Irán e Israel, ¿todos contentos?

Mientras cientos de drones explosivos y misiles iluminaban junto a la defensa antiaérea el cielo nocturno de Israel, a nivel mundial, las búsquedas más significativas en Google eran en torno a la tercera guerra mundial, cómo sería y sus posibles consecuencias.

Ciertamente, el conflicto en esa zona de Asia occidental tiene todos los ingredientes para incendiar un conflicto bélico de dimensiones apocalípticas, pero, por encima de lo “espectacular” de los ataques de Irán en territorio de Israel, mientras el mundo estaba en vilo, el explosivo intercambio parece haber dejado discretas sonrisas en los dos protagonistas y en sus aliados.

Al parecer, cada uno de los participantes obtuvo su “ganancia” en lo que es un peligroso acto de equilibrismo que, aún en estos días, podría desatar el infierno donde las grandes potencias se vean arrastradas a un indeseado choque.

Para empezar, Israel es una potencia nuclear con unas 300 bombas atómicas “no declaradas”, y cuenta con el apoyo irrestricto de Estados Unidos, Inglaterra y Francia, también potencias nucleares.

Por el otro lado, Irán, potencia regional cuya posesión de armas nucleares es un misterio, pero es uno de los tres países del mundo que han conseguido poseer misiles hipersónicos de largo alcance y cuenta con el respaldo de los otros dos países con tecnología hipersónica; Rusia y China.

El ataque israelí del 1 de abril en la sede diplomática de Irán en Siria con un misil lanzado desde un avión F-35 de última generación fue un abierto acto de guerra y aunque el caso se llevó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los aliados de Israel encabezados por Estados Unidos evitaron que se tomara una decisión o siquiera condenar el acto.

El sábado, cuando el régimen persa lanzó su ataque, el Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javd Zarif, dijo que era una respuesta al ataque israelí en su embajada, y estaba amparado en el Artículo 51 de la Carta de la ONU, que habla sobre la legítima defensa, ¡y tenía razón!

Al reunir las piezas después del ataque, el periodista financiero Alberto Iturralde cree tener una respuesta a lo que parecía un sinsentido de incendiar el mundo.

Después del ataque a su sede diplomática, Irán prometió venganza, pero se tomó su tiempo y trazó un plan que lo dejara en buena posición ante su pueblo, ante el mundo musulmán, y ante sus socios estratégicos, Rusia y China, pero también ante sus rivales.

Al menos tres días antes, el gobierno iraní avisó a Estados Unidos, es decir, Israel sabía lo que venía, incluso medios occidentales, como Bloomberg, hablaban un día antes del evento, de la posibilidad de 500 drones y cientos de misiles, según inteligencia estadounidense.

El ataque llegó el sábado, “Sabath”, día de asueto para el país Hebreo. Durante más de seis horas, cientos de drones con motor de pistón y hélice de dos paletas, cubrieron los cerca de mil 500 kilómetros de distancia entre ambos países, dando tiempo a que todos se prepararan.

Los drones, algunos rechazados en 2022 por Rusia para la guerra en Ucrania, eran en cierta forma, “material de desecho”, pero sirvieron para saturar la llamada “Cúpula de Hierro”, la defensa antiaérea de Israel, en lo que decenas de misiles balísticos y de crucero buscaban llegar a sus objetivos.

Aunque la gente buscó en masa los refugios subterráneos, ninguna ciudad recibió ataque, ningún edificio civil fue impactado, todos los ataques llevaban como mira objetivos militares.

Junto con sus países aliados, Israel informó que habían interceptado el 99 por ciento de todos los ataques, ¡éxito para Israel!

En redes sociales circularon videos donde los misiles iraníes hicieron diana en bases militares de Israel, ¡éxito para Irán!

Miles de iraníes salieron a festejar la venganza “Israel es vulnerable”. A la par, miles de palestinos salieron a las maltrechas calles de Gaza a celebrar que luego de más de seis meses, ese día no recibieron ataque del ejército hebreo y, ¡mejor aún!, su enemigo estaba bajo fuego.

Tras atacar por primera vez suelo Israelí, Irán se dio por bien servido, informó que su venganza había concluído y como mensaje directo a sus rivales de sus capacidades, en medio del ataque lanzó unos 7 misiles hipersónicos que impactaron en las bases aéreas de Ramón y Nevatim.

Tras la venganza iraní, Rusia envió una fragata de guerra a la zona y afirmó su respaldo a Irán, mientras que Estados Unidos se dijo comprometido a defender a Israel, pero el gobierno también difundió un comunicado de una llamada entre el Presidente Joe Biden y el Primer Ministro Netanyahu, donde le pedía detener cualquier agresión a Irán.

Además, EU dijo que no participaría en futuros ataques contra Irán, ¡éxito para la diplomacia de Biden en detener una escalada!

El ex Primer Ministro de Inglaterra, actual ministro de Relaciones Exteriores, David Cameron, celebró la defensa de Israel y también pidió no atacar de nuevo a Irán.

¿Y qué ganó Israel?

Después de gastar unos mil millones de dólares en los misiles lanzados por su “Cúpula de Hierro”, las buenas noticias llegaron rápido, Chuck Schumer, dirigente del Senado, informó que había consenso para someter a votación el paquete de ayuda económica a Israel.

Te puede interesar | Terrorismo nuclear

Mike Johnson, líder del Congreso, informó que esta misma semana se votará un paquete por unos 95 mil millones de dólares, donde viene incluída la ayuda para Israel y Ucrania.

Los congresistas republicanos, negados desde el año pasado a votar un paquete de ayuda para la guerra en Ucrania, tienen ahora, en el ataque de Irán, una perfecta justificación para votar un paquete de ayuda a Israel, justo ahora que los votantes, impactados por ver los misiles y drones en el cielo israelí, vean justo mandar miles de millones de dólares en ayuda militar.

La votación deberá ser ahora que no se nota que el apoyo se convertirá en armas para Israel, algunas para reponer sus defensas antiaéreas y otras que serán usadas contra los palestinos. ¡Éxito para la industria militar estadounidense!​

Una sombra para el asombro

¿Es la luz ficticia la que más encanta?

Puede que de noche podamos ver el sol pero será tan oscuro el amanecer

que el mar lo habrá tragado como una ola.

Carlos Reyes

Huir de la sombra

Se dice que hace muchos años, en las sombras de lo que conocemos como el inicio de nuestra cultura occidental, dos fuerzas poderosas convertidas en dioses (Apolo y Dionisio) se reconciliaron, dejaron de pelear y al hacerlo dieron origen a lo que hoy en día todavía llamamos Teatro.  Se cuenta también que, por esos días, existía la posibilidad de vivir una experiencia llamada asombro.

Ese, se dice, fue el inicio de este nuestro cuento, de nuestra cultura, de este nuestro sendero; un trayecto que ha sufrido muchos olvidos, giros inesperados, perdidas de sentido y cambios. La narrativa fue alejándose poco a poco de ese lugar inicial lleno de sombras y misterio. Y se dirigió cada vez más vehementemente a la luz y al intento de la total certeza. Quedando muertas a las orillas de este camino, muchas ideas, muchas creencias y reflexiones. Se podría decir que eso que nació de aquella lejana reconciliación rodeada de bastantes oscuridades, se ha ido muriendo poco a poco, como lo hacemos inevitablemente día a día todos aquellos que hoy tenemos vida.

¿Es la luz ficticia la que más encanta?

Puede que de noche podamos ver el sol pero será tan oscuro el amanecer

que el mar lo habrá tragado como una ola.

Carlos Reyes

En medio de ese trayecto un día llego a nuestra cultura la luz, pero no me refiero a la luz provocada por el otrora llamado Helios y el ahora llamado más comúnmente sol, me refiero a otro tipo de luz, una que al parecer nació del ingenio humano, una luz menos misteriosa, menos divina, una que por el contrario es más posible manipular al antojo, deseo y voluntad de quien la “creó”.

Esta nueva luz resulto tan pero tan impactante, tan encantadora que casi todos nos dirigimos hacia ella como quien va al encuentro con lo mas amado. Empezó entonces, una violenta carrera por estar todo el tiempo y cada vez más cerca de ella, lejos de cualquier clase de sombra. El misterio, la oscuridad y lo no visible empezaron a ser conceptos, ideas y formas de vida no deseada.  Hasta que hubo un día en que se dijo que lo mejor era permanecer siempre bajo esta luz y que todo tenía que ser revelado por completo, expuesto en su totalidad, se dijo que solo eso era la verdad, que lo único que tenía sentido era aquello que se podía quedar lejos de la sombra, aquello que carecía de cualquier tipo de misterio y oscuridad.

Una vez que esto se hizo habito y con ello se describió el camino por andar, paso algo tal vez inevitable o tal vez no.

Como quien usa un cuchillo para saciar su hambre, algunos empezaron a usar el teatro y muchas cosas más para hacerle caso al nuevo habito luminoso. Casi todo se volvió útil y en servicio de la nueva luz.

 A diferencia de lo que paso en aquella casi utópica reconciliación, el escenario, las artes escénicas y muchas cosas más, se usaron para hacer visible todo o casi todo, pues se dotaba de un gran poder a todo aquel que dejaba sin sombra algo o quien permanencia visible y expuesto bajo ese manto llamativo llamado también en ciertos momentos reflector. Esto fue muy atractivo, la sensación de poder, de que era posible estar por encima de algo, que se podía disponer de lo que se necesitara, hizo que eso se volviera una manera de vivir.

Así empezó y se hizo solida la época del adoctrinamiento o disciplinamiento, de la lucha, del deseo por derrumbarlo todo. Todo tenía que derrumbarse para que no existiera nunca mas una sombra. Fue así como empezamos a huir de las sombras. Y todo aquel que no lo hiciera seria condenado, desterrado y si es posible aniquilado.

Te puede interesar | Días perfectos

Fue tanta la luz, que la reconciliación se volvió otra vez una guerra interminable y sangrienta. Esas fuerzas vueltas dios (Apolo y Dionisio) dejaron su tregua y volvieron a luchar a tratar de imponer su poder el uno sobre el otro. Y nos hizo olvidar que sin sombra no hay asombro, solo hay oscuridad.

En esta oscuridad no se puede volver a soñar, es una oscuridad saturada de luz.

Ahora les sugiero escuchar y ver la presentación del libro

ESCUCHANDO SUEÑOS

Gracias Shaday, Giulianna, Rubén y Fran por mantener la posibilidad del asombro y la sombra.

Terrorismo nuclear

Lanzar los dados no es la manera de tratar la seguridad nuclear”

Rafael Mariano Grossi

Director de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

La central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa que consta de seis reactores con combustible de uranio, está bajo ataque.

Controlada por el ejército ruso desde la guerra iniciada en febrero de 2022, las instalaciones han sido dañadas por bombardeos y últimamente por drones, y aunque parezca una total locura, se han lanzado misiles en sus cercanías que pusieron en riesgo de un accidente nuclear, no solo a Rusia y Ucrania, sino a toda la región euroasiática.

La Agencia Internacional de Energía Atómica, dependiente de la ONU, mantiene desde septiembre de 2022 una misión en la planta nuclear, y ha constatado los repetidos ataques hacia las instalaciones, el último ocurrido el domingo 7 de abril con drones, uno de los cuales impactó en el reactor 6, provocando al menos la muerte de una persona.

“El domingo, ataques directos a la planta nuclear de Zaporiyia, marcaron el mayor escalamiento de seguridad nuclear, incrementando significativamente el riesgo de un accidente nuclear”, dijo Rafael Mariano Grossi, director de la AIEA.

La planta se encuentra al sureste de Ucrania, en el óblast (estado o departamento) de Zaporiyia, una de las regiones prorrusas que mediante un referéndum decidieron anexarse a la Federación Rusa. La planta se encuentra cerca de Crimea, a unos 500 kilómetros al sureste de Kiev y a unos 700 kilómetros de al suroeste de Moscú.

Un accidente afectaría principalmente a Crimea y las regiones recién anexadas a la Federación Rusa de Zaporiyia, Jersón, Donetsk y Lugansk, pero también a la rusa Rostov y a la ucraniana Kiev, aunque los efectos de la radiación afectarían a países europeos de la OTAN, como Alemania, Polonia, incluso Turquía.

“Nadie puede obtener beneficio alguno o ganancia ni política ni militar con estos ataques a las instalaciones nucleares”, dijo Grossi.

A modo de perspectiva, viajemos unos 400 kilómetros al norte de esta planta, al 26 de abril de 1986, en la ciudad de Pripyat, Ucrania, donde el Reactor 4 de la planta Vládimir Ilyich Lennin, conocida como Chernobyl, estalló expulsando todo tipo de isótopos radioactivos producto de la fisión de plutonio.

Estimaciones posteriores señalan que el mayor accidente nuclear en la historia arrojó radiación al ambiente equivalente a 500 veces lo emitido por la bomba atómica de Hiroshima, que afectaron directamente a 13 países de Europa, provocó la evacuación de más de 116 mil personas de poblaciones que se volvieron inhabitables por más de 100 años y generó una nube radiactiva que tuvo efectos para todo el hemisferio norte del planeta.

Desde febrero de 2022 que las instalaciones fueron tomadas, rusos y ucranianos se culpan mutuamente de lanzar bombardeos sobre la planta, que fue gradualmente apagada para no generar electricidad.

A petición de los rusos, en abril de ese año, la AIEA envió una misión con expertos en balística que analizaron los bombardeos constantes sobre la planta, pero nunca emitieron conclusiones.

En Ucrania hay otras tres centrales nucleares; Rivvne, Kimelnistki, Yutznokrainsk, ninguna de las cuales ha reportado ataques o agresiones, solo la de Zaporiyia, ubicada más cerca del territorio ruso.

En abril de 2023, el periódico inglés, The Times, publicó que en distintas ocasiones, el ejército ucraniano intentó recuperar militarmente la central eléctrica.

De acuerdo con sus fuentes militares, en una de esas incursiones, Estados Unidos ayudó a los ucranianos con las coordenadas para atacar con misiles HIMARS, (cohetes con cabeza explosiva de 120 kilogramos guiada por GPS) las inmediaciones de la ciudad de Energodar y las inmediaciones de la planta nuclear.

En el verano de 2023, mientras la “contraofensiva” del ejército de Ucrania fallaba en romper las defensas rusas, el Presidente Volodimir Zelenski informó que, en base a información de inteligencia, los rusos habían colocado explosivos en torno a los reactores nucleaes y dispositivos de enfriamiento, y aunque la misión de la ONU presente en el sitio desmintió las acusaciones, en Europa y Estados Unidos la versión que predominó fue la del mandatario ucraniano.

En respuesta a Zelenski, los congresistas de Estados Unidos, el republicano Lindsey Graham y el demócrata Richard Blumenthal, presentaron de manera conjunta una iniciativa legal para que, en caso de que Rusia o sus aliados detonaran una bomba atómica o provocaran un accidente nuclear en la planta de Zaporiyia, se tomara como un ataque a toda Europa y por ende, a los países OTAN, lo que debería generar una reacción militar de toda la Organización Atlántica contra Rusia, es decir, la tercera guerra mundial.

De acuerdo con expertos nucleares, los reactores de Zaporiyia no son tan inestables como los de Chernobyl, están mejor aislados y tienen medidas adicionales de seguridad, pero un corte en la energía eléctrica que mantiene el sistema de enfriamiento, podría provocar el derretimiento del material radoactivo y la expulsión de radiación perniciosa al ambiente.

Te puede interesar | Ecuador e Israel

Los 178 miembros de la AIEA presentes en la planta de Zaporiyia reportaron explosiones cercanas a las instalaciones hasta noviembre del año pasado, pero este mes de abril reiniciaron los ataques directos, ahora con vehículos aéreos no tripulados.

“Los ataques del domingo, por fortuna no comprometieron la seguridad nuclear de una manera seria”, dijo Grossi, “pero sería irresponsable de nuestra parte asegurar que futuros ataques no lo harán”.

“Lanzar los dados no es la manera de tratar la seguridad nuclear”.

Ecuador e Israel

Dos casos inéditos hemos visto recientemente sobre la violación al territorio de otro país, a través del ataque a sus embajadas, uno con militares y policías, otro con un misil guiado que estalló con precisión; los ejemplos ecuatoriano e israelí.

¿Existe relación entre ambos casos, además del desprecio al derecho internacional en materia diplomática?

Al explorar en las posibles motivaciones de ambos mandatarios; Daniel Noboa y Benjamín Netanyahu, encontramos un momento turbulento en sus mandatos que tal vez quisieron cubrir con una escalada, con un “huir hacia adelante”.

En ambos casos los mandatarios estudiaron en universidades de Estados Unidos y tienen un gran respaldo del gobierno estadounidense.

En el caso de Netanyahu sigue recibiendo, aún de manera oculta a los electores estadounidenses, bombas y misiles que le han permitido continuar sus operaciones militares en la Franja de Gaza.

En el caso de Noboa, quien nació en Miami, Florida, en 1987 y es hijo de la familia más rica de Ecuador, ha recibido en dos ocasiones a la Jefa del Comando Sur de Estados Unidos, con quien firmó acuerdos de seguridad marítima y cooperación para tratar a las 22 bandas delictivas, como organizaciones terroristas.

Durante todo el 2023, decenas de miles, en algunos casos cientos de miles de ciudadanos de Israel protagonizaron masivas protestas en la capital y las principales ciudades contra su Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, quien acusado de corrupción que podría ameritar prisión, promovió una ley que le permitía estar por encima del equivalente a la Suprema Corte.

Las protestas solo se detuvieron luego de los ataques de Hamás del 7 de octubre y durante los primeros meses de los bombardeos sobre Gaza, pero poco a poco regresaron; el domingo 31 de marzo fue la más masiva, donde exigían la renuncia de Netanyahu, además de un cese al fuego total y la negociación para liberar a un número indeterminado de rehenes en poder de Hamás.

Con una economía en caída por la aventura bélica y una coalición de partidos que se debilita, la administración israelí atacó el lunes 1 de abril con un misil la sede de la Embajada de Irán en Siria, donde causó más de 10 muertes, entre ellas el principal mando militar iraní, el general Mohammad Reza Zahedi.

En Ecuador, donde el Presidente banquero Guillermo Lazo dolarizó la economía, desplomó en dos años todos los indicadores de seguridad y enfiló al país a convertirse en un paraíso fiscal de lavado de dinero ilícito, debió dimitir y anunciar a elecciones anticipadas.

En noviembre de 2023, con poco margen de ventaja asumió como Presidente Daniel Noboa, quien buscó subir su popularidad con la “Estrategia Bukele” al declararle la guerra a las organizaciones delictivas con el uso del ejército.

Considerada por los ecuatorianos como el lanzamiento de su futura reelección, Noboa convocó a un referéndum fechado para el domingo 21 de abril, donde hará 11 preguntas a la ciudadanía, entre ellas el permitir al Ejército actuar como policía o el llevar a tribunales internacionales las disputas comerciales.

El conflicto con Rusia por donar helicópteros a Ucrania a través del Gobierno de Estados Unidos que afectó un 20 por ciento de las exportaciones de banana, minó la aceptación empresarial de Noboa, mientras que ante el pueblo, su imagen bajó ante la caída en el índice de empleos, la subida de la inflación y la persistente inseguridad.

El escándalo llegó a finales de marzo. Un periódico español publicó una noticia de que, en su viaje a Madrid, entre el 23 y 27 de enero, el Presidente Noboa utilizó el auto Mercedes Benz que le cedió la Casa del Rey de España, choferes y escoltas para decir “llévenme de farra” y en medio de la opulenta cena en un restaurante de Sushi, rodeado por funcionarios y asistentes, sacó un fajo de billetes y los lanzó al aire.

Mientras los correístas dieron vuelo a la noticia, los medios oficialistas callaban y la Cancillería ecuatoriana negaba tales afirmaciones, y en eso llegaron las palabras del Presidente Mexicano.

Al hablar de la reciente elección ecuatoriana, López Obrador mencionó como, “un candidato”, (Fernando Villavicencio) acusó a la candidata puntera (Luisa González) de nexos con el narco y luego fue asesinado. El Presidente mexicano criticaba el actuar de los medios de comunicación, pero sus palabras valieron que el Gobierno de Ecuador calificara como “persona non grata” a la Embajadora mexicana Raquel Serur.

La duranguense Irene Palencia, mujer fuerte en el Gobierno de Noboa, al mando del Ministerio del Interior, con mando sobre las policías y el ejército ecuatoriano, tenía meses con la embajada mexicana sitiada por decenas de policías en busca de apresar al ex vice presidente Jorge Glas, quien estuvo cinco años en prisión, salió por causas médicas y pidió asilo político.

En flagrante violación a los acuerdos de inmunidad diplomática y asilo político, la noche del 5 de abril, madrugada del 6, equipos especiales de la policía y del ejército ecuatoriano ingresaron a la Embajada mexicana.

Cuando el Jefe de Cancillería, Roberto Canseco, quiso impedir que se llevaran a Glas, los militares lo maltrataron y arrastraron hasta la calle.

Te puede interesar | ¡Viva la confrontación, carajo!

El actuar de Ecuador es “casus beli”, es motivo para declarar la guerra entre dos países, pero el Gobierno mexicano optó por denunciar el caso ante la Corte Internacional de Justicia.

Con sus ataques a la Franja de Gaza, a Líbano, a Siria, Israel (potencia nuclear de la zona), parece buscar incendiar la región en un conflicto armado y la escalada vino con el misil en territorio iraní.
Aunque Irán prometió represalias ante el ataque a su embajada, en los hechos no ha querido desatar la guerra regional.

En ambos casos, el ecuatoriano y el israelí, los políticos parecen buscar en el conflicto, una pantalla ante la población, mientras buscan incendiar la región y provocar división, revolver el río para ganancia de los pescadores.​

Días perfectos

(Sombras donde la auténtica vida pudiera ser)

(…) “Mi mirada fue lentamente trepando el árbol hasta su copa, hasta sus más altas hojas.  

A esa altura, el armonioso y tranquilizante movimiento

resultante de la caricia del viento era más notable.

 En el trasfondo seguía brillando el azul celestial” (…)

Ramsés Fuenmayor, El cultivo de la verdad, 2016

Día 1

UN MUNDO donde el poder no es lo más deseado y las sombras de los árboles son nuestro hogar.

¿Has visto durante un buen rato las hojas de los árboles moverse?

Descubriendo las diferentes texturas y posibilidades de verdes que hay en ellas; observando las múltiples sombras que se proyectan en la pared o en el suelo.

¿Has visto?

¿En verdad has visto?

Alguna tarde o alguna mañana, mientras el movimiento de sol es más claro, mientras amanece o anochece, ese momento donde por alguna razón solo escuchas y contemplas, levantas un poco la mirada y observas (con el cielo de fondo) la danza de las ramas que bailan mientras escuchas la melodía que sus hojas construyen junto con el viento.

¿Lo has hecho?

¿No?                                                                … ¿No lo has hecho?                   … entonces…

suelta el dispositivo donde estés leyendo estas palabras y vete…

vete…

sal y busca un árbol…

solo detente y mira.

Deja de leer esto, sal y si es necesario no regreses nunca.

Vete y nos vuelvas… ve un árbol, sus sombras y su movimiento.

¿Qué hacemos día a día con la vida, con nuestra vida? ¿A que le dedicamos tantos ciclos de respiración sin darnos cuenta? ¿Qué es lo que mas deseamos? ¿Qué es eso que queremos ser, tener o alcanzar? ¿Tener o alcanzar es lo que más nos mueve y nos hace decidir lo que decidimos? ¿Cómo es que terminamos haciendo lo que hacemos? 

Ahora mismo me lo pregunto

¿Qué es eso que me impulsa a realizar todo lo que hago? ¿Qué es lo que está de fondo? ¿Qué es lo que me hace escribir ahora?

Ahora intento ir más lejos

Como humanidad, como colectivo, como cultura ¿Cómo llegamos a acordar, decidir y hacer todo lo que hemos realizado? ¿Cómo fue que decidimos tejer este entramado de posibilidades sobre el cual sostenemos nuestros vínculos, deseos y conductas? Esa trama que sostiene nuestra vida.

Pero, sobre todo

¿Cómo fue que llegamos a tener esa inmensa necesidad, apego, deseo y fe en algo como el dinero, el reconocimiento, la información o el poder sobre los demás?  ¿Cómo es que no tenemos el mismo afán, el mismo deseo por ver las sombras de los árboles y su movimiento que ocurre con el viento?  

Trato de imaginar cómo seria nuestro mundo si lo que estuviera de fondo, lo que nos moviera constantemente a hacer lo que hacemos, que lo que nos impulsara a decidir lo que decidimos fueran esos seres de hojas verdes, cortezas ásperas, raíces profundas y ramas que generan sombras y movimiento.

Trato de imaginarlo, pero no puedo, no sé cómo hacerlo.  No se cómo seria un mundo donde el poder o las relaciones de poder no son lo más deseado y los árboles nuestro fundamento.

Sería un mundo distinto tal vez.

No sé si mejor o peor.

Pero no sería este mundo desde el que escribo.

Día 2

Una existencia donde solo muriendo es que caminamos vivos en la vida

Intuyo que tenemos miedo y por eso nos abrazamos con fuerza a eso que pensamos nos salvará; como quien es arrojado a la inmensidad del mar y ante eso busca algo que le quite el vértigo de desaparecer y hundirse. Es tanto lo que nos rodea que paradójicamente nos vamos sintiendo mas angostos, mas pequeños, sin lugar, sin espacio, agobiados, angustiados, sobre todo si aun no hay nada de que sostenernos; porque esa es y ha sido la lección, ante cualquier vértigo, ante cualquier malestar y extravío, hay que agarrarse de algo, apegarse a ello, para desde ahí vencer, ganar, acrecentar el poder e invertir la situación.  Por que la doctrina dice que hay que luchar, salir victoriosos, porque “somos” los “elegidos” para eso; porque lo que menos nos aparece como posibilidad es aceptar y vivir lo que está.

Entonces sobrevivimos

Sobrevivimos

Aferrados a eso que nos permite hacerle frente al mar

PODER

DINERO

JERARQUÍA

FAMA

INFORMACIÓN

RECONOCIMIENTO

PODER

PODER

PODER

PODER

Nuestra lógica nos dice, nuestra disciplina cultural nos dice que estar arrojados al mar de la vida ya es injusto, que tenemos que hacer algo por ello. Hemos sembrado durante los últimos años la idea generalizante de que ya desde el inicio TODO está equivocado y es injusto, por lo tanto, tenemos que luchar porque TODO se ha hecho mal. Sin embargo, esta semilla ideológica es tal vez una forma consciente o inconsciente de mantener la misma estructura de la narrativa anterior, solo ahora contada con otras texturas con otras figuras, las más lejanas y opuestas, es decir, hemos pasado de esa narrativa donde TODO está bien, donde todo va para mejor y todo va a progresar, al cuento donde TODO es un problema.

Esas luchas entre el todo mal y el todo bien nos tienen atrapados en un campo de batalla interminable, dándole vueltas a lo mismo, ocupados y agotados por que durante siglos y siglos hemos derrochado millones de ciclos de respiración y de vitalidad humana peleando por sobrevivir, cuando podríamos vivir, día a día vivir.

¿Será que ese afán de que TODO sea de una manera y se mantenga así es una forma rudimentaria, consciente o inconsciente de no querer morir? Tal vez no queremos dejar que pase eso único que no podemos evitar, eso que tal vez en el fondo le da sentido a nuestra existencia, pero no lo vemos. ¿Es probable que hayamos cultivado el deseo de no ver con claridad la sobra de eso que somos?

Volteamos para otro lado para no ver que solo vivimos si en algún momento morimos.

Dejamos de ver nuestras sombras, dejamos de ver las sombras que se proyectan en el piso por la luz que pasa a través de las ramas de los árboles. Especialmente dejamos de ver esa sombra que se mueve y nos acompaña todo el tiempo, esa sombra que llamamos muerte.

Cambiamos nuestro sentido de ser para la muerte por el de ser para el poder, cultivando religiosamente el deseo de tener el “poder/control” de TODO lo que ocurre, dándole vida y fuerza a la mayor droga de evasión que hemos podido crear, EL PODER. Buscamos la ilusión de control que nos da este fármaco, como la casi única manera de rechazar la idea de que vamos a desaparecer, de que estamos aquí de paso. Buscamos no desaparecer, NO ser tragados por el inmenso mar de la vida, agarrándonos de algo por que queremos permanecer y ganar esa lucha.

¿Seremos los únicos seres en este mundo que tememos desaparecer?

La batalla entonces nos es verdaderamente contra TODO lo que está mal o para mantener TODO lo que está bien, sino para que ese ALGO o ese TODO se mantenga y dentro de ello nosotros podamos permanecer.

Lo que nunca pensamos, ni nos dimos cuenta es que ser así, mantenernos así en esa extraña, pero ahora normal lucha por aparecer, permanecer y luchar por todo, tal vez nos hace ser cuerpos dóciles, económica y políticamente rentables, ya que nos hemos vuelto parte de la maquinaria del mercado, del engranaje que se mantiene en la tarea de producir y consumir. Somos parte importante de lo que fabrica todo lo que el mercado vende y consume. Dentro de eso que produce está el fármaco más adictivo, ese que consumismos sin parar, sin detenernos (aunque se aún poco) para darnos cuenta de que tal vez, solo tal vez, no lo necesitamos.  

Tal vez no necesitamos el PODER. Tal vez no es necesario tampoco evitar la muerte pues solo si morimos es que caminamos vivos en la vida.  Entonces me pregunto:

¿Qué es vivir? ¿Cómo es que será vivir?

¿Cómo vivir y ser para la muerte?

¿De qué manera seria nuestra vida si no huimos de la sombra de la muerte?

No sé cómo sería una existencia donde camináramos sabiéndonos y aceptándonos efímeros.

Sería una existencia distinta tal vez, pero no sería ésta desde la que escribo.

Día 3

UNA DISPOSICIÓN de ir a las sombras, a la oscuridad que provocan las luces del presente para poder soñar

Fue una sonrisa, su sonrisa, la sonrisa de un hombre que ni siquiera existe, un hombre que con sus acciones simples pero cuidadosas, de manera muy sutil, rasgó un velo que estaba en mis ojos.  Fue su manera de mirar y sonreír; su manera de limpiar, respirar, dormir, comer, oír y hasta jugar, lo que ha hecho que ahora quiera decir y compartir todo esto que he dicho hasta aquí.

Hace casi un mes que lo vi. He intentado poco a poco que las palabras se desenreden para poder contar lo que viví. Esa experiencia estética difícil de explicar que me llevó a querer ir a las sombras, a la oscuridad que provoca la luz del presente, la luz que pasa a través de los árboles y sus hojas para poder soñar de nuevo. Soñar con un mundo distinto, una existencia distinta, una disposición distinta. Hace casi un mes que vi un sueño despierto en forma de película en el cine, hace un mes que fui conmovido por algo muy sutil.   

Te puede interesar | El nuevo oeste: ¿dónde estoy? ¿De dónde vengo? y, ¿A dónde voy?

En ese sueño/película aparece un ser humano que se dedica a lavar baños públicos en Tokio y se llama Hiramaya y no existe, porque es el personaje principal de una película de Wim Wenders llamada DIAS PERFECTOS. No es un largometraje basado en un acontecimiento histórico trascendente, importante o desgarrador. No habla de la guerra (de ninguna de ellas), ni del poder, ni de cómo alguien es desaparecido, tampoco cumple con la agenda política. Esa narrativa sencilla y onírica es como un sueño cualquiera, se aleja del espectáculo, de las grandes luces, los efectos impresionantes y retorcidos de esas mentes grandilocuentemente creativas. Ahí en esos minutos de narrativa audiovisual, nadie lucha por una causa, ni por cambiar el mundo. Por el contrario, ahí, en esa película/sueño había un alguien, que se mantenía en silencio, en la sombra, haciendo algo que ni tú ni yo pensaríamos como la manera de trascender en el mundo, no era un santo, ni un dios, ni un gurú, ni un monje, no era alguien con una vida perfecta…

Pero por unos segundos

Ahí

En esos ojos

En sus ojos

Había vida y era perfecta

Había un mundo, una existencia y una disposición que me hizo imaginar las sombras de una vida que no es la mía.

Casi la pude ver

No directamente, sino a través de sus ojos y su sutil sonrisa, acompañada algunas veces de lágrimas contenidas.

No sé exactamente cómo es la vida que lograba ver ese hombre que solo existió en un sueño/película.

Casi lo puedo imaginar, no sé si era mejor o peor vida que la que hemos vivido, pero creo que podría ser la vida en la que podríamos vivir y soñar de nuevo.

En memoria de Natsu Nakajima

¡Viva la confrontación, carajo!

¿Qué dice usted a quienes dicen que usted es demasiado confrontacional, que se pelea con todos, que se pelea hasta con unos que podrían apoyarlo?

-No, eso es falso.

Javier Milei.

En la entrevista del Presidente argentino, Javier Milei con el periodista de CNN, Andrés Oppenheimer, el mandatario rechazó que su carácter personal le genere confrontaciones con otros actores políticos.

Pero su contradicción llegó en esa misma entrevista, cuando llamó “ignorante” al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y llamó “asesino terrorista”, al Presidente de Colombia, Gustavo Petro, además de llamar “cárceles” a países como Cuba y Venezuela.

Por el lado mexicano, Milei provocó una respuesta de AMLO en redes, quien acepta ser “ignorante” por no saber el por qué el pueblo de Argentina votó por él.

Por el lado colombiano, Gustavo Petro retiró a su embajador en Argentina y expulsó al argentino de Bogotá.

El conflicto diplomático requirió de trabajo político de ambos países, quienes a los pocos días reinstalaron a los embajadores y acordaron una futura visita de la Ministra de Relaciones Exteriores argentina, Diana Mondino, a la capital colombiana.

Por encima de los aspectos superficiales y la lengua atropellada de Milei, existe tal vez una intención de alejar a Argentina de los países centro y sudamericanos, romper puentes con posibles aliados, a la vez que refuerza su cercanía con Estados Unidos e Israel.

En su respuesta a su par mexicano, Gustavo Petro cree que el estilo del mandatario argentino busca ese alejamiento.

“Creo que Milei busca destruir, o al menos aplazar el proyecto de la integración latinoamericana. Hoy el pueblo argentino sufre y la pobreza aumenta. La promesa de Milei de repetir el sistema neoliberal de hace 30 años puede ser un fracaso anunciado”.

El Presidente argentino llegó al cargo con la promesa de romper con sus principales socios comerciales, China y Brasil, debido a que sus presidentes son “comunistas”.

Los roces con el Presidente Chino, Xi Jinping tensaron en enero, la operación del crédito llamado Swap, mediante el cual los bancos chinos agilizan el flujo de efectivo para que los argentinos cumplan con los vencimientos del macro crédito que tienen con el Fondo Monetario Internacional.

El estilo libertario de Milei enfrió también la relación con Brasil, su principal socio comercial. En campaña llamó “delincuente” y “comunista” al Presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

El genocidio en gaza, ¡perdón!, el conflicto Palestino-Israelí también ha sido una fuente de tensión entre los gobiernos argentino, colombiano y brasileño. Mientras Javier Milei está en proceso de convertirse al judaísmo y ha visitado Israel para ofrecer todo su apoyo al régimen de Netanyahu en su "guerra al terrorismo de Hamás", Lula da Silva y Gustavo Petro han denunciado y combatido las atrocidades cometidas contra la población civil.

Luego de la visita al país hebreo, una empresa israelí anunció inversiones en el litio argentino.

Hace pocos años, la Jefa del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, Laura Richardson, había señalado ante el gobierno argentino, los intereses irrenunciables de su país, sobre el litio, gas, petróleo y agua que Argentina tiene en el norte, cerca de las fronteras con Chile y Bolivia.

A finales del mandato de Alberto Fernández, Argentina ingresó al grupo BRICS, con lo que abría un mercado con el 45 por ciento de la población mundial y más del 30 por ciento del PIB, pero Milei no ratificó el ingreso de su país y, por el contrario, en busca de incrementar las medidas neoliberales, se acerca a países que impulsan ese modelo.

A finales de marzo de este año, el Gobierno de Argentina recibió en la Casa Rosada al Director de la CIA, William Burns, en una reunión donde les explicaron que para ellos Rusia es un problema actual, pero el mayor problema a mediano plazo es China.

Quizá como resultado de esa reunión, el gobierno de Milei anunció el aval del Gobierno de EU, a la compra de un lote de aviones F-16 con 40 años de antigüedad a Dinamarca, incluido armamento estadounidense, con lo que dejaban atrás acuerdos previos para adquirir a China 24 aviones caza Thunder, más modernos y con armamento de última generación.

Te puede interesar | El camino de la sangre

El alejamiento con China podría dejar inconclusas dos presas al sur, en el Departamento de Santa Cruz y una central de energía nuclear en Atucha, al norte de Buenos Aires, un proyecto detenido.

La Canciller Diana Mondino, quien anunció durante una gira el 23 de marzo, acuerdos en materia de energía nuclear con Japón, un indiscutible socio de los EU, viajará a mediados de abril a China, donde sostendrá espinosas conversaciones sobre energía nuclear, préstamos swap, aviones militares e inversiones chinas detenidas en su país.
Una Argentina endeudada, y además aislada de sus hermanos latinoamericanos es presa fácil de la voracidad neoliberal y la expansión belicista anglosajona.

El camino de la sangre

Quien elige el camino de la sangre, la violencia y la muerte sabe que los odios que se generan volverán de algún modo a sí mismo o a los suyos.

Lo sabía Rusia al iniciar su ofensiva en Ucrania y lo anticipaba ahora que, ante su lento pero imparable avance en el campo de batalla ante un ejército menguante, a los ucranianos les quedaba el camino de las actividades terroristas.

Los servicios de inteligencia ucranianos, liderados por Kirilo Budanov, quienes colaboran con, y reciben entrenamiento de la CIA estadounidense y del MI6 Británico, ha reconocido recientemente ser los autores del asesinato con un coche bomba cerca de Moscú de Daria Dugina, hija del filósofo Aleksandr Dugin en agosto de 2022.

También reconocieron estar detrás de la explosión de un camión bomba que dañó el Puente de Kerch, que conecta Crimea con Rusia continental, en octubre de 2022, atentado que mató a tres personas.

Otro ejemplo con los tintes de un atentado terrorista fue el ataque el día último de diciembre de 2023 en la ciudad rusa de Belgorod, donde los ucranianos lanzaron sobre un mercado, una bomba de racimo que mató a 25 civiles e hirió a más de un centenar.

Sin embargo, ¿están implicados los servicios de inteligencia ucranianos en el ataque al Crocus City Hall del 22 de marzo?, hay señales que apuntan a que sí, pero siempre hay un “pero”.

El tiroteo a mansalva que provocaron cuatro ciudadanos de Tayikistán con fusiles Kalashnikov, seguida de un incendio del salón de conciertos que ha dejado en cifras oficiales 137 muertos y más de 150 heridos, provocó una rápida reacción del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Antes de lamentar el suceso, el Gobierno estadounidense exoneró a Ucrania y al unísono, todos los medios “occidentales” publicaron que el grupo extremista Isis se atribuyó el atentado.

La postura estadounidense brilla, principalmente porque el 7 de marzo, la Embajada de Estados Unidos en Moscú lanzó una alerta para que los ciudadanos estadounidenses en Rusia evitaran “grandes concentraciones en Moscú, incluyendo conciertos públicos”, información que según el Kremlin, los norteamericanos no compartieron.

Los servicios de inteligencia y policías rusos detuvieron a las pocas horas camino a la frontera con Ucrania, a 11 personas relacionadas con el ataque, entre ellos a los cuatro tayikos que perpetraron el ataque, dijeron haber sido contratados a través de la red social Telegram por un desconocido ministro de culto religioso del Islam, quien les ofreció 500 mil rublos, la mitad antes, la mitad después del “trabajo”.

Normalmente los ataques yihaidistas se caracterizan porque sus perpetradores se inmolan para alcanzar el paraíso. Los motivos religiosos no cuadran en el mes del Ramadán, en viernes, el día más sagrado, y en horas de oración.

Quien diseñó el ataque pudo haber asesinado al poco tiempo a los perpetradores y desaparecer cualquier evidencia, pero les ofreció una “puerta de salida” y la segunda mitad del pago una vez que llegaran a Ucrania.

Las posibilidades quedaron en que los servicios de seguridad rusos asesinaran a los atacantes durante su incursión al Crocus City Hall, o bien en su huída, o bien en su captura, pero también la posibilidad de que los detuvieran.

En geopolitólogo brasileño, Pepe Escobar, ve la mano del “Estado Profundo” al elegir este centro de espectáculos, propiedad de la familia Agalarov, de origen Ruso-Azerbaiyano, muy amigos de Donald Trump.

Pero, además del terror a la población, ¿qué reacción pretenden despertar con este ataque de Vladimir Putin?

Una posibilidad es que, al dejar huellas suficientes que apuntan a Kiev, cuya embajada en Tayikistán recluta mercenarios para luchar contra Rusia, los perpetradores busquen una reacción más violenta que escale, ahora sí, una guerra total que busque destruir al mando político de Zelenski, como lo claman los guerreristas de la OTAN y del Partido Comunista ruso.

Te puede interesar | Ridiculizar la paz

El camino de la sangre lo eligió también el mando político israelí al desdeñar los Acuerdos de Oslo de 1993 con la pacífica Organización para la Liberación de Palestina, (OLP), y decidió apoyar y financiar a la organización extremista Hamás que desde su surgimiento ha llevado a una escalada violenta que parece no tener límites, principalmente de octubre del 2023 a la fecha.

El camino de la sangre, también lo ha elegido la OTAN, que recientemente envió tropas uniformadas de Alemania, Polonia y Francia a territorio ucraniano y las estacionó al sur de Kiev, lo que podría desatar nuevamente una nueva guerra que se extienda por toda Europa.

Mientras el Presidente francés, Emmanuel Macrón incendia verbalmente su relación con los rusos, Francia eleva su alerta máxima ante la posibilidad de ataques terroristas de cara a los Juegos Olímpicos que inician en tres meses. Tic tac, tic tac.

Quiela: del daño a la creación

Entre las tres más famosas novelas cortas de México ubico cuatro: en primer lugar, empatadas, Aura (1962) y Las batallas en el desierto (1981); en segundo, la que comentaré en este apunte; y, en tercero, La casa que arde de noche (1971), obras de Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco y Ricardo Garibay, respectivamente. Me referiré aquí a Querido Diego, te abraza Quiela (1978), de Elena Poniatowska (París, 1931). La leí hace más de treinta años en aquella compilación guinda y gorda de Promexa que muchos recordarán, pero, como ocurre con las memorias porosas como la mía, olvidé las sutilezas que en una segunda y reciente lectura se me han revelado para colocarla entre las mejores nouvelles mexicanas del siglo XX.

Compuesta mediante cartas, son una versión literaria —no sé hasta dónde real y hasta dónde ficticia— de lo que la pintora Angelina Beloff (San Petesburgo, 1879-Ciudad de México, 1969) pudo sentir tras el alejamiento de Diego Rivera. Como se sabe, ambos se conocieron en París hacia 1911, y pronto se casaron. Tuvieron un hijo que sólo sobrevivió poco más de un año, y ambos padecieron no tan indirectamente las calamidades de la Primera Guerra. Tras finalizar la segunda década del XX, y entre carencias materiales de toda laya, Diego parte solo, sin Angelina, de París a México, ya que no tenían dinero para dos boletos.

Angelina (o Quiela, hipocorístico que usaba Diego para llamarla), queda casi abandonada en París y es cuando comienza el envío de cartas al pintor mexicano, quien las responde con frialdad, con una línea casi telegráfica, y sólo para mandar algunos magros francos de supervivencia. La artista rusa recurre entonces a una escritura epistolar no tanto desesperada por la bancarrota económica de su circunstancia cuanto por el hecho simple de que ama a Diego y reclama de él palabras de aliento y acaso, si fuera posible, de amor.

Esas demandadas palabras de Diego, sin embargo, jamás llegan, y por ello Quiela bordea la locura. El hijo muerto, que la lastima hasta el tuétano, es una calamidad tan grande como el silencio de Rivera, lo que convierte el potencial diálogo epistolar en un monólogo.

Las misivas enviadas desde Europa comienzan su camino sobre el Atlántico, la primera, el 11 de octubre de 1921, y la última emprende el viaje sin palabras de retorno el 22 de julio de 1922. En el ínterin, Quiela se desmorona frente a su cotidianidad: le duele el hijo perdido, le duelen las vicisitudes de su precaria subsistencia en París, le duele su frenón creativo, le duele la mengua de su arte, pero más, mucho más le duele el hecho de presentir, y casi saber, que el amor de Diego se ha extinguido, aunque ella misma se dé esperanzas al pensar que no recibe respuesta porque el pintor de Guanajuato es devorado por su trabajo.

La historia de esta relación (real, pues ambos estuvieron casados una década) aparece en las cartas. Allí saltan a la página las amistades (Modigliani, Apollinaire, entre otros), el fervor artístico que ambos mantuvieron mientras vivieron juntos, la molestia de Diego ante la paternidad, sus engaños (de Diego) con amantes y la alegría breve de los primeros años de la relación.

Te puede interesar | Carretera a Santa Fe

Las cartas de Beloff son muy tristes, y hoy pueden leerse con otra perspectiva, la del feminismo, que no admitiría que una mujer se sacrifique así por un hombre, tanto que hasta pierde su personalidad: “Tú has sido mi amante, mi hijo, mi inspirador, mi Dios, tú eres mi patria; me siento mexicana, mi idioma es el español aunque lo estropee al hablarlo”.

Por fortuna, lo que sabemos después de enviadas las desgarradas cartas imaginadas por Poniatowska no es desalentador: Angelina Beloff ya no tuvo respuesta ni relación con Diego, pero dado que de veras se sentía “mexicana” pudo instalarse en nuestro país y aquí, al margen de su antiguo y traumático amor, reverdeció su poder creativo y pintó hermosos cuadros en una radicación de casi cuarenta años.

Guerras y elecciones

A mediados de 2021, uno de los analistas geopolíticos a quien sigo desde años atrás, expresó su preocupación por la baja aprobación de Joe Biden, quien había caído por debajo del 44 por ciento en las encuestas antes de concluir el primer año de su mandato.

La preocupación provenía del hecho histórico de que, ante bajos índices de aprobación, los presidentes estadounidenses tienden a iniciar un conflicto bélico, bajo el cual, la población se unifica y permite elevar la popularidad del gobernante.

El conflicto estalló en febrero 2022 y aunque fue Rusia la que invadió Ucrania, en apariencia un conflicto sin la participación de Biden, el papel protagónico de Estados Unidos fue evidente desde el principio. Al demonizar al agresor, Biden se puso del lado de “los buenos” y proclamó que, liderados por su gran nación, los ucranianos saldrían vencedores.

Sin embargo, los conflictos armados en Ucrania y la Franja de Gaza no han servido para cohesionar a los estadounidenses en torno a la figura presidencial.

La última encuesta del Washington Post y ABC News de principios de marzo, le dan a Joe Biden una aprobación históricamente baja del 37 por ciento, que de mantenerse o acentuarse, le aseguran perder en la elección presidencial ante el republicano Donald Trump y el independiente Robert Kennedy.

Del otro lado del mundo, la unificación popular en torno a su mandatario sí se cumplió para Vladimir Vladimirovich Putin, quien obtuvo el 87 por ciento de los votos.

Aunque para la mayoría de los medios en el “mundo libre”, se trató de una “farsa electoral”, la participación de más del 77 por ciento de los electores, cifra récord para una elección en ese país, habla de que existen otros elementos.

Para nadie era un secreto que Putin se reelegiría y a sabiendas de eso, tanto Estados Unidos como la Unión Europea habían desacreditado ya esa elección. Los mercados internacionales también lo dieron por hecho. Pero ese no era el plan.

A raíz de la invasión a Ucrania, los países del “occidente colectivo”, incluído Japón, aplicaron el plan preconcebido. Miles de sanciones económicas, hasta convertirlo en el país más sancionado del planeta.

Empujada por Estados Unidos, Europa se desvinculó comercialmente de Rusia en espera de quebrarla económicamente, pero mientras la Unión Europea cayó en un hoyo de inflación y pérdida de empresas, la Federación Rusa encontró puertas abiertas al comercio en los países BRICS, organización a la que se sumaron 10 países este año.

Como lo dejaron claro políticos estadounidenses y documentos de influyentes tanques de pensamiento (Think Tanks) como la Rand Corporation, la idea era desestabilizar económica y políticamente a Rusia para provocar un cambio de régimen desde adentro, es decir, que la población rusa le diera una patada a Putin y poner en su lugar a otro mandatario, quizá más amistoso con Estados Unidos, o incluso partir a la Federación en varios países.

El analista geopolítico español, Fernando Moragón, especializado en Rusia y China, comentó que, si bien Putin tenía una aprobación mayor al 50 por ciento al inicio de la invasión militar, una parte de los rusos no tenía una opinión definida, y otra parte sustancial, una opinión contraria por llevar al país a una guerra.

Sin embargo, explica Moragón, al ver las declaraciones de políticos europeos y estadounidenses de que buscaban quebrar a Rusia y con las sanciones regresarla “a la edad media”, les hizo ver que la bronca no era hacia el mandatario ruso, sino contra toda la población. Ello les hizo apoyar al mandatario en turno.

Seguramente habrá tantas motivaciones como los más de 87 millones de electores rusos, pero en la ecuación interviene que el crecimiento económico del País fue poco más del 3 por ciento en 2023, mientras la Unión Europea está en un entorno de recesión, disminuyó el número de pobres y existe pleno empleo, en parte por la economía de guerra que puso a funcionar sus empresas militares al servicio de la muerte.

El estallido del conflicto en Gaza es también otro motivo para el declive electoral de Biden.

Mientras la población mundial ve con horror el genocidio de miles de palestinos, los gobiernos se ponen del lado del gobierno israelí, como ocurre con la presidencia estadounidense.

La mayoría de la población afroamericana, migrantes latinoamericanos e islámicos, son usualmente votantes del Partido Demócrata, pero ahora no están tan convencidos debido al apoyo al genocidio.

El micrófono abierto en el Congreso donde Biden critica al Primer Ministro Israelí, o la reunión con Neftalí Bennett, el principal opositor político de Netanyahu, buscaban dar la idea de cierta distancia con el régimen israelí.

Te puede interesar | Ridiculizar la paz

Sin embargo, un reporte reciente del Washington Post, señala el Gobierno de Biden ha realizado más de 100 ventas secretas de armas, como municiones de artillería, bombas guiadas y armas de distintos tipos, sin las cuales, la operación militar de Israel no sería viable.

Del lado republicano, Donald Trump se vende como el presidente que no inició una sola guerra, y quien terminaría en un solo día, la guerra en Ucrania.

Sin embargo, es un fuerte opositor al ascenso de China que podría desatar un conflicto en Taiwan, y es ideológicamente más cercano a Netanyahu que Biden.

Además, la hija de Trump, Ivana, fue considerada la mujer judía más influyente de Estados Unidos, esposa de Jard Kushner, un judío ortodoxo quien tuvo gran influencia política durante su primer mandato presidencial.​

Ridiculizar la paz

"Negociar es una palabra valiente"

Papa Francisco

El cine de Hollywood nos ha enseñado que hablar de “paz mundial” es asunto de candidatas de belleza sin cerebro, un tema de personas con una inocencia ridícula, gente que no sabe de la realidad,

Por el contrario, la guerra, el uso de armas para resolver conflictos es “cool”, varonil, poderoso y preferible.

Incluso para luchar contra “el mal”, entendido este como las fuerzas demoniacas, ejemplos como Hellboy (Guillermo del Toro 2004), o Constantine (Francis Lawrence 2005), muestran a los héroes del lado celestial eliminar a sus oponentes con grandes y potentes pistolas y rifles, obvio, cargados con balas especiales antidemoniacas.

Bajo esta óptica, resultó para muchos belicistas, “ridículo” el Papa Francisco al hablar de paz en Ucrania.

En una entrevista reciente con la cadena RSI de Suiza, el Papa Francisco dijo que, ante su situación actual, (de derrota militar), los gobernantes en Ucrania deben pensar en el pueblo y tener el coraje de sacar la “bandera blanca” y negociar.

“Se puede negociar con la ayuda de potencias internacionales, la palabra negociar es una palabra valiente, cuando estás por ser derrotado, debes tener el coraje y la vergüenza de negociar. ¿Con cuántos muertos acabarás si no negocias a tiempo?”, dijo el Papa en su entrevista en italiano.

La dura respuesta ucraniana llegó por el Ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, quien le recordó al Papa la postura del Vaticano en la primera mitad del Siglo 20, es decir, ante Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

“El más fuerte es el que, en una batalla entre el bien y el mal se mantiene en el lado del bien antes de ponerse en el mismo lado y llamarle ‘negociaciones’. Nuestra bandera es amarilla y azul, es la bandera por la que vivimos, morimos y prevalecemos. Nunca levantaremos otra bandera”.

Fuera de los medios tradicionales que ocultan el declive bélico de Ucrania, los analistas militares observan un ejército ruso que, en una “defensa activa”, sin emplearse a fondo, avanzan sus posiciones, le arrebatan a un disminuido ejército ucraniano villas y poblaciones, todo sobre decenas y cientos de cadáveres de unos y otros.

Desde octubre del 2023, el Ejército de Ucrania no ha podido reclutar de entre su población a tropas suficientes.

Sus batallones y unidades de combate han sufrido hasta un 70 por ciento de pérdidas que no se pueden suplir y la mayoría del equipo bélico que les proporcionaron 30 países de la OTAN yace calcinado en los extensos campos ucranianos.

En ojos de militares estadounidenses y europeos, la industria bélica rusa ha despertado, su ejército entrenado en batalla real recluta cada mes a 30 mil voluntarios y tiene a cientos de miles de tropas en las fronteras norte y suroeste de Ucrania con equipo militar nuevo, listas para iniciar una ofensiva que podría tomar el estratégico puerto de Odesa y dejar al país sin salida al mar.

La Ucrania en rumbo al “suicidio” que observan el Papa Francisco y otros analistas internacionales despreció, desde el inicio del conflicto, una salida rápida que hubiera evitado la pérdida del territorio y cientos de miles de vidas.

En su invasión de febrero del 2022 a Ucrania, (en ese entonces 200 mil tropas), al estilo de la “guerra relámpago” (Blitzkrieg) alemana cubrió con unidades blindadas todo el territorio, y con 40 mil tropas por aire y tierra llegaron hasta la capital, Kiev, momento en que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, (con un ejército de un millón de soldados), pidió negociar.

El Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ofreció Ankara y junto con los rusos acordaron en abril de 2023, un documento que detenía la agresión bélica, retiraba las tropas rusas y pedía principalmente la neutralidad de Ucrania, su no ingreso a la OTAN, limitar el tamaño de su ejército.

También le permitía mantener las repúblicas de Donetsk y Lugansk a cambio de respetar su autonomía y de frenar las agresiones militares hacia su población, como lo publicó recientemente, el periódico estadounidense The Wall Street Journal que tuvo acceso al documento.

David Arajamia, dirigente del Partido Servidor del Pueblo que llevó al poder a Zelenski, y miembro del equipo ucraniano de negociación, declaró a finales del 2023 que todo estaba listo para la firma, pero el entonces Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, voló de urgencia a Kiev para dinamitar el tratado.

“Esta guerra se peleará hasta el último ucraniano”, dijo Johnson luego de su reunión con Zelenski.

Más de H.G Esquivel | Arrasar con todo

Ante la nueva situación, el mando cambió la estrategia; movilizaron a 300 mil soldados más, ordenaron una retirada hacia el este, donde establecieron líneas de defensa que han consumido a más de la mitad del ejército ucraniano.

A nivel político organizaron referéndums en las repúblicas de Jersón, Donetsk y Zaporiya, donde la gran mayoría aprobó la anexión y poco después Rusia modificó su Constitución para anexar esas regiones a su federación.

Ante el inminente avance ruso, Estados Unidos y los 31 países que conforman la OTAN parecen dispuestos a subir las apuestas, enviar tropas a territorio ucraniano, más equipo militar y cerrarle la puerta a la palabra “paz”.​