Contaminación de agua: el reto sin solución en La Laguna

La contaminación de agua en La Laguna es el reto que ninguna administración ha podido resolver. El consumo crónico de líquido con arsénico, flúor, sodio, entre otros elementos, hace que las personas, con el paso del tiempo, desarrollen enfermedades cutáneas y celulares.

La perforación masiva de pozos para abastecer el consumo doméstico de la zona metropolitana de La Laguna, así como la sobreexplotación de las fuentes de almacenamiento en el subsuelo, están provocando que el líquido extraído lleve consigo metales pesados que, más que por la profundidad, se integran al líquido por el tiempo de recorrido del agua desde que entró al subsuelo y desde que volvió a brotar, ya sea a través de la intervención del ser humano, o vía un manantial.

Contaminación de agua; un problema ignorado

Las autoridades, de manera crónica, como si se tratara de una enfermedad incurable, hablan acerca del abastecimiento de agua, de la cantidad de recurso que debe llegar a los hogares, sin embargo, ignoran el hecho de que el líquido extraído está contaminado. Así, pese a los filtros que han instalado en diversas partes de la región, ya sea por parte de Conagua o por los organismos descentralizados, no se ha resuelto el problema.

De acuerdo con el Monitor Hídrico Digital, presentado el pasado viernes 3 de mayo, el 85% de los pozos que abastecen a la ciudad de Torreón rebasan la Norma Oficial Mexicana que marca hasta 0.010 microgramos de arsénico por litro de agua. La mayoría de las fuentes de agua dulce de Torreón están arriba de dicha cifra.

Las zonas más afectadas son el norte y el sur de la ciudad, que paradójicamente también están segmentadas en clases medias y altas, con la base más marginada del municipio de Torreón.

Los especialistas refieren que el consumo crónico de agua con arsénico puede aumentar la posibilidad de padecer diabetes tipo 2 , enfermedades neuronales, cardiovasculares, endócrinas, hepáticas y renales. Los problemas multisistémicas por consumir un recurso que, por ley, debiera ser limpio y saludable.

Contaminación de agua y Agua Saludable

Para el Gobierno Federal, la solución para frenar la contaminación de agua es el proyecto "Agua Saludable para La Laguna"; una mega obra hidráulica que transporta líquido de la presa Francisco Zarco para abastecer a 9 municipios de la Comarca Lagunera.

Esta medida, según los ingenieros civiles de CONAGUA, ayudará a frenar la sobreexplotación del suelo y promoverá la recarga del acuífero, sin embargo, la hidrogeología demuestra que, por décadas, las fuentes de almacenamiento de agua subterránea no se han recargado, que la intervención del ser humano a través de la construcción de las presas y de la producción masiva de productos para el campo han provocado que el suelo se esté secando, que sus raíces se estén marchitando.

Este problema, para las personas tomadoras de decisiones en La Laguna, entre ellas empresarios y autoridades, no ha sido importante, o al menos no han sido radicales con las soluciones; vemos a un Román Alberto Cepeda perforando pozos a destajo, algunos hasta a 400 metros de profundidad y con una extracción mediocre, de apenas 20 litros por segundo. También vemos a un alcalde que, abrazado por la soberbia y la ignorancia, afirma que en Torreón sí hay agua, que sólo se debe mejorar la distribución, pero no aclara que su familia, por años, se ha dedicado a la ganadería.

Por otro lado, vemos a un Shamir Fernández hablando sobre Agua Saludable y los beneficios que generará para la región, sin embargo, no aclara que el arsénico también vive y subsiste en las aguas del Río Nazas y que también precipita y se almacena en la tierra.

Te puede interesar | Monitor Hídrico Digital: la tecnología con IA que permitirá monitorear el flujo del agua en Torreón

El gran reto para las y los laguneros, independientemente de los intereses empresariales que protegen los políticos, es luchar por un agua limpia, sin metales pesados. Defender al acuífero principal de La Laguna para que éste no se termine de secar, para que deje de ser estresado y pueda, al menos, recuperar algo de lo perdido.

Industria política frena desarrollo de la Comarca Lagunera

La industria política está frenando el desarrollo de la Comarca Lagunera. Al formar parte de una zona metropolitana interestatal, en Coahuila y Durango no se gobierna a través de proyectos que trasciendan los trienios, sino con la sombra de la campaña política que siempre está tocando a la puerta.

Industria política; campañas eternas

En Coahuila y Durango la industria política no descansa. Si no se eligen gobernadores son alcaldes, alcaldesas, diputados y diputadas locales, Senado, presidencia de la república. Cada año las y los ciudadanos tienen que ir a las urnas para "cumplir" con la obligación de ejercer el derecho al voto.

Este 2024, por ejemplo, votaremos para renovar la presidencia de la república, el senado y las diputaciones federales en todo el país. Además, en Coahuila se renovarán las 38 presidencias municipales y, en Durango, el congreso local.

En 2025, La Laguna de Durango tendrá elecciones, de nueva cuenta, para renovar las presidencias municipales, en donde estarán en disputa localidades como Gómez Palacio, Lerdo, Mapimí, Tlahualilo, entre otras.

En 2026, Coahuila volverá a tener elección para renovar el Congreso local. En ese año, que será particular porque México será sede del mundial de futbol, se llevarán a cabo las elecciones intermedias federales para renovar la Cámara de Diputados.

Después, en 2027, otra vez se llevarán a cabo las campañas políticas para renovar la presidencia municipal de Torreón y el resto de las alcaldías de Coahuila.

En 2028 la industria política volcará sus esfuerzos hacia el estado de Durango de cara a las campañas para renovar el titular del gobierno del estado y en 2029 las agencias, asesores y empresarios volcarán las charolas y las reuniones y los mítines para renovar la gubernatura de Coahuila.

Congresos no han querido derrumbar a la industria política local

Los Congresos locales, a través del mecanismo de parlamento interestatal metropolitano, creado en noviembre de 2022, en Durango y el mismo mes de 2023, en Coahuila, podría permitir la posibilidad de que se aborde el tema de los tiempos políticos, de tal manera que se busque una reforma que homologue los calendarios electorales en la zona metropolitana.

De manera ideal, si existiera voluntad política, en Coahuila y Durango podrían llevarse a cabo elecciones cada tres años, sin embargo, este tema no ha sido tratado porque significaría un golpe gigantesco contra la industria política local.

Cada elección que pasa, cada proceso electoral que llega, arriban, en el mismo instante, las notas que informan sobre el costo de los procesos electorales. 200, 300, 400 o hasta 500 millones de pesos que se gastan en panfletos, calcas, anuncios espectaculares, sobornos, asesores caros y huecos. Todo en detrimento de las administraciones públicas municipales.

¿Cómo poner en marcha un proyecto con cierto nivel de riesgo si, unos meses después, hay que cuidarse las espaldas por la elección venidera? ¿Cómo diseñar obras que trasciendan un trienio si, el alcalde o alcaldesa venidera, derrumbará todo para iniciar de cero?

Te puede interesar | Román Cepeda dijo que invertirá 650 millones en seguridad pública, pero el dato es falso

En La Laguna no hay desarrollo porque la visión está puesta en las urnas, no en las personas. La ciudadanía está saturada de propaganda política y algunos medios de compromisos que deben cumplir para asegurar millonarios convenios publicitarios.

De no homologar calendarios electorales y dar un golpe certero a la industria política local, la zona metropolitana de La Laguna continuará deprimida, sin desarrollo, con salarios bajos, con poca libertad de expresión.

En definitiva, la política no es mala, pero la mercantilización del voto está derrumbando el presente y el futuro de la Zona Metropolitana de La Laguna.

Las acciones que no se tomarán por el Día Mundial del Agua

El próximo viernes 22 de marzo se conmemora el Día Mundial del Agua. Una efeméride instaurada para promover políticas públicas y sociales que fomenten la conservación del recurso natural, el respeto a las fuentes de agua y la erradicación de las políticas extractivas que están secando al planeta.

Día Mundial del Agua en La Laguna

En La Laguna, el Día Mundial del Agua es una figura ornamental que sirve para que las autoridades organicen actos cívicos vacíos, sin contenido, que no proponen las soluciones necesarias para iniciar con la recuperación del acuífero principal.

Pese a que los datos de la Comisión Nacional del Agua no son exactos ni rigurosos, la realidad es que el acuífero principal de La Laguna sale más agua de la que entra. Para algunos especialistas, el manto freático no recarga desde la construcción de la presa Lázaro Cárdenas, durante la primera mitad del Siglo XX. Así, el subsuelo lagunero se ha ido secando, provocando largas sequías, desorden químico en la tierra y hasta desplazamiento de poblaciones.

Ejemplos abundan, como los casos de San Pedro de las Colonias, Tlahualilo y Viesca, quienes han visto reducida su población en los últimos 10 años, principalmente, por el abatimiento de los pozos y, en segundo plano, la falta de oportunidades laborales.

Día Mundial del Agua y el extractivismo

La política extractivista que promueve la industria indica que, el aprovechamiento de los recursos naturales en zonas específicas, ayudaría a erradicar la pobreza, reducir la desigualdad y promover el desarrollo, sin embargo, en La Laguna, el abatimiento del acuífero para el riego de más de 80 mil hectáreas simplemente está truncando la vida futura de la Comarca Lagunera.

No se puede festejar ni conmemorar el Día Mundial del Agua si en la región reina el huachicoleo, no hay nada que festejar si se sigue suministrando líquido que rebasa las normas internacionales sobre carga de arsénico, no se puede festejar si no toda la población cuenta con el servicio las 24 horas del día, no se puede festejar que continúe corrompido el acceso al derecho humano al agua para no tocar los intereses y privilegios de unas cuantas familias. No se puede festejar ni conmemorar el Día Mundial del Agua si en medios de comunicación "respetables" siguen recibiendo espacio discursos vacíos y mentirosos como de quienes representan los intereses de las principales compañías ganaderas y productoras de leche.

Pese a la dura realidad hídrica, en La Laguna también existen esfuerzos que, por la vía legal, han puesto en jaque a la Comisión Nacional del Agua y a SEMARNAT. Las dependencias federales deben proponer y ejecutar un proyecto que frene la sobreexplotación para, al menos, recuperar algo de carga del acuífero principal.

Te puede interesar | Derraman el doble de recursos en Agua Saludable Para La Laguna  y dan resultados a cuenta gotas

No basta con Agua Saludable para La Laguna ni con la construcción de tuberías por todos los municipios de la Comarca Lagunera, si no se frena la minería del suelo, el futuro hídrico regional obligará, como ya está sucediendo en el área rural, al desplazamiento de las comunidades urbanas.

Sin derecho a la protesta en La Laguna

El derecho a la protesta en La Laguna es un sueño guajiro que muy pocas personas conquistan. En la región están permitidas las manifestaciones siempre y cuando se obedezca a la autoridad.

Así, vemos movilizaciones sociales sobre temas agrarios, derechos humanos y política, pero siempre custodiadas por elementos de vialidad, en horarios establecidos y, mayormente, sin entorpecer el tránsito y la vida diaria de la región.

A eso, inevitablemente, las autoridades han reducido las protestas sociales y la libre expresión de las ideas, garantizadas por el artículo sexto constitucional.

¿Por qué no se respeta el derecho a la protesta?

El pasado 8 de marzo, colectivas feministas, mujeres y personas trans marcharon por el Día Internacional de la Mujer. Buscaban ejercer su derecho a la protesta.

El recorrido inició en Lerdo, Durango, atravesó Gómez Palacio y terminó en la Plaza Mayor de Torreón. Cálculos refieren que protestaron cerca de 15 mil personas, todas ellas inconformes con el sistema machista que violenta a las mujeres, que protege las brechas salariales, que no castiga ni previene la violencia de género, los feminicidios, las desapariciones forzadas y que preserva los privilegios de los varones, que dota de más herramientas y facilidades a un varón para desarrollarse y crecer en la sociedad.

A diferencia de otros años, las manifestantes fueron custodiadas, en todo momento, por agentes policíacos. Desde Lerdo se reportaron agresiones e intentos de detención por parte de las autoridades, en Gómez Palacio la alcaldesa, Leticia Herrera, envió grupos antimotines para intimidar a quienes estaban marchando. Allí, también hubo intentos de detención, siembra de droga en las bolsas de las mujeres, entre otros actos intimidatorios.

Ya en Torreón, las colectivas fueron sorprendidas por un perímetro lleno de vallas que redujeron el espacio de expresión en un lugar donde ni siquiera se entorpece el tránsito vehicular y peatonal. Román Alberto Cepeda, presidente municipal, envió un mensaje claro: "no son bienvenidas".

Así, algunas de las mujeres que protestaron intentaron retirar las vallas para tener más espacio y fue, en ese momento, que la policía reaccionó con violencia, comenzaron los empujones, los jaloneos y las amenazas. Las mujeres, nuevamente, no pudieron ejercer, con plena libertad, su derecho a la protesta.

El 9 de marzo, la colectiva Mujeres que luchan por Mujeres emitió un pronunciamiento, acompañado de un video, para manifestar su malestar contra Román Alberto Cepeda y Leticia Herrera. El trato, a diferencia de otras protestas, fue más hostil, más violento y más amenazante.

El derecho a la protesta se respeta en manifestaciones cómodas

El 18 de febrero de 2024, poco más de 5 mil personas marcharon desde la Alameda Zaragoza hasta la Plaza Mayor de Torreón por la democracia. Gran parte de las personas que se manifestaron, vestidas con elementos rosados, con sombrillas y tomándose fotografías por todo el trayecto, no fueron asediadas ni custodiadas por elementos policíacos.

En aquella ocasión, la administración municipal permitió el derecho a la protesta, no instaló vallas y permitió la instalación de un escenario justo en las faldas del edificio de presidencia para que algunos oradores se expresaran contra el gobierno federal y en defensa del INE.

El derecho a la protesta en La Laguna se respeta siempre y cuando la crítica sea dirigida hacia las administraciones locales. Las movilizaciones en la región se ven cooptadas, limitadas y apremiadas si la manifestación se fija en contra de un presidente municipal o un gobernador o por un tema meramente regional, que no tenga intervención con la federación, administrada por un grupo político opositor a los que gobiernan en la región.

Así, vemos que el derecho a la protesta se ve limitado por temas partidistas, políticos. Los funcionarios laguneros no tienen autocrítica, no saben contestar a los cuestionamientos, están rodeados por asesores que abrazan la estrategia del silencio, de la opacidad, del olvido.

Una protesta social busca, en la teoría, incomodar a un ente poderoso para que éste, a su vez, se vea obligado a resolver un problema. En Torreón, muchas protestas y marchas se han convertido en desfiles porque son acotados, normados y vigilados por las autoridades.

Te puede interesar | Así se vivió la Marcha “Grita Fuego, Hermana” en la Comarca Lagunera

Movimientos como el feminista, que año con año suman a más mujeres sedientas de justicia, están poniendo en predicamentos a las autoridades, no saben cómo lidiar con el hartazgo social generalizado, ni con la crítica, ni con las expresiones de malestar en contra de las políticas públicas que, sistemáticamente, afectan y vulneran los derechos de las mujeres.

Lo que se vivió en Torreón, Gómez Palacio y Lerdo no fueron hechos aislados ni reacciones naturales por "actos vandálicos", fueron abusos de poder, de autoridad, en contra de personas que estaban ejerciendo su libre derecho a la protesta. Falta más visión, ver más allá de la frente, para que la autoridad se dé cuenta que la sociedad está viva y que merece respeto y atención, que exige soluciones a los problemas que la aquejan a diario.

Las campañas en Coahuila y los mismos de siempre

El primero de marzo iniciaron formalmente las campañas en Coahuila. Se renovarán las representaciones federales en la Cámara de Diputados y en el Senado. Además, también la ciudadanía votará por 38 presidencias municipales.

Las campañas en Coahuila que no cambian

Como si no pasara el tiempo, las campañas en Coahuila son un reflejo, un espejo de lo que se ha vivido en los últimos años: prácticamente los mismos candidatos, el partido hegemónico con toda su disciplina y orden por detrás, una oposición flaca, desnutrida, con poca organización.

En las listas para renovar el poder legislativo destacan nombres reciclados, personajes que han estado en la función pública durante décadas y que nunca han logrado cuajar proyectos disruptivos, que modifiquen las dinámicas y los vicios que aquejan a diario a las y los coahuilenses.

Miguel Ángel Riquelme, quien ha sido gobernador, alcalde, diputado federal, delegado, entre otras funciones. Guillermo Anaya, quien también se ha desempeñado como alcalde, diputado y senador, José Refugio Sandoval, eterno cacique del Partido Verde en Coahuila que nunca ha destacado por su compromiso por la sociedad o por algún ideal del orden horizontal.

Rubén Moreira Valdés, Verónica Martínez, Shamir Fernández, Jericó Abramo, Luis Fernando Salazar, Román Alberto Cepeda. Todos van en la misma canasta, forman parte de un reciclaje eterno que trastorna el tiempo, a la política y coopta, en pocas manos, el poder político de la entidad.

Al ser los mismos personajes, las campañas no cambian. Los mensajes son claros, desbordar ira y coraje contra el presidente López Obrador y su gestión y refrendar el modelo de gobierno "exitoso" en Coahuila, uno que procura la preservación de los privilegios, que mantiene una seguridad maniquea, colgada como en tendederos, una que promueve salarios bajos en la mayoría de las regiones del estado a cambio de inversiones extranjeras que dejan importantes utilidades a capitales extranjeros. Eso es Coahuila, un estado atractivo para ejercer prácticas extractivistas, sobreexplotadoras, con mano de obra buena y barata.

Y es que en Coahuila los pobres siguen siendo pobres y morirán siendo pobres. Los ricos se harán más ricos y sucederán, naturalmente, algunos casos de "éxito" que defienden la política del "écheleganismo", de la meritocracia, de creer que los sueños se cumplen sin importar el contexto político y social de las personas.

Y si las campañas en Coahuila no son prometedoras, ¿qué hacer como ciudadanía?

Y sí, las campañas en Coahuila no son prometedoras. Los mensajes no cambian ni las propuestas ni la voluntad de hacer política para la gente, es decir, llegar a acuerdos, construir proyectos y consensos que verdaderamente mejoren la calidad de vida de las personas, que cuestionen las estructuras actuales y cimenten las bases de un "nuevo orden", maneras disruptivas de erigir a una sociedad mejor organizada, crítica y que tenga garantizados, al menos, el acceso a los servicios públicos fundamentales como agua potable, luz, pavimento, recolección de basura, vialidades, dignas, banquetas, entre muchos otros.

Los mismos apellidos propondrán las mismas estrategias para lograr los mismos resultados. En la ciudadanía está la responsabilidad de informarse, de cuestionar y cuestionarse, de ser exigentes con las y los candidatos y ser vigías, seres críticos de los mandatarios.

Te puede interesar | Velar por La Laguna; tarea de los congresos de Coahuila y Durango

Las campañas en Coahuila, naturalmente, dotarán de privilegios políticos y empresariales a los mismos personajes de siempre, a los dueños del agua, del campo, del territorio, del aire, de las carreteras. Esos mismos personajes seguirán trabajando para sus partidos y para pagar favores que se piden a destajo durante los tres meses de campaña. Finalmente hay que regresar inversiones, el pago de favores es un plato que se come a diario después de las tomas de protesta y es en ese momento que el periodismo y la ciudadanía tendrá los elementos suficientes para destapar tranzas, para desnudar las malas prácticas de muchas personas que viven del erario.

Que las sosas campañas en Coahuila sean el pretexto ideal para configurar una realidad nueva, alternativa al poder hegemónico. Hay señales de que la sociedad está más despierta, sólo resta demeritar las filias, las fobias y trabajar, horizontalmente, por un hogar más habitable, menos hostil, con menos desigualdad.

Los poderes fácticos que lastiman a La Laguna

En La Laguna la influencia de las y los alcaldes es relativa. Los poderes fácticos, que llamaremos empresarios, son quienes dan rumbo a una región que no tiene vocación económica, que paga salarios de hambre y que esconde realidades grotescas.

Por años, en el imaginario colectivo de las y los laguneros se ha hospedado la idea de que somos una tierra de trabajo, de grandes esfuerzos, de empresas transnacionales que, con proyectos honestos, han trascendido y generado bienestar para la región.

De esta manera, surgieron grandes grupos empresariales como LALA, Peñoles, Chilchota, Soriana, entre otros. Su crecimiento fue tan acelerado, particularmente desde finales de los años 80 y principios de los 90, que sus dueños se convirtieron en tomadores de decisiones. Fue, por natural consecuencia, que los poderes fácticos tomaron el control de la Comarca Lagunera y hoy, sin visión de gobierno, el futuro es incierto.

Poderes fácticos que concentran agua y territorio

En la discusión pública siempre se ha difundido la idea de que las cámaras empresariales existen para atraer inversión, generar reglas parejas y consolidar un sistema económico que ayude a las personas a salir adelante.

En La Laguna, los empresarios, los más grandes, tienden a reunirse en casas, restaurantes exclusivos o clubes deportivos, para dar órdenes a alcaldes y gobernadores, para bloquear futuras inversiones que puedan poner en riesgo sus privilegios, para repartirse el "pastel" que significa el agua y la tierra y el aire y hasta las montañas. En La Laguna la visión de gobierno está concentrada en la preservación del privilegio de los de arriba, de los que hacen un favor a la sociedad al generar empleos, de los que pagan uno o dos o tres salarios mínimos a sus colaboradores a cambio de jornadas que pueden llegar hasta las 10 o 12 horas diarias.

La familia Tricio, propietaria de Grupo LALA, la principal empresa lechera de México, posee 171 pozos de agua, mismos que representan un volumen superior a los 46 millones de metros cúbicos. Esta cifra, por ejemplo, representa poco más de la quinta parte del recurso hídrico que se plantea distribuir a través del proyecto Agua Saludable para La Laguna.

Otro ejemplo es Establos Chilchota S.A de C.V, de la familia Herrera, de Gómez Palacio. El grupo lechero es el décimo primero con mayor volumen de agua concesionado en México, de acuerdo con un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana. La familia de la alcaldesa de Gómez Palacio tiene concesiones hasta por 9.5 millones de metros cúbicos de agua.

Así, una buena parte del agua dulce de los laguneros está concentrada en las manos de dos familias; ni los organismos operadores, ni Conagua, ni las secretarías de medio ambiente tienen el poder de influir para controlar el consumo que está secando a la región y que está poniendo en riesgo el futuro de una población cercana a las 2 millones de personas.

Dentro de los poderes fácticos en La Laguna también destaca Peñoles, compañía minera que, a cambio del daño ambiental que genera, hace labor social en comunidades marginadas, hacen áreas verdes alrededor de su planta refinadora y fondean proyectos sociales de diversas índoles.

Peñoles, de la familia Bailleres, concentra el 9.2% de las concesiones mineras de todo México y obtuvo el mayor volumen de territorio durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa.

Te puede interesar | Grupo Peñoles concentra el 9.2% de las concesiones mineras en México

En total, Peñoles tiene permiso de explotar 3 millones 306 mil hectáreas de suelo y éstas se distribuyen en 22 entidades federativas, de las cuales Zacatecas, Durango, Sonora y Chihuahua son sus principales áreas de trabajo.

"El acaparamiento de lotes mineros permite un aprovechamiento privado de los bienes del Estado, que deriva en la apropiación de ganancias extraordinarias que surgen precisamente del derecho exclusivo de propiedad que los grupos mineros mexicanos detentan sobre grandes proporciones del subsuelo, que pueden tener cualidades geológicas y económicas de excepción y que aprovechan en el momento que a ellos mejor les convenga", escribió el profesor Isidro Téllez Ramírez en el documento "La política de concesiones de grupos mineros en México, de la UNAM.

Grupo Orlegi, de reciente creación, también ha ganado terreno en la adquisición de privilegios gracias a los tratos gubernamentales y a la trascendencia social que tiene el futbol en la región.

El convenio más reciente firmado por el Ayuntamiento de Torreón, el Gobierno de Coahuila y Orlegi, compañía dueña del Club Santos Laguna, otorga estímulos del 100 en materia de cobro de predial, Impuesto Sobre la Nómina, Impuesto Estatal sobre Espectáculos, Impuesto Municipal Sobre Espectáculos y Vigilancia. Además, anualmente el Cabildo de Torreón dona 5 millones de pesos a una de las razones sociales relacionadas con el club de futbol.

Así, pese a que el pasado domingo 21 de enero una aficionada visitante murió atropellada sobre la puerta 7 del Territorio Santos Modelo y pese a las evidentes fallas al protocolo de seguridad, no hubo sanciones contra el club ni el grupo empresarial que lo representa. Tres días después de la tragedia, en el mismo lugar de la agresión contra los aficionados de los Rayados del Monterrey, el alcalde de Torreón, Román Cepeda, junto con Dante Elizalde, presidente del Club Santos y Eduardo Tricio, presidente del Consejo de Administración de Grupo LALA, encabezaron una subaste de vacas ficticias que denominaron "Cow Parade".

¿Qué hacer frente a los poderes fácticos de La Laguna?

Un puñado de familias son las que dan rumbo a la Comarca Lagunera. No basta con que generen empleos ni "desarrollo". En realidad más de la mitad de los laguneros tienen dos o más empleos para poder completar su gasto. La mayoría de los hogares cuentan con bombas o instalaciones hidráulicas complejas para poder tener agua las 24 horas del día.

Entender que la identidad de una región no se forjó gracias al crecimiento de una empresa es clave. El proletariado, que los dueños del capital identifican como "colaboradores", son las personas que en realidad generan la riqueza, que producen, que trabajan y se sacrifican.

En La Laguna no deberían existir los poderes fácticos porque éstos nunca se han interesado por ayudar a construir una región con menos desigualdad social y salarial.

Alcaldes, gobernadores, candidatos, candidatas desfilan por los despachos de estas personas para pasar su charola, recolectar recursos en campaña y después devolver favores que, de todas, todas, tienen el único fin de conservar privilegios y cooptar aún más.

La Laguna está lastimada. Pocas familias tienen el control de todo o casi todo. En la resistencia social, la crítica, la discusión y la organización, está el camino para empezar a luchar por una región más amigable, menos hostil y más duradera.

Reparto de cuotas y el panismo que se extingue en Coahuila

El panismo en Coahuila comenzó a languidecer desde que Marcelo Torres Cofiño asumió la presidencia del Congreso local, en 2018. En aquel año, por primera vez en la historia, el legislativo estatal estuvo conformado, mayoritariamente, por diputados y diputadas de oposición. La oportunidad de finalmente equilibrar el gobierno estaba en sus manos, pero Torres Cofiño y compañía pactaron con el entonces gobernador, Miguel Riquelme y los contrapesos, en ese momento, se murieron para garantizar la sobrevivencia.

El panismo coahuilense se está extinguiendo

Fue en 2017 cuando el panismo en Coahuila vivió su momento más esperanzador. Estuvieron cerca de ganar la gubernatura, de arrebatarle al PRI una administración que, cuando finalice el sexenio de Manolo Jiménez, cumplirá 100 años ininterrumpidos.

La elección entre Miguel Riquelme y Guillermo Anaya se definió en tribunales. Las autoridades dieron el triunfo a Riquelme Solís y Anaya, cabeza de la oposición coahuilense, se difuminó en la nada.

De esta manera, mucho antes de que se formalizara la alianza entre el PRI-PAN y el PRD a nivel nacional, el panismo en Coahuila se debilitó. A cambio de poco, en lo público y mucho, en lo privado, nadó de la mano del PRI y su reparto de cuotas.

En 2023, para renovar la gubernatura y el congreso local, pese a que el PAN formó parte de la coalición ganadora, como partido, en total, apenas superó el 6% de la votación total. Hoy la ciudadanía coahuilense ya no cree en el otrora partido opositor por excelencia.

Producto de la crisis que vive el panismo en Coahuila, actualmente únicamente gobiernan 4 de los 38 municipios de Coahuila, siendo el más importante Monclova, con el doctor Mario Dávila. Aunado a la capital del acero, también administran los municipios de Juárez, Candela y General Cepeda, los tres de mucho menor relevancia en materia demográfica, geográfica y económica.

En el congreso local, el PAN tiene a cinco representantes, sin embargo, la mayoría fueron votados a través del PRI, de la coalición, no de la fuerza de su partido.

El grupo político que gobierna en Coahuila tuvo y sigue teniendo la habilidad de "prostituir" a la oposición, de "cabildear" y negociar lo que sea con el fin de conservar privilegios y seguir administrando el poder a su antojo.

El acuerdo que enterrará al panismo en Coahuila

Finalmente, el que pudo haber sido el último clavo en el ataúd del panismo en Coahuila lo puso Marko Cortés, dirigente nacional del partido. Apelando a una acción de transparencia, pensó que era buena idea publicar el acuerdo político que firmó con representantes del PRI y del PRD, así como con Manolo Jiménez, para repartirse el pastel en caso de que la coalición ganara la gubernatura de Coahuila.

Así, Cortés creyó que poner a disposición de la opinión pública el acuerdo en el que se les otorgaban notarías públicas, organismos autónomos, candidaturas, secretarías, subsecretarías y demás posiciones políticas y sociales, era una buena idea para meter presión, para cobrar "el favor" que le hicieron al PRI para ganar una elección que, al final, ni siquiera fue competitiva.

Horas después de publicado el acuerdo, panistas del estado como Marcelo Torres Cofiño, alienados a lo que dicta Cortés, manifestaron su respeto hacia Manolo Jiménez, pero también exigieron que cumpliera el acuerdo.

Un día después, de manera contradictoria, el propio PAN Coahuila publicó un comunicado para informar que seguirán trabajando de la mano del gobernador, desdeñando, de manera indirecta, la petición y el reclamo de Marko Cortés.

Te puede interesar | PAN Coahuila ignora reclamo de Marko Cortés y se alinea con Manolo Jiménez

Pese a la rectificación, el PAN Coahuila ya no pudo inscribirse como parte de la Alianza Ciudadana por la Seguridad, que finalmente quedará integrada por el PRI, UDC y el PRD.

El Instituto Electoral de Coahuila determinó que el PAN tendrá que postular a sus propios candidatos, por lo que podría estar en riesgo su registro como partido estatal.

Hoy el panismo está viviendo horas extra en Coahuila; está conectado a un respirador, con latidos lentos y trompicados. No existe ni un solo elemento que llame la atención por su discurso, por su carrera o por sus propuestas.

Así como el PRI está en miras de desaparecer a nivel nacional, el PAN, en cualquier momento, será solo un satélite, un remedo de organización que, gracias a Marko Cortés, confirmó que solo existe para dotar de privilegios a unos cuantos a costa de las y los votantes.

Finanzas de Coahuila seguirán comprometidas con Manolo Jiménez

Las finanzas de Coahuila seguirán comprometidas durante todo el sexenio de Manolo Jiménez. A nivel presupuestal, la entidad no cuenta con el recurso suficiente para invertir más del 10% del dinero asignado en obra pública, tal como lo recomiendan organismos ciudadanos como el Instituto Mexicano para la Competitividad.

Finanzas de Coahuila: gasto corriente, deuda, publicidad, burocracia y poca inversión pública

Las finanzas de Coahuila no dan para solventar las principales demandas sociales del estado, tales como inversión en obra pública, mejoramiento de los servicios públicos, creación de vialidades, promover el desarrollo en los municipios más marginados, entre otras.

Para el ejercicio 2024, el Congreso del Estado aprobó un presupuesto de 68 mil 429 millones 328 mil 540.47 pesos, de los cuales el 32%, es decir, poco más de 21 mil millones de pesos, serán destinados únicamente para cubrir el concepto de servicios personales, es decir, la nómina de las y los trabajadores adscritos al gobierno del estado.

En contraste, Manolo Jiménez propuso, para el ejercicio presupuestal del 2024, una partida de 3 mil 916 millones 219 mil 194 pesos para el concepto de inversión pública, es decir, apenas el 5.7 por ciento de todo el recurso asignado para el año que recién comienza.

Las finanzas de Coahuila, si no redistribuyen el recurso, no dan para promover más inversiones y esto, por consecuencia, aleja la posibilidad de que más personas salgan de la pobreza.

En materia de deuda pública, Coahuila tendrá que pagar, este 2024, 6 mil 872 millones 769 mil 046.57 pesos, es decir, el 10.04% de todo el presupuesto de la entidad y poco menos del doble del dinero que se destinará para inversión pública.

Finanzas de Coahuila estancadas e inversión para "ocultar" el problema

Presupuestalmente, las finanzas de Coahuila están paralizadas. Desde el 2011, las autoridades estatales tienen poco margen para desarrollar mayor inversión pública.

Manolo Jiménez Salinas, nuevo gobernador de Coahuila, promueve en su discurso que se "vienen grandes cambios para Coahuila". A través de la romantización del discurso, Jiménez asegura que, "en unidad", Coahuila saldrá adelante y crecerá a "pasos de gigante".

De esta manera, para promover el mensaje, su administración destinará 900 millones de pesos en publicidad oficial, una cifra que supera a los 700 millones destinados en 2023 por el gobierno de Miguel Ángel Riquelme.

Estos 900 millones de pesos supondrán un gasto promedio de casi 2 millones y medio de pesos diarios, cifra que dista del millón 700 que se erogaba durante la gestión de Riquelme Solís.

Los modelos de gobierno en Coahuila, al menos en los últimos años, parecen réplicas, clones que solamente modifican al hombre que toma las decisiones, pero no las formas ni las maneras de comunicarse con las personas.

Te puede interesar | manolo jiménez contempla 900 millones de pesos para publicidad oficial

Así, Manolo Jiménez, más allá de los acontecimientos que sucedan y que no estén en sus manos, se dedicará a enviar mensajes a través de redes sociales, a llevar buena relación con los medios gracias a la formación de millonarios convenios publicitarios, tendrá pocas críticas en la opinión pública interna, se tomará fotografías en todos los eventos y su equipo de comunicación, con mensajes huecos y sin sustancia, presumirá que se está trabajando por lograr que los coahuilenses vivan en el paraíso.

La realidad contrasta con el discurso. Las finanzas de Coahuila no dan para generar desarrollo a través de la inversión pública. La administración estatal se tendrá que aferrar a los inversionistas extranjeros, a atraer empresas que generen empleos mejor pagados. Sin embargo, un estado con poca inversión no se hace atractivo para un inversionista y, en el caso de Coahuila, el rezago en infraestructura es abrumador.

Obras de relumbrón que desquiciaron el tráfico en Torreón

En 2023 fueron inauguradas obras de "relumbrón" que lucen y que se ven bien en la foto, pero que desquiciaron el tráfico en Torreón.

El crecimiento desordenado de la ciudad está provocando congestionamientos viales en las principales arterias de la ciudad. La motorización de la zona metropolitana está dificultando la movilidad de las personas.

Tráfico en Torreón se agrava por mala planeación

Este 2023, el entonces gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, así como Manolo Jiménez Salinas, Román Alberto Cepeda, entre otros, inauguraron el Sistema Vial Cuatro Caminos, un paso deprimido que recorre el bulevar Independencia justo frente al centro comercial que lleva el mismo nombre.

La justificación para realizar la inversión superior a los 550 millones de pesos era desahogar el tráfico que se generaba en el semáforo ubicado sobre el bulevar Independencia y Prolongación Cuauhtémoc, sin embargo, éste se ha intensificado.

El Sistema Vial Cuatro Caminos fue vendido como la solución para erradicar la congestión vial de la zona, sin embargo, al haber cerrado las vueltas hacia las colonias que están alrededor, aumentó el número de vehículos que hacen largas filas para poder incorporarse a las colonias San Isidro o Estrella.

Por otro lado, si el camino es de oriente a poniente, es decir, hacia el centro de la ciudad, las filas para ingresar al centro de la ciudad también son largas, ya que se diseñó un pequeño acotamiento para ingresar a la calle Comonfort, mismo que se satura por lo estrecho del camino.

Así, el flujo vehicular, que se pensaba ágil y sin interrupciones, se ha convertido en un cuello de botella. Los tiempos de traslado son más largos y la movilidad para las personas que no tienen automóvil también se ha complicado.

Otra obra que pretende aligerar el tráfico en Torreón es el Giro Independencia. Una glorieta con paso a desnivel ubicada sobre el bulevar Independencia y el Periférico Raúl López Sánchez que pretende dar flujo continúo a los miles de autos que transitan por el sector.

Para esta obra, el municipio invertirá poco más de 250 millones de pesos, pero no tiene la certeza de que se aliviará el tráfico en la zona.

Asimismo, se inauguró el paso vial Villa Florida, otra obra que pretendía erradicar la fila kilométrica que se formaba sobre el bulevar la Nogalera hacia el periférico. Actualmente, la carga vehicular sigue siendo la misma. El tránsito denso no se erradicó.

Tráfico en Torreón y desorden urbano

Otro problema que está agravando el tráfico en Torreón son los desarrollos comerciales y residenciales que se están construyendo al norte de la ciudad.

Para dirigirse hacia el norte, la única vía de acceso, a través del bulevar Independencia, es el Sistema Vial Centenario, también conocido como Nudo Mixteco. La vía de tránsito, en ese lugar, se reduce a un carril, pero la mayoría de las personas que viven y se están mudando hacia ese sector de la ciudad está creciendo a borbotones.

Frente al Territorio Santos Modelo, por ejemplo, están por terminarse unas torres de departamentos que hospedarán a cientos de familias. Naturalmente, al no haber suficiente transporte público en la zona, cada una de las familias contará, al menos con un automóvil. Lo mismo sucede con las torres de Almanara y con más complejos de departamentos ubicados en el sector Senderos.

De esta manera, se van a multiplicar la cantidad de autos que estarán moviéndose desde el oriente, sur y poniente de Torreón, pero la ruta de acceso solo es una, situación que está agravando el tráfico en Torreón y entorpeciendo la movilidad urbana.

¿Qué está pasando con el desarrollo urbano en Torreón? ¿Dónde quedó el ordenamiento territorial? ¿Por qué construir sin prever los problemas que se pueden avecinar en el futuro mediano, cercano y a largo plazo?

Hoy las autoridades están obligadas a gastar millones de pesos para mitigar el impacto del crecimiento desordenado de la ciudad y de la Zona Metropolitana de La Laguna. Los recursos son escasos, el municipio se está motorizando más que nunca, el transporte público está pensado solo para las personas que no tienen posibilidad de adquirir un vehículo, no como una alternativa eficaz de movilidad para cualquier ciudadano independientemente de su capacidad económica.

Te puede interesar | sistema vial cuatro caminos; una obra hecha para la iniciativa privada

En Torreón se están haciendo, cada día, más palpables los efectos del crecimiento desorganizado. La calidad de vida, a través de la movilidad, se está deteriorando. Los urbanistas están escondidos o ignorados o no son contemplados para generar proyectos de movilidad incluyentes, amigables con el medio ambiente y con miras a futuro.

La identidad lagunera: crisis interna de un adolescente

La identidad lagunera está en construcción. La comunidad nativa de la zona que une a Coahuila y Durango aún es adolescente. Pareciera que 120 o 130 o 140 años no son suficientes para gestar el valor identitario de un lugar.

La Laguna es una región de contrastes. Lugares comunes abundan para describir el crecimiento y el desarrollo desordenado de toda la Comarca: "vencimos al desierto", "la ciudad de los grandes esfuerzos", "tierra de gente trabajadora" y otros más. La agricultura se industrializó. Llegaron las empresas mineras, personas de todas partes del país y de casi 90 países alrededor del mundo. La influencia cultural en La Laguna proviene de la Europa occidental, de medio oriente, de Asia, pero también de Tlaxcala, de Zacatecas, Chihuahua y del centro de México.

¿Qué es la identidad lagunera?

¿Qué es la identidad lagunera? El doctor Sergio Corona Páez (q.e.p.d) escribió en el texto "Historia e identidad en la Comarca Lagunera", que las personas que aquí nacieron y radican no necesariamente se definen como parte de conceptos contemporáneos que tienen relación con la urbanización de la región, ni con entidades privadas que se asocian como orgullosamente laguneras, tales como el Santos Laguna o empresas transnacionales como Soriana, LALA, Peñoles, entre otras.

"Los laguneros somos verdaderamente aguerridos y nos enorgullece serlo. Así nos aceptamos, nos queremos y de ello blasonamos. No debe pensarse que esta mentalidad que nos caracteriza surgió de la noche a la mañana. Su formación corresponde a un secular proceso de larga duración que aún continúa.", escribió Corona Páez.

La palabra aguerridos podría definir de mejor manera la capacidad de resistencia que tienen los laguneros. Y es que soportan la falta de agua, el clima extremoso, la contaminación, los paupérrimos salarios, la falta de conectividad eficaz a través del transporte público, los malos gobiernos y las pocas opciones para el desarrollo a través de la movilidad social.

La identidad lagunera se comenzó a gestar a finales del siglo XVI, en 1598, cuando por la compañía de Jesús se crearon algunas asentamientos que identificaron la generosidad de la tierra. Así, surgieron vinícolas, explotaciones mineras y actividades dedicadas al campo. Los ríos Nazas y Aguanaval estaban vivos. Los humedales no estaban intervenidos. La prosperidad natural estaba en su mayor esplendor. La actividad humana aún no comenzaba a truncar la esperanza de vida de una región que creció desorbitadamente y que, en estos tiempos, pudiera estar entrando en una espiral decadente.

El concepto de la identidad lagunera tiende a ser reduccionista. Muchas personas que jamás han visitado La Laguna identifican a la región por las empresas o por el equipo de futbol o por la cercanía con Monterrey, Nuevo León. Torreón, Gómez Palacio, Lerdo, Matamoros, Francisco I. Madero, Viesca, San Pedro, Mapimí, Tlahualilo, Cuencamé y compañía han luchado toda su existencia por definirse. Por dejar atrás las estigmatizaciones, por consolidarse como un ente sólido, con virtudes, defectos y características que definan, a pie juntillas, la identidad lagunera.

¿Qué hemos hecho con la identidad lagunera?

La pregunta que surge en esta editorial es, ¿qué hemos hecho con la identidad lagunera? ¿Cómo la estamos gestando? ¿Cómo nos definimos?

"La misma capacidad anímica, reflexiva, creativa y empresarial para fabricarse un destino a partir de los elementos y coyunturas que ofrecían las circunstancias, fueron manejadas por los laguneros para abrirse paso a través de las cambiantes condiciones políticas, sociales y económicas del siglo XX. La modificación de las leyes en torno a la tenencia de la tierra y el reparto agrario fueron sucesos que cambiaron las formas de producción vigentes desde el porfiriato, dando carta de ciudadanía a un amplio sector de agricultores minifundistas que carecían de una mentalidad empresarial...", escribió Sergio Corona Páez.

Y es que, más allá del pan francés y las gorditas y la reliquia adoptada de Zacatecas y el futbol y el Unión Laguna y el Santos, los laguneros se distinguen, como escribió el ex cronista de Torreón e historiador, por adaptarse a los cambios, por no sucumbir ante la crisis de inseguridad, por emprender, por tratar de fabricarse su destino, aunque éste se resista y se niegue a transformarse.

Resta visitar un barrio, un lugar olvidado por las autoridades y por la misma sociedad, para darse cuenta que el tiempo no pasa, que la identidad lagunera está en sus callejones. Que los días son iguales, que la desintegración es un platillo que se come diario. Que la mona y el chemo y la mota y la caguama con elementos que ayudan a dibujar un panorama menos sombrío, más cálido, más habitable.

Basta recorrer los cinturones de pobreza de la región para estudiar sus raíces, sus porqués. No es normal tener bombas succionando agua las 24 horas del día, no es normal tener dos o más trabajos para salir adelante. No es normal tener uno o dos o hasta tres tinacos en casa. No es normal creer que un equipo de futbol nos identifica solo porque en su nombre viene la palabra "Laguna".

Hoy, en plena crisis hídrica e identitaria, es importante que, como comunidad lagunera, trabajemos, luchemos y reflexionemos para definirnos como un ente sólido que ayude a preservar la vida del futuro. La Laguna creció como una tierra de abundancia, pero se está perdiendo en medio de intereses empresariales y políticos que están poniendo en peligro la fuente de vida de la región: el agua.

Te puede interesar | buscan frenar la sobreexplotación del acuífero

El agua pudiera ser un valor de identidad que una a los laguneros. Por el agua comenzaron los primeros asentamientos y por ese mismo motivo, en un futuro, nos tendremos que desplazar.

Vayamos a las raíces para salvar a una región de los intereses de unos cuantos. La identidad lagunera se comenzó a construir en base a lucha y resistencia. Ojalá estos valores retomen su vigor para consolidar a una región que está profundamente lastimada por la ambición desbocada de unas cuantas familias que, irónicamente, se dicen orgullosamente laguneras.