¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

columnas, opiniones

¿Por qué no hay que renunciar a las marchas feministas?

marzo 9, 2024

El pasado 8 M, las marchas feministas dieron la vuelta al mundo y las voces de millones de mujeres se unieron como un poderoso instrumento de denuncia. México, por supuesto no fue la excepción. El país, donde cada año son asesinadas más de 3 mil mujeres, niñas y adolescentes, fue tomado por infinidad de feministas […]

¿Por qué no hay que renunciar a las marchas feministas? red es poder

columnas, opiniones

¿Por qué no hay que renunciar a las marchas feministas?

El pasado 8 M, las marchas feministas dieron la vuelta al mundo y las voces de millones de mujeres se unieron como un poderoso instrumento de denuncia. México, por supuesto no fue la excepción. El país, donde cada año son asesinadas más de 3 mil mujeres, niñas y adolescentes, fue tomado por infinidad de feministas […]

¿Por qué no hay que renunciar a las marchas feministas? red es poder

El pasado 8 M, las marchas feministas dieron la vuelta al mundo y las voces de millones de mujeres se unieron como un poderoso instrumento de denuncia. México, por supuesto no fue la excepción.

El país, donde cada año son asesinadas más de 3 mil mujeres, niñas y adolescentes, fue tomado por infinidad de feministas que marcharon para exponer que los problemas de la violencia de género, la desigualdad de derechos, y sobre todo, los asesinatos de mujeres sólo por ser mujeres, siguen siendo temas urgentes.

En La Laguna, cerca de 10 mil mujeres se unieron al llamado, y de Lerdo a Torreón, por cerca de cuatro horas fueron movidas por el coraje y en un mismo grito exigieron justicia por las asesinadas, las desaparecidas y por todas las mujeres que sufren violencia de género.

Aunque en esta ocasión el movimiento morado, en distintos momentos, vivió represión por parte de elementos de seguridad, sobre todo de Gómez Palacio y Torreón, la denuncia no desistió, aunque sí generó el descontento de las feministas al percatarse de que la Plaza Mayor de Torreón estaba cercada. Para ellas fue un mensaje claro del alcalde Román Cepeda: un golpe a la libertad de expresión.

Por lo anterior, en distintos momentos, el grupo de mujeres enrabiadas buscaron tirar las vallas, lo que generó un enfrentamiento entre elementos de la policía y manifestantes. Cabe mencionar que es la primera vez que el movimiento se topa con ese escenario en la plancha de la Plaza Mayor, lugar, en donde, además, suelen realizar otras actividades después de concluir la marcha, acción que este año se vio limitada debido al poco espacio que les dejaron para manifestarse.

Aún así, un año más, las voces de las mujeres laguneras se hicieron escuchar en un ambiente de solidaridad y unión, momentos que las hacen comprometerse más con las causas del movimiento.

El trasfondo de las marchas feministas

Desde hace décadas, las marchas feministas han sido un poderoso instrumento de cambio social, desafiando las normas de género arraigadas y abogando por la igualdad de derechos para las mujeres en todo el mundo.

Sin embargo, mientras estas manifestaciones han logrado avances significativos en la lucha por la equidad de género, también enfrentan desafíos importantes y críticas fundamentales que merecen una reflexión profunda.

En primer lugar, es crucial reconocer el impacto positivo de las marchas feministas en la conciencia pública y la agenda política. Estas manifestaciones han generado una mayor visibilidad para las cuestiones de género, destacando la persistencia de la discriminación y la violencia contra las mujeres en todas las esferas de la sociedad.

A través de consignas, pancartas y actos simbólicos, las marchas feministas han logrado catalizar conversaciones importantes sobre el acoso sexual, la disparidad salarial, la representación política y otros temas cruciales. Además, las marchas feministas han sido un catalizador para la movilización y la solidaridad entre mujeres de diferentes orígenes y experiencias.

Desde activistas veteranas hasta jóvenes recién llegadas al movimiento, estas manifestaciones han proporcionado un espacio inclusivo para que mujeres de todas las edades, razas, orientaciones sexuales y clases sociales se unan en un esfuerzo común por la igualdad.

Esta unidad y diversidad dentro del movimiento feminista son esenciales para desafiar las estructuras de poder patriarcales y construir un movimiento más fuerte y resistente.

Sin embargo, a pesar de estos logros, las marchas feministas enfrentan una serie de desafíos significativos que no pueden ser ignorados. Uno de los principales desafíos es la cooptación y la trivialización de las demandas feministas por parte de instituciones y medios de comunicación dominantes.

En muchos casos, las agendas feministas se diluyen o se distorsionan para adaptarse a narrativas mainstream, socavando la radicalidad y la urgencia del movimiento. Esta apropiación selectiva también puede servir para desviar la atención de las demandas fundamentales del feminismo, desviando el enfoque hacia cuestiones superficiales o individualizadas.

Además, a menudo enfrentan críticas internas relacionadas con la inclusión y la representación dentro del movimiento. Si bien es cierto que las marchas feministas han avanzado en términos de diversidad y reconocimiento de la interseccionalidad, aún persisten desafíos significativos en términos de inclusión de voces marginadas y respeto por la autonomía de las mujeres en situación de vulnerabilidad.

Te puede interesar | Reportan agresiones policiacas en la marcha del 8M en La Laguna

Los retos del movimiento

La lucha por un feminismo verdaderamente inclusivo y equitativo requiere un compromiso constante con la introspección y la acción colectiva para abordar estas brechas y garantizar que todas las mujeres se sientan representadas y valoradas en el movimiento.

Además, las marchas feministas a menudo enfrentan una reacción violenta y hostil por parte de fuerzas conservadoras y anti-feministas. Desde la represión estatal hasta el acoso en línea y la violencia física, las manifestaciones feministas pueden ser objeto de una serie de ataques que buscan silenciar y deslegitimar el movimiento.

Esta resistencia no solo pone en peligro la seguridad y el bienestar de las activistas, sino que también subraya la resistencia arraigada contra el cambio de género en muchas sociedades.

Es así que las marchas feministas contemporáneas representan un poderoso motor de cambio social y político, desafiando las normas de género y luchando por la igualdad de derechos para todas las mujeres. Sin embargo, estas manifestaciones también enfrentan desafíos significativos, desde la cooptación y la trivialización hasta la exclusión interna y la represión externa. Para superar estos desafíos y construir un movimiento feminista verdaderamente transformador, es fundamental mantener un compromiso constante con la inclusión, la solidaridad y la resistencia colectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram