con la sangre de las víctimas. Un par de días después, la pared fue cubierta con cal, pero la mancha sangrienta prevaleció: la cal parecía un velo. El horror de la violencia es imposible de ocultar.  

Ese ataque no fue el último contra un bar o cantina en Torreón, Coahuila, pero sí fue el último que se perpetró de esa magnitud, donde personas armadas dispararon a quemarropa a asistentes, empleados y músicos. 

Desde el inicio de la mal llamada “guerra contra el narco” ocurrieron diferentes manifestaciones de violencia en La Laguna: desapariciones, levantamientos, extorsiones, descuartizados, asesinatos, tiroteos… se trata de una lista de atrocidades que aún siguen vivas en la memoria de los laguneros. Pero sin duda, las tragedias más sonadas y dolorosas fueron las masacres en bares y la balacera fuera del TSM. 

Estoy seguro de que a lo largo de esta “guerra contra el pueblo” todos hemos perdido a alguien. Si no fue a un familiar, fue a un amigo, a un vecino, a un conocido… Estoy seguro que todos, al menos en La Laguna, tenemos una historia que tiene que ver con estas violencias.

En mi caso, varios amigos y conocidos murieron o desaparecieron durante esos difíciles años, y en dos de los atentados contra bares murieron Sergio y Frank, personas con las que conviví cuando era adolescente, y por ello me ha costado escribir este texto.

EL FERRIE Y VILLAS DE SALVÁRCAR

La primera masacre del 2010 ocurrió en el bar Ferrie, la madrugada del 31 de enero, en donde murieron 10 personas, según las cifras que reportaron las autoridades.

Entre los asesinados se encontraba Sergio Fernando Rodríguez de la Rosa. Él era mi amigo. Sergio tenía mi edad. Murió a los 21 años. Él y yo trabajamos como empacadores en Hipermart Independencia. Después, cuando estábamos en la secundaria, salíamos a grafitear las calles. Luego él entró al Pentatlhón, a la unidad que se reunía en el Bosque Venustiano Carranza.  Nos perdimos un poco la pista, pero coincidíamos de vez en cuando en el puesto de hamburguesas del barrio y siempre nos saludamos con la promesa de después echarnos unas cheves o salir a pintar. Nunca sucedió.

La madrugada del ataque al Ferrie, yo estaba comprando tacos a unas seis cuadras del lugar, en la av. Álvarez, entre la calle 12 y 13. Me tocó ver a las patrullas pasar por la Cuauhtémoc, seguramente dirigiéndose al sitio. Llevaban las sirenas mudas e iban a exceso de velocidad.

Al regresar a mi casa con los tacos, vi a dos chicas caminando por la banqueta de la calle 12, una iba llorando y la otra hablaba por teléfono en un tono de urgencia. Una de ellas iba descalza (tiempo después escuché esta misma historia a otras personas, donde una chica —o un par— caminaba por la calle sin rumbo y sin calzado, después de un tiroteo. Desconozco si esto es una especie de anécdota que se habla en la ciudad, o incluso en varios sitios de México, o si es un fenómeno propio de este tipo de sucesos, o si de plano es una especie de leyenda urbana. No quiero poner en duda las anécdotas similares de otras personas, de la misma manera que yo me sentiría ofendido si alguien pone en duda esta parte de mi texto). 

Esa noche no le tomé importancia a esos hechos —a las patrullas y a las chicas—, pero al día siguiente, a través de una escueta nota del periódico, me di cuenta de lo que había sucedido en el Ferrie, y pensé que algo tenían que ver con la masacre.

Sinceramente, los días siguientes no le presté mucha atención al hecho, puesto que esa misma madrugada del 31 de enero del 2010 sucedió un atentado similar, pero que acaparó toda la atención nacional: la masacre de Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde un grupo armado atacó a 60 estudiantes de bachillerato y universitarios reunidos en una pequeña fiesta. 

En ese atentado murieron 15 jóvenes, y alrededor de 10 más fueron heridos, todos de entre 15 y 20 años de edad. Las autoridades no dudaron en señalar que la masacre estaba relacionada con un ajuste de cuentas entre grupos de la delincuencia organizada. Lo que ocasionó el rechazo y los señalamientos de los familiares de las víctimas y de la sociedad por estas declaraciones. 

A lo largo de la “guerra” se escuchaba a menudo, tanto a las autoridades como a la cierta parte de la sociedad, mencionar que los hechos violentos les ocurrían solamente a personas que tenían que ver con alguna actividad delictiva. El expresidente Felipe Calderón minimizó en diferentes ocasiones a las víctimas, llamándolas “daños colaterales”. Esta indolencia fue reclamada fuertemente al expresidente por Luz María Dávila, madre de dos menores asesinados en Villas de Salvárcar, durante una visita a Ciudad Juárez. [2] 

Villas de Salvárcar opacó a la masacre del Ferrie. No quiero decir que una situación haya sido más trágica que la otra, pero aún tengo la sensación de que ambos hechos debieron tomar los encabezados de la prensa nacional. 

Dos semanas después me enteré de la muerte de Sergio. Él trabajaba en el Ferrie. Durante muchos años no me atreví a pasar delante de su casa y cuando veía a su mamá yo prefería agachar la cabeza. Hasta la fecha no entiendo por qué me daba vergüenza toparme a la señora. También evitaba pasar por Águila Nacional, lugar donde estaba el Ferrie, cuando iba a comprar mandado a Abastos.

LAS JUANAS Y LA FINAL DE SANTOS VS TOLUCA

La noche del 14 de mayo del 2010 se inauguró el bar Juanas VIP, ubicado en la Calzada Saltillo 400. Ahí murió Francisco Javier Arce Astorga, un vecino pocos años mayor que yo con el que jugaba maquinitas en la tienda de su familia. Todas las tardes hacíamos retas en el videojuego de Marvel vs Capcom y en King Of Fighters. Él siempre le ganaba a todos. Hasta la fecha creo que tenía la gran ventaja de que la consola estaba en su tienda y podía practicar cuando quisiera.

La madrugada del 15 de mayo ocurrió el ataque al bar Juanas VIP. Fue su inauguración y también fue la última que estuvo abierto. Frank murió esa noche en el hospital a causa de los disparos que recibió, a los 25 años de edad.

Las víctimas del Juanas fueron 8 muertos y alrededor de 30 heridos, aunque extraoficialmente se habló de más lesionados. Es difícil saber a ciencia cierta cuántas personas lesionadas hubo, pues nunca fue del todo claro lo que sucedía.

El ataque fue perpetrado también por sujetos armados que arribaron al sitio y dispararon a quemarropa contra el establecimiento durante la madrugada. Existen algunos testimonios que narran cómo los sicarios llegaron al sitio y dispararon al menos en tres ocasiones ráfagas de armas de grueso calibre. [3]

El 15 de mayo del 2010 también fue la fecha en que, por la tarde, Santos Laguna venció a Morelia en la semifinal del Torneo Bicentenario. Santos derrotó con un marcador global de 10 a 4 al Monarcas, pasando a jugar la final contra Toluca. 

Alrededor de las 6 de la mañana del 16 de mayo, los cuerpos mutilados de 4 jóvenes fueron localizados en una pick up gris, de la Ford, con las placas de circulación FS-91894 de Durango. Los cuerpos decapitados estaban en la caja de la camioneta, mientras que las cabezas estaban sobre el cofre, junto a un mensaje que decía “asesinos de bares”. [4]

Al poco tiempo se dio a conocer que los jóvenes encontrados eran estudiantes gomezpalatinos no mayores de 20 años de edad, sin embargo, el fiscal general de Coahuila de ese entonces, Jesús Torres Charles, mencionó que no se podía descartar la participación de los jóvenes en el ataque al bar Juanas. 

Los días después de la masacre del Juanas los tengo presentes con mucho coraje. Recuerdo que la gente hablaba muy poco de lo sucedido, todo el mundo parecía estar concentrado en la final que jugaría Santos. 

El 20 de mayo fue el primer partido de la final, en el TSM. Los días previos eran de gran expectativa debido a la goliza que Santos le dio a Morelia. Sin embargo, el partido en Torreón acabó en un empate de 2 a 2 con Toluca. 

El 23 de mayo fue la final en el estadio de los diablos, al medio día, donde Santos Laguna perdió en penales 4 a 3, en un partido humillante para los Guerreros.

Esa final que perdió fue lamentable. Estoy seguro que el penal que falló Vuoso fue más doloroso para muchos laguneros que lo que ocurrió un fin de semana antes, al menos en ese momento, porque con el tiempo se reveló que la masacre de Las Juanas tenía un trasfondo más turbio de lo que se creía. Con los años, Santos Laguna ha vuelto a jugar, y perder, otras finales.

A diferencia de Sergio, supe de la muerte de Frank al día siguiente. Después de su fallecimiento dejé de jugar a las maquinitas con regularidad.

LA QUINTA ITALIA INN: LA MASACRE QUE SÍ OCUPÓ TITULARES

Un par de años antes de las masacres del 2010, el 24 de marzo del 2008, mi amigo Eduardo Eligio Barraza Gil, junto con su primo, fueron quemados vivos dentro de dos camionetas, en la calle Arista y 17; [5] a cinco cuadras de la casa de mi mamá; a dos cuadras de la casa de Sergio; a cuatro de donde se encontraba el Ferrie.

Yo trabajaba con Lalo en una bordadora del centro de Torreón. Todos los días, durante los 8 meses que trabajé ahí, desayunamos y comimos juntos. Conocí a sus primos y a los amigos de su barrio, y algunas veces fuimos a jugar billar los sábados por la noche. Les gustaba mucho jugar, y eran buenos.

A Lalo y a su primo los levantaron en un billar que se encontraba sobre la Juárez. Se los llevaron después de discutir con un grupo por cambiar la música de la rocola. Otro amigo, a quien llamaremos Gabriel, logró escabullirse esa noche. No le dijo a nadie lo que había sucedido, hasta el día siguiente. Lalo y su primo estuvieron desaparecidos desde el sábado 22 de marzo hasta el lunes 24, cuando encontraron las camionetas. Ambos lograron ser identificados gracias a sus piezas dentales. 

Años después, Gabriel estuvo en la fiesta de la Quinta Italia Inn, ubicada en el ejido Plan de San Luis, en Torreón, la madrugada del ataque, el 18 julio del 2010, cuando otro grupo de personas armadas disparó en contra de los asistentes asesinando a 17 personas —según las cifras oficiales—, entre ellos fallecieron 6 integrantes del grupo musical Original Banda Ríos, que tocaba en el lugar, e hirieron a decenas de asistentes más. 

Algunos sobrevivientes de la banda han dado su testimonio de lo que sucedió esa madrugada, y algunas notas mencionan que los sicarios recibieron la orden “tírenle a todo lo que se mueva, que nadie salga vivo”. [6] 

En la quinta se encontraron alrededor de 116 casquillos percutidos de diferentes armas de grueso calibre, y se menciona que fueron entre 15 y 20 sicarios quienes dispararon contra los asistentes.

En el momento del ataque Gabriel se escondió debajo de una mesa junto a otras dos personas. Cuando los balazos cesaron, menciona que algunas personas comenzaron a levantarse y a salir de los lugares en donde estaban escondidos, y que los sicarios volvieron a abrir fuego contra ellos. 

Los rumores de la masacre se corrieron pronto esa misma noche. Gabriel contó que ese día él no llegó a la casa de sus papás, que acompañó a un amigo y a su novia a su casa, que no durmieron durante toda esa noche y que tampoco pudieron hablar de lo que acababa de suceder.  

También cuenta que no se pudo comunicar con su mamá y su hermana hasta el día siguiente del ataque, pero que su hermana se había enterado esa misma noche de lo sucedido en la Quinta Italia Inn a través de la página de Facebook Contra la inseguridad en Torreon.. Basta¡¡ [7]. Ni la hermana ni la mamá de Gabriel durmieron esa noche por temor a que le hubiera sucedido algo. Para ambas fue una noche muy larga, de angustia e incertidumbre.

Se puede decir que Gabriel sobrevivió dos veces.

A diferencia de las dos masacres anteriores, lo sucedido en la Quinta Italia Inn sí atrapó la atención de todos los laguneros y de los medios locales y nacionales. En esta ocasión, las autoridades no intentaron sugerir que los hechos se trataban de ajustes de cuentas. Eduardo Olmos, presidente municipal de Torreón en ese entonces, se limitó a lamentar la masacre y a “exigir la presencia de agentes federales para frenar la violencia en la ciudad”.

Olmos manifestó: “Seguimos nosotros poniendo el dedo en el renglón en el tema de la falta de presencia de los cuerpos federales, yo no sé qué hace falta que suceda aquí en Torreón para que podamos contar con la presencia de la Policía Federal”. [8]

Para Olmos, el tema de la violencia respondía a la falta de elementos de seguridad pública en la ciudad.

Por su parte, el exgobernador Humberto Moreira mostró públicamente en distintas ocasiones las diferencias que había entre el gobierno estatal y el gobierno federal, encabezado por Felipe Calderón, tal como sucedió en su declaración tras el asesinato del reportero Valentín Valdés Espinoza, quien fue acribillado el 8 de enero del 2010 cerca de un hotel al oriente de Saltillo, Coahuila:

“El Mandatario federal está encerrado en Los Pinos dirigiendo una guerra que empezó, con alrededor de mil soldados custodiándolo mientras a Coahuila solo envía 300. En los últimos años nuestras corporaciones se han dedicado a ayudarle a hacer la tarea a la parte federal”.

El periódico Vanguardia hizo un breve recuento de los hechos violentos durante el gobierno de Humberto Moreira, del 2005 al 2011, y reportó que en Coahuila se registraron mil 811 homicidios dolosos y 141 averiguaciones previas por secuestro o privación ilegal de la libertad, [9] de acuerdo con las carpetas de investigación integradas al reporte de Incidencia Delictiva publicado por el Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública (SNSP). 

Un año después del mandato de Humberto Moreira, en el 2012, el hijo del exgobernador fue asesinado por presuntos miembros de la delincuencia organizada, en Acuña.

Para ambos mandatarios el problema de la violencia era más una diferencia entre las estrategias de seguridad federales y estatales. Sin embargo, días después de la masacre de la Quinta Italia Inn, se dio a conocer que los perpetradores eran reos que salían libres del Cereso Número 2 de Gómez Palacio, Durango, que tenía como directora a Margarita Rojas Rodríguez.

LOS PERPETRADORES

El 25 de julio del 2010, las autoridades federales reconocieron que la masacre de la Quinta Italia Inn fue ejecutada por presos que dejaron salir del penal con complicidad de los guardias y las autoridades penitenciarias.

Ricardo Nájera, portavoz en ese entonces de la Fiscalía General, aseguró que a los reos “se les permitió salir para matar, viajando en vehículos oficiales y utilizando las armas de los custodios, para luego regresar a sus celdas”. [10]

Nájera explicó: “Los criminales llevaron a cabo las ejecuciones como parte de un ajuste de cuentas de un grupo rival del crimen organizado, pero también mataron a civiles inocentes.”

Las autoridades sospecharon en ese mismo momento que el mismo grupo de presos llevó a cabo las matanzas del Ferrie y del Juanas VIP.

Tanto Margarita Rojas, como el subdirector del penal y el jefe de custodios fueron detenidos por la Policía Federal, y fueron trasladados a la Ciudad de México para ser interrogados por la Procuraduría General de la República (PGR).

Margarita Rojas fue detenida después de que se difundió un video de YouTube, que estuvo brevemente en línea, en el que un presunto policía municipal de Lerdo, Durango, aseguró que los responsables de la masacre de la Quinta Italia Inn eran reos que entraban y salían del Cereso. 

Nájera también mencionó que tras recabarse diversos testimonios, después de la difusión del video, se hizo un operativo en el Cereso para comparar las armas de los custodios con los casquillos encontrados en los lugares de las ejecuciones: “Una vez concluidas las pruebas periciales, se determinó que cuatro armas tipo AR-15 calibre .223, marca Colt, fueron utilizadas en los sucesos del pasado 18 de julio”. Las armas también fueron usadas en las ejecuciones del Ferrie y las Juanas.

En ese operativo también se solicitaron las fichas dactilares y fotos de la población penitenciaria, así como la localización y presentación de todos los custodios que laboraron cuando ocurrieron los hechos.

El exgobernador de Durango, Ismael Hernández Deras, en un escueto comunicado, calificó la salida de los reos como un acto de traición a las instituciones y a la sociedad. Humberto Moreira, por su parte, dijo que esto puede aclarar otros homicidios ocurridos en La Laguna: “Ese es un tema muy delicado y espero que se dé respuesta pronto de la investigación”.

El exalcalde de Torreón, Eduardo Olmos, dijo tener sentimientos encontrados tras darse a conocer la noticia: “No deja de generar un sentimiento de alivio permeado por un sentimiento de tristeza, de preocupación, por el tremendo desafío que representan estas investigaciones”.

Las investigaciones sólo remitieron a que las masacres fueron represalias entre los grupos del crimen organizado que en ese entonces disputaban el territorio de la Comarca Lagunera: por un lado, los Zetas dominaban en la ciudad de Torreón, mientras que el Cártel de Sinaloa controlaba La Laguna de Durango. [11]

Registros de la prensa nacional exponen que en el caso del bar Ferrie, Isabel Arvide, que hasta mediados de año 2010 fue consultora de seguridad del gobierno de Coahuila, reveló el 17 de febrero que Carlos Centeno, hasta entonces delegado regional de la FGE, era el dueño del bar. La declaración motivó su salida del gabinete de seguridad y, a su vez, el cese de Centeno, ya que se vinculó el ataque como presunta represalia del crimen organizado hacia Centeno. [12]

ANTECEDENTES Y SECUELAS

El 23 de diciembre del 2010 sucedió el último ataque armado contra un centro nocturno en ese año. Ocurrió en el bar La Bodega, localizado en la calle Múzquiz, entre Presidente Carranza e Hidalgo, en el sector Alianza del centro de Torreón. Tres sujetos dispararon contra las personas que estaban ahí.

Ahí murió un taxista, el cantinero y un cliente. Además, al menos otras cuatro personas resultaron heridas, según la información oficial.

El primer ataque de este tipo se registró en el 2009, el 13 de febrero, en el bar La Favorita donde un comando armado asesinó a 5 personas, según cifras oficiales. Entre los asesinados se encontraban dos meseros y tres presuntos narcotraficantes. [13] El 15 de febrero siguiente, otro comando arribó al bar Premier, y ahí murieron 10 personas.

La noche del sábado 26 de febrero del 2011, el Bar 3-2, ubicado en la avenida Matamoros, en el centro de Torreón, sufrió un ataque. En el lugar murieron cuatro hombres, y uno de los 11 heridos perdió la vida horas después en un hospital.

Poco después del ataque al Bar 3-2, otro ataque se registró en el bar Virreyes, donde murieron tres personas, además de otros dos que perecieron mientras recibían atención médica. Esa noche murieron 10 personas es dos distintos ataques.

Te puede interesar | El caso Peñoles: ADN industrial de Torreón

Ese sábado, el general Carlos Bibiano Villa Castillo, en ese entonces director de Seguridad Pública municipal de Torreón, ordenó un operativo que recorrió bares, cantinas y centros nocturnos. Durante la movilización se solicitó a los propietarios que cerraran los locales y despacharan a su clientela. En el operativo no hubo ningún detenido.

Del 2009 al 2011, los datos oficiales hablan de más 60 personas muertas en este tipo de ataques y de alrededor de 150 heridos de bala que se encontraban en esos sitios. [14]

El 2010 fue uno de los años más violentos en México. Tan solo durante el fin de semana de la masacre de la Quinta Italia Inn, hubo 50 asesinatos en el país a causa de la delincuencia organizada.

LA VIDA NOCTURNA Y LA FALTA DE MEMORIA

Durante el 2010 cerraron varios sitios del centro, pero la vida nocturna no se extinguió después de las masacres del Ferrie y las Juanas. Siendo Torreón una de las ciudades más violentas del país, algunas personas optaron por reunirse en casas o rentar quintas, pensando que ahí se encontrarían más seguros, y después sucedió la masacre en la Quinta Italia Inn. Estos eventos terminaron por un breve tiempo con la vida nocturna de La Laguna. 

Si pudiera resumir cómo fue el principio de mi vida adulta en Terror, Coahuila, diría que fue con miedo a salir a la calle por la noche. Ni hablar de ir a una cantina o a un bar. Hoy en día existen personas que tienen temor de visitar el centro de la ciudad, o de dejar que sus hijos vayan a ese sector, y no los culpo. El principio de la década pasada fue terrible.

En años recientes, la vida nocturna en Torreón se ha recuperado, en especial en la zona centro, específicamente en las calles aledañas a la Calzada Colón.

En ocasiones me parece que esta gran actividad nocturna, de bares, cantinas, antros y restaurantes, responde a los años que estuvimos privados de ella.

Hace unas semanas hablé con algunos amigos cercanos y colegas sobre la escritura de este texto. Entre esas charlas, además de compartirme sus experiencias y sentires de esos años violentos, surgieron comentarios sobre las masacres del 2010: se habla de ellas (las matanzas) con algo de morbo, y a excepción de los integrantes de la Original Banda Ríos, sobrevivientes del ataque a la Quinta Italia Inn, las víctimas han tenido muy poca visibilidad, caso contrario a lo que sucedió en Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, donde, en el lugar de la masacre, se erigió el Memorial 30 de enero. [15]

Las masacres de este tipo no se han vuelto a repetir en Torreón. Pero aun así, con los bares y cantinas ofreciendo servicio y poniéndonos borrachos, nada nos devolverá la tranquilidad que nos arrebató la “guerra contra el narco”. En especial a todos aquellos que sufrimos la fractura de algún afecto.

Me niego a aceptar que las muertes de Sergio, Frank, Lalo y su primo, así como los asesinatos de casi medio millón de personas y los miles y miles de desaparecidos desde el 2006 a la fecha, fueron solo daños colaterales de una guerra inventada. 

***

FERNANDO DE LA VARA

Estudió ingeniería civil. Ganador del Premio Nacional de Cuento Joven FILEY, 2015. Autor del libro de cuentos Ojo por diente, (Secretaría de Cultura Coahuila, 2019) y coautor, junto a Jorge Martínez, de Ruta de Paso. Crónicas sobre migrantes en tránsito por La Laguna (Astillero Libros, 2019). Colaborador habitual de los portales de periodismo independiente Plaza Pública y Red es Poder. Es librero, encargado y socio de El Astillero Libros desde el 2014 a la fecha.

#MEMORIA115

Es una serie de textos periodísticos del portal Heridas Abiertas en alianza con otros medios aliados. Su lanzamiento está enmarcado en los 115 años de la fundación de Torreón, una ciudad que a lo largo de su historia ha estado envuelta por diversos tipos de violencia que van desde el despojo del territorio en su nacimiento hasta la disputa de grupos criminales durante la llamada guerra contra el narcotráfico y sus consecuencias.

Percepción de inseguridad en La Laguna es más alta que en Saltillo y Piedras Negras

La percepción de inseguridad en La Laguna es más alta que en Saltillo y Piedras Negras, según la última versión de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública del INEGI.

Percepción de inseguridad en La Laguna no mejora drásticamente

Pese a que hubo una ligera disminución en el nivel de percepción de inseguridad en La Laguna, con respecto al último lanzamiento de la encuesta, los resultados no han sido suficientes para llegar a los niveles de Saltillo y Piedras Negras, que se destacan como dos de los municipios en donde sus habitantes se sienten más seguros.

Los números indican que en La Laguna el 43.7 por ciento de de la población se siente insegura. En junio de 2022 la cifra era un poco más elevada, ya que estaba situada en el 44.5 por ciento.

Mientras tanto, en la ciudad de Saltillo sólo el 25.8 por ciento de la población se siente insegura, es decir, cuatro puntos porcentuales por debajo de los niveles registrados en junio de 2022.

En el caso de Piedras Negras, el 23.8 por ciento de sus habitantes se sienten inseguros. En junio de 2022 esta cifra estaba en el 28.5 por ciento.

Mejoría en percepción de inseguridad en La Laguna es inferior a la de Saltillo y Piedras Negras

Pese a que los niveles de percepción de inseguridad en La Laguna mejoraron con respecto a junio de 2022, esta variación fue muy inferior a la que registraron Saltillo y Piedras Negras.

Mientras que en La Laguna el número a la baja fue del 1.2 por ciento, en Saltillo fue de cuatro puntos porcentuales y en Piedras Negras de cinco.

Por este motivo, Piedras Negras es el tercer municipio mejor evaluado del país, mientras que Saltillo se coló en los diez primeros.

Te puede interesar | Inseguridad en Coahuila pone sobre la pared a Miguel Riquelme

Por su parte, La Laguna se mantiene a media tabla de la medición.

Cabe destacar que La Laguna es medida como zona metropolitana y el instrumento también contempla la percepción de Gómez Palacio y Lerdo.

Desaparece el alcalde de Guerrero, Coahuila, en Nuevo Laredo

El alcalde de Guerrero, Coahuila, Mario Cedillo Infante, desapareció junto con su esposa, hijo y otros funcionarios municipales desde la noche del pasado viernes.

De acuerdo con la Secretaría de Gobierno estatal, los hechos sucedieron mientras el alcalde y sus acompañantes cruzaban el municipio de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Alcalde de Guerrero desaparecido por hombres armados

Los primeros reportes indican que el alcalde de Guerrero estaba siendo seguido por dos camionetas que estaban tripuladas por hombres armados y, tras dar el reporte de lo que estaba sucediendo, las autoridades perdieron comunicación con él.

Los hechos sucedieron alrededor de las 23 horas del viernes, cuando Mario Cedillo Infante y sus acompañantes venían procedentes del estado de Oaxaca, en donde se llevó a cabo un encuentro de presidentes municipales de pueblos mágicos.

Te puede interesar | Capturan a criminal que ordenó ataque en Villa Unión, Coahuila

Por otra parte, la Secretaría de Gobierno informó que ya trabaja en coordinación con las autoridades de Tamaulipas para dar con la localización de nueve personas, de las cuales una es el alcalde Mario Cedillo, su hijo, su esposa y funcionarios municipales que formaron parte de su comitiva de viaje.

Comunicado sobre desaparición del alcalde de Guerrero, Coahuila

"La Secretaría de Gobierno del Estado de Coahuila informa, que autoridades de esta entidad, en coordinación con las de Nuevo León y Tamaulipas, trabajan en la localización del alcalde de Guerrero, Coahuila  y un grupo de funcionarios municipales.

Los hechos se dieron al atravesar la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuando alertaron sobre que eran objeto de persecución por parte de dos camionetas con hombres armados, tras lo cual se perdió comunicación con ellos.

Lo anterior, ocurrió poco después de las 11 de la noche del viernes 14 de octubre, al regresar a bordo de dos vehículos y procedentes del estado de Oaxaca, en donde participaron en un evento de Pueblos Mágicos.

Las personas no localizadas son:

Mario N, Ana Lilia N, Mario N, Enrique N, Lidia Azucena N, Beatriz Adriana  N, Bernardo N, Pedro N, Aidé N."

Preocupan ola de robos de vehículo en Torreón

Usuarios de redes sociales manifestaron su preocupación por la ola de robos de vehículo en Torreón que han trascendido en video captados desde cámaras de seguridad.

En dos de los tres videos que se han compartido el modus operandi de los ladrones es prácticamente el mismo; se acercan en otro vehículo, amagan con otra pistola, toman el control de una camioneta y huyen con rumbo desconocido.

Robos de vehículo en Torreón

El pasado fin de semana, un video que se compartió de sobremanera en redes sociales muestra a un varón, presuntamente empresario ganadero, que ingresa a una tienda One, ubicada en el sector senderos. En cierto momento, el ciudadano sale de la tienda con unas bolsas, abre su camioneta, mete las cosas que compró y, en ese momento, otra camioneta se empareja en el estacionamiento, lo amagan con una pistola, toman el control de su camioneta tipo pick up y se la llevan junto con él.

Por otro lado, otro robo similar sucedió en una gasolinera del sector Margaritas de la ciudad de Torreón. Allí un hombre que está esperando a que le despachen el combustible es abordado por sujetos desconocidos, quienes le ponen una pistola en la sien para que se aleja de su camioneta. En ese momento dos sujetos ingresan a ella y se la roban con toda impunidad.

El robo de vehículo más reciente sucedió el pasado lunes 22 de agosto, cuando una mujer fue despojada de su Volkswagen Jetta en las calles de la colonia Las Torres de la ciudad de Torreón. En las imágenes se puede observar cómo un sujeto armado la amenaza, la aleja de su auto, se lleva el auto de reversa y huye con rumbo desconocido.

Te puede interesar | Más del 20% de los robos en Torreón ocurren en fin de semana

Autoridad responde por robos de vehículo en Torreón

Los robos de vehículo en Torreón provocaron que la Dirección de Seguridad Pública Municipal emitiera un comunicado el pasado fin de semana.

Las autoridades se limitaron a comunicar que dos de los tres atracos documentados en las redes sociales fueron frustrados por la pronta actuación de los elementos policiacos, sin embargo, justo al inicio de la semana sucedió otro robo que ya no pudo ser evitado.

 Por otro lado, tanto el alcalde, Román Cepeda, como el propio director de seguridad pública municipal, César Perales, aseguran que estos robos no son parte del trabajo de una banda organizada, sino hechos aislados que no se repiten de manera cotidiana en las calles de la ciudad.

La sangre que se ha derramado

Por Cristián Vázquez

Los últimos acontecimientos de violencia e inseguridad en nuestro país, son una radiografía de la realidad social que se vive en México. El asesinato de dos Jesuitas y un guía turístico en Cerocahui, el caos en Jalisco y Guanajuato, la noche de terror en Ciudad Juárez y así se podrían mencionar más sucesos que generan tristeza, dolor y sufrimiento.

Muchas personas están padeciendo los estragos de estos días tan difíciles. Carlos es uno de ellos, un joven que es repartidor de comida por aplicación, solo esperaba un pedido en una pizzería, cuando de pronto fue baleando. Él es sordo de nacimiento y para comunicar lo sucedido tuvo que hacer una video llamada con su madre y mostrarle sus heridas. 

Otros han muerto y valdría la pena recordar sus nombres y sus rostros. Pienso que a todos nos duele profundamente la sangre que se ha derramado, la de las mujeres asesinadas, personas que han caído en la lucha entre bandas delictivas. ¡Basta ya! 

Muchas instituciones, activistas y académicos se han manifestado en contra de estos hechos de inseguridad y violencia. Hacen eco las palabras de Javier “El Pato” Ávila, sacerdote Jesuita que pronunció en su discurso cuando celebraban la misa de despedida de sus compañeros asesinados: “Son miles los dolientes sin voz que claman justicia en nuestra nación. Los abrazos ya no nos alcanzan para cubrir los balazos”.

Te puede interesar | El periodista Juan Arjón, habría sido secuestrado antes de morir

Estas tragedias ponen de manifiesto las debilidades del Estado mexicano ante una lucha de poderes. ¿Qué garantías de paz y seguridad social existen para los ciudadanos? ¿Cuál es la reparación de los daños? ¿Hasta cuando el fenómeno de la violencia estará generando destrucción?

Queda mucho por hacer y demasiado por reflexionar, lo cierto es que el Gobierno de México ha estado poco presente en la construcción de la paz. Al final del día, habrá algunos que establezcan nuevos caminos de solidaridad y horizontes en busca de la verdad. 

En Ciudad Juárez, 4 empleados de estación de radio son asesinados

En Ciudad Juárez, 4 empleados de una estación de radio fueron asesinados durante un tiroteo en una plaza comercial. El municipio fronterizo fue sitiado por criminales. El pánico se expandió por las calles. Esta semana ha sido una de las más violentas en los últimos meses.

En Ciudad Juárez asesinan a cuatro empleados de una estación de radio

Horas después de una riña en el Cereso número 3 de Ciudad Juárez, ataques armados, incendios y ejecuciones se desataron por toda la frontera chihuahuense.

Producto del ataque, un locutor y tres empleados de una estación de radio fueron asesinados. Además, otras cinco personas también perdieron la vida.

Entre los fallecidos se encuentra el locutor de Switch 105.9 fm, Allan González, así como Lino Flores, del área de promociones de la estación, Armando Guerrero, gerente de operaciones y Alex Arriaga, quien era su escolta. Todos ellos se encontraban en el estacionamiento de una pizzería a plena luz del día.

Videos que circulan en redes sociales muestran la violencia que sacudió a las calles de Ciudad Juárez. La jornada violenta se une a la quema de comercios, autos y camiones que también se registraron esta semana en los estados de Guanajuato y Jalisco, coincidentemente todas estas regiones son las más golpeadas por el poder del crimen organizado.

Por otra parte, otras dos mujeres murieron producto de un ataque con bombas molotov en contra de una tienda Oxxo ubicada en las calles Hiedra y Cártamo del Infonavit Juárez Nuevo.

Te puede interesar | ONU exige intervención por desaparición de Sugey Parra

Reportan que, por lo menos, 6 comercios fueron atacados esta tarde en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Periodistas amenazados en Ciudad Juárez

La jornada de violencia ha sido larga. Se calculan más de 9 horas de ataques armados, ejecuciones y quemas de negocios. Además, en redes sociales circulan amenazas contra las y los periodistas juarenses.

El 16 de enero pasado, la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, arrancó un programa denominado "Juntos por Juárez", en donde presentó el diseño de toda una estrategia de seguridad para combatir al crimen organizado y bajar los índices delincuenciales. Ciudad Juárez, hoy en día, continúa como una de las zonas más peligrosas de estado de Chihuahua y de todo el país.

Mientras tanto, en su cuenta de twitter lamentó la jornada violenta que no ha cesado en Ciudad Juárez, envió condolencias a los familiares de las víctimas e hizo un llamado para trabajar en pro de los ciudadanos juarenses.

Familia Castillo, asesinada en Veracruz, será sepultada en Lerdo

El domingo tres de julio, la familia Castillo, de siete integrantes, fue asesinada brutalmente en el municipio de Boca del Río, Veracruz.

El multihomicidio llamó la atención de la opinión pública porque entre los fallecidos había adultos mayores y un menor de edad.

Las tres mujeres y cuatro hombres murieron a balazos en una vivienda del municipio de Boca del Rio, dentro del área conurbada de Veracruz.

Las víctimas fueron identificadas como José Luis de 63 años, María de 62, Óscar de 45, Yuridia de 44 otro Òscar de 38 y el menor de edad Valentín.

Familia Castillo será sepultada en Lerdo

Vecinos del sector identificaron a los fallecidos como integrantes de la familia Castillo Candela, dedicados a la venta de carne.

Según El Siglo de Torreón, esta familia es originaria del municipio de Lerdo, en la Comarca Lagunera, y sus integrantes serán sepultados en la región.

Por otro lado, el Diario de Xalapa hizo un recorrido por la zona de la masacre, entrevistó a los vecinos y encontró referencias positivas sobre ellos.

“Si no estaban trabajando, estaban encerrados en casa, eran personas muy tranquilas, saludaban poco no socializaban mucho”, citó el diario.

La familia Castillo Candela tenía más de una década viviendo en Veracruz y su negocio de carne era altamente demandado por amas de casa que diariamente iban a comprar producto fresco.

El multihomicidio sucedió en la colonia Primero de Mayo, una zona de clase media alta enclavada en la zona conurbada de Veracruz, particularmente en el municipio de Boca del Río.

Investigaciones por homicidio de familia castillo no avanzan

La ejecución de los integrantes de la familia Castillo sucedió en pleno carnaval de Veracruz, tras dos años de que el festejo se había suspendido por la pandemia. Pese a lo visible que fue el crimen y al valor mediático que se le está dando, las investigaciones para conocer el motivo del crimen y los responsables del mismo siguen estancadas.

Te puede interesar | Con misa de cuerpo presente, despiden a lagunero asesinado en EU

Lo único que se ha informado es que las carnicerías de la familia Candela eran muy exitosas. Fue tal la prosperidad económica que generaron en las personas asesinadas que su casa se fue expandiendo poco a poco hasta ocupar tres lotes de la manzana.