Riquelme sale a la defensa de boda: "protocolos sí se cumplieron"

Al darse a conocer videos e imágenes de la boda del hijo de Marcelo Torres Cofiño, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, dijo que sí se cumplieron los protocolos sanitarios.

El mandatario estatal señaló que todas las bodas que se llevaron a cabo en el estado este fin de semana sí tenían autorización y fueron verificadas por las autoridades competentes e ironizó al decir que sólo falta que tengan que dejar de guardia a inspectores para que todo esté en orden.

"Todos fueron checados, incluyendo esa boda y los protocolos de inicio se cumplieron. A la hora que se presentaron los inspectores los protocolos establecidos fueron cumplidos y la capacidad que tenemos, pues yo creo que a la otra vamos a tener que dejar gente de planta en las bodas, la realidad es que fueron cumplidos los protocolos", comentó.

Riquelme agregó que no le gustaría polemizar el tema, que fue un evento privado y que por respeto a las y los asistentes no realizaría más comentarios.

Te puede interesar: Hijo de Marcelo Torres celebra abultada boda con Coahuila casi en rojo por COVID-19

De acuerdo con información que trascendió en redes sociales, la boda se llevó a cabo en un conocido salón de fiestas de la ciudad de Torreón. En éste acudieron, al menos, 108 personas, pero existen otras versiones que aseguran eran poco más de 200.

El último decreto emitido por el propio Riquelme indica que, hasta nuevo aviso, estarán prohibidas las reuniones privadas superiores a las 15 personas, sin embargo, aclararon que sí se podrían llevar a acabo aquellas que ya estuvieran autorizadas siempre y cuando no rebasaran los 50 asistentes.

En la respuesta que ofreció el mandatario estatal, no hizo ningún comentario acerca de estos lineamientos que él mismo impuso, en coordinación con los subcomités regionales de salud, desde inicios del mes de noviembre.

UIF investiga boda amenizada por Julio Preciado en San Pedro, Coahuila

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda ya está investigando a los organizadores de la boda amenizada por Julio Preciado en San Pedro de las Colonias, informó el gobernador Miguel Riquelme.

Luego de que se filtraran en redes sociales fotografías de la boda en donde, al menos, acudieron más de 300 invitados, Riquelme informó que nadie desafía a la autoridad, por lo que presentaron una denuncia para quien o quienes resulten responsables.

En rueda de prensa desde el Centro de Convenciones de la ciudad de Torreón, Riquelme confirmó la intervención de la UIF en la investigación y aclaró que, no por este hecho, se endurecerán las medidas para mitigar los contagios de la enfermedad covid-19.

"Se puso la denuncia, hay abierta una carpeta de investigación, estamos checando absolutamente toda la situación, incluyendo la financiera para poder determinar responsabilidades añadidas a lo que estamos hablando, porque de lo que estamos hablando es de una falta administrativa, de una boda que no debió hacerse, pero la situación, que ya platicamos en su momento; presencia de escoltas, evitar a la autoridad el ingreso a la finca y, sobre todo, la presencia de grupos musicales y cantantes. Es lo que estamos checando a través del SAT", comentó Riquelme.

Te puede interesar: UIF congela cuentas de exalcaldesa de Gómez Palacio: ella lo niega

La Fiscalía General del estado de Coahuila ya presentó la denuncia y se dio a conocer que el Gobierno de Coahuila decidió investigar la situación financiera, con la intervención de la UIF, para conocer cómo pudieron pagar el grupo musical que amenizó el evento.

"Hemos solicitado apoyo a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y al SAT para poder determinar cómo se dio. No es un evento común, hay la contratación de un artista y de grupos y es parte de la carpeta de investigación". 

La boda se realizó el sábado 12 de septiembre y, aunque la autoridad llegó para suspender el evento, los organizadores se resistieron y terminaron el festejo hasta pasadas las 2 de la mañana.

"

Vestida de blanco

Por Elena Palacios

Aunque no soy muy creyente, me acostumbré a visitar la capilla sabiendo que aquí la vería. Algunas veces se ocupaba en cambiar las flores de los jarrones y yo le ofrecía ayuda con cualquier pretexto; lo más común era encontrarla en el rezo, sus labios se movían sin llegar a abrirse, el murmullo de su voz me recordaba el zureo de las tórtolas; las manos juntas y la vista en lo alto, como esa imagen de la Virgen junto a la cruz. Ver a mi amada era lo mismo que ver un ángel y yo no podía sino admirarla en silencio. 

Hoy la espero en esta capilla donde la conocí hace tiempo y donde la busqué cada mañana. Llegará puntual, vestida de blanco y perfumada de lirios y de nardos. Los minutos que faltan forman un nudo de nervios que me rebotan de la garganta al estómago. Me acomodo la corbata y aliso imaginarias arrugas en el traje que compré para este día. Es la primera vez que uso traje y corbata.

Volteo hacia atrás y veo que el sitio está lleno. Es muy apreciada y nadie en el vecindario quiso faltar a la ceremonia. Ella fijó la fecha: segundo domingo de pascua. Es la última semana de marzo y lo quiso así para que la misa se adornara con azucenas blancas. Se lo dije varias veces: que parecía una azucena. 

La música del órgano avisa que vamos a comenzar. El cura se planta frente al altar para recibirla. Viene por el pasillo, con paso firme a pesar de la brevedad de sus pies. Toda de blanco, como tantas veces soñé. Trae en las manos un ramillete de rosas y su frente se adorna con florecillas cortadas antes de la salida del sol y que sus hermanas entretejieron con listones de seda.

Más de Elena Palacios: Sin alas

Por instantes cierro los ojos para juntar mis recuerdos de ella. Me enamoraron sus manos inmaculadas, como palomas de paz, el mechón rubio que siempre indomable escapaba del tocado, y sobre todo, me apasioné con sus pecas: polvo de oro salpicado en la palidez de las mejillas. 

Se lo dije: que la quería y la quiero, que no me lo tomara a mal, que le proponía casarnos, vivir juntos, tener niños, criarlos, hacernos viejos. La sorpresa de mi arranque le encendió el rostro y la vergüenza asomó por su mirada. No respondió, se fue abandonando las flores marchitas en el piso de mosaicos, a un lado del jarrón. Aún recuerdo el ruido de sus pasos al huir de mí, el vuelo de su falda como aleteo de mariposa asustada.

Pero soy paciente y seguí buscándola, haciéndome el encontradizo. Y logré descubrir su amor. Me quiere. Lo adivino por el calor que la recorre hasta calentarle las manos que a toda costa logro rozar; también por el fuego que enciende lumbre en sus pupilas. Me quiere y lo noto en el temblor que su boca no apacigua. Sé que me quiere porque la voz le vibra cuando me habla.

Ya no hay más pasillo, la espera acabó, vestida de blanco, la novicia se encuentra frente al altar, dispuesta para casarse con Cristo.

¿Yo?, yo soy el jardinero y el chofer del convento y usé los ahorros de dos años de trabajo para comprar un traje oscuro, una camisa blanca y una corbata fina. No podía presentarme de otra manera a esta ceremonia en la que pierdo a la mujer que amo.

Exhiben "boda millonaria" de sobrina de los Moreira

El pasado fin de semana, San Miguel de Allende fue escenario de una boda, situación que no llamaría la atención si no fuera porque se trataba del casamiento de la sobrina de Rubén y Humberto Moreira, ex gobernadores de Coahuila.

El padre de la novia, es Carlos Ariel Moreira, hermano de los ex mandatarios coahuilenses y otrora líder magisterial de la Sección 5 del SNTE, ya que actualmente es líder de la 38.

Según las imágenes que fueron exhibidas por el diario Reforma y que le han dado la vuelta a las redes sociales, el único ausente fue Humberto Moreira, ya que no apareció en ninguna de las fotografías. Por otra parte, Rubén Moreira, actual Secretario General del Partido Revolucionario Institucional, sí se le vio en el evento.

En redes sociales, fueron captados algunos comentarios en contra del líder magisterial, quien fue señalado por utilizar de manera indiscriminada los recursos del sindicato para sus propios fines.

Además, una fuente le informó al diario Reforma que la boda fue gratuita para todos los invitados; incluyó almuerzo, comida, cena, servicio a cuarto y comilona. Además, las 250 personas que asistieron al casamiento tampoco tuvieron que pagar hotel y disfrutaron de servicios de vinos nacionales e internacionales.

Por último, el mismo gremio magisterial acusa al hermano de los ex gobernadores de haber dejado sin servicio médico a los maestros pensionados del estado.