¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Café para dos: Lalo Nava ofrece reflexión sobre la importancia de no hacer a un lado a quienes amamos 

Sofía Gamón

logo plan b
lalo nava

Este artículo es una colaboración del Estudio Teatro Plan B

Hay un momento entre la segunda y la tercera llamada de una puesta escena que podría asemejarse a estar observando al cielo nocturno esperando captar una estrella fugaz: la expectativa. Esa emoción (pequeña o no) que se instala en quienes están sentados en las butacas (amantes del teatro o no) llega a producir una serie de preguntas que siempre buscarán una respuesta. 

¿Me gustará? ¿De qué tratará? ¿Qué elementos emplearán? Concretamente, ¿este café qué tendrá de diferente? Querida lectora y lector, si me has acompañado desde el inicio de esta serie de textos sabrás a qué me refiero. Si no, permíteme explicarte. 

Un café para dos, de Antonio Zacruz, narra la historia de Mariano, un joven que, inmerso en la cotidianidad, deja de lado a la persona más importante que tenía. Incluso durante la puesta en escena dice: "bien dicen por ahí, uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Desde hace un año, Plan B Estudio Teatro propuso lo siguiente: presentar una vez al mes Un café para dos con una actriz o actor diferente. En esta ocasión, para celebrar su noveno aniversario, optaron por un ciclo especial con cuatro montajes, uno por cada miércoles de mayo. 

Estefanía Marrufo, Karina Carrasco, Lalo Nava e Iván Torres se convirtieron en los encargados de semana tras semana ofrecer una visión distinta de las palabras escritas por Zacruz. 

Un café para dos: tercera parte

Una silla aparentemente solitaria a un costado del escenario resolvió el enigma de la propuesta de montaje planeada por Lalo Nava. Desde las butacas, una mujer caminó hasta sentarse en ella mientras sostenía un par de hojas blancas entre sus manos.

Si bien Un café para dos es un monólogo corto, en él aparecen tres personajes extras, siendo la mamá de Mariano el más importante. Aquella mujer con vestido blanco sentada en una esquina del teatro se convirtió en una invitada sumamente especial, fue ella quien leyó las intervenciones de la madre del personaje principal. 

Quien le dio la vida al actor lagunero, ahora prestaba su voz a la madre del personaje que a su hijo le había tocado interpretar. Un café para dos es una historia íntima y cercana que invita a la reflexión acerca de cómo el paso del tiempo puede jugar en nuestra contra y alejarnos de quienes son importantes para nosotros. 

Al tener a su mamá acompañándolo en escena, Nava le regaló al público una imagen atemporal: el amor siendo siempre una vía para sobrevivir y recuperar aquello que creíamos perdido; una forma de buscar los síes cuando la duda, el miedo y los no abundan. 

Tal acto de vulnerabilidad, no solamente del personaje sino del artista escénico, se convirtió en un respiro profundo ante el acelere y desconexión del día a día. Un fuerte y claro recordatorio para no permitir que lo no urgente le robe tiempo a lo más importante en nuestras vidas: las personas que más amamos. Y a ti, ¿a qué te sabe el café?

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram