¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

columnas, opiniones

Días perfectos

abril 4, 2024

(Sombras donde la auténtica vida pudiera ser) (…) “Mi mirada fue lentamente trepando el árbol hasta su copa, hasta sus más altas hojas.   A esa altura, el armonioso y tranquilizante movimiento resultante de la caricia del viento era más notable.  En el trasfondo seguía brillando el azul celestial” (…) Ramsés Fuenmayor, El cultivo de […]

Días perfectos red es poder

columnas, opiniones

Días perfectos

abril 4, 2024

(Sombras donde la auténtica vida pudiera ser) (…) “Mi mirada fue lentamente trepando el árbol hasta su copa, hasta sus más altas hojas.   A esa altura, el armonioso y tranquilizante movimiento resultante de la caricia del viento era más notable.  En el trasfondo seguía brillando el azul celestial” (…) Ramsés Fuenmayor, El cultivo de […]

Días perfectos red es poder

(Sombras donde la auténtica vida pudiera ser)

(…) “Mi mirada fue lentamente trepando el árbol hasta su copa, hasta sus más altas hojas.  

A esa altura, el armonioso y tranquilizante movimiento

resultante de la caricia del viento era más notable.

 En el trasfondo seguía brillando el azul celestial” (…)

Ramsés Fuenmayor, El cultivo de la verdad, 2016

Día 1

UN MUNDO donde el poder no es lo más deseado y las sombras de los árboles son nuestro hogar.

¿Has visto durante un buen rato las hojas de los árboles moverse?

Descubriendo las diferentes texturas y posibilidades de verdes que hay en ellas; observando las múltiples sombras que se proyectan en la pared o en el suelo.

¿Has visto?

¿En verdad has visto?

Alguna tarde o alguna mañana, mientras el movimiento de sol es más claro, mientras amanece o anochece, ese momento donde por alguna razón solo escuchas y contemplas, levantas un poco la mirada y observas (con el cielo de fondo) la danza de las ramas que bailan mientras escuchas la melodía que sus hojas construyen junto con el viento.

¿Lo has hecho?

¿No?                                                                … ¿No lo has hecho?                   … entonces…

suelta el dispositivo donde estés leyendo estas palabras y vete…

vete…

sal y busca un árbol…

solo detente y mira.

Deja de leer esto, sal y si es necesario no regreses nunca.

Vete y nos vuelvas… ve un árbol, sus sombras y su movimiento.

¿Qué hacemos día a día con la vida, con nuestra vida? ¿A que le dedicamos tantos ciclos de respiración sin darnos cuenta? ¿Qué es lo que mas deseamos? ¿Qué es eso que queremos ser, tener o alcanzar? ¿Tener o alcanzar es lo que más nos mueve y nos hace decidir lo que decidimos? ¿Cómo es que terminamos haciendo lo que hacemos? 

Ahora mismo me lo pregunto

¿Qué es eso que me impulsa a realizar todo lo que hago? ¿Qué es lo que está de fondo? ¿Qué es lo que me hace escribir ahora?

Ahora intento ir más lejos

Como humanidad, como colectivo, como cultura ¿Cómo llegamos a acordar, decidir y hacer todo lo que hemos realizado? ¿Cómo fue que decidimos tejer este entramado de posibilidades sobre el cual sostenemos nuestros vínculos, deseos y conductas? Esa trama que sostiene nuestra vida.

Pero, sobre todo

¿Cómo fue que llegamos a tener esa inmensa necesidad, apego, deseo y fe en algo como el dinero, el reconocimiento, la información o el poder sobre los demás?  ¿Cómo es que no tenemos el mismo afán, el mismo deseo por ver las sombras de los árboles y su movimiento que ocurre con el viento?  

Trato de imaginar cómo seria nuestro mundo si lo que estuviera de fondo, lo que nos moviera constantemente a hacer lo que hacemos, que lo que nos impulsara a decidir lo que decidimos fueran esos seres de hojas verdes, cortezas ásperas, raíces profundas y ramas que generan sombras y movimiento.

Trato de imaginarlo, pero no puedo, no sé cómo hacerlo.  No se cómo seria un mundo donde el poder o las relaciones de poder no son lo más deseado y los árboles nuestro fundamento.

Sería un mundo distinto tal vez.

No sé si mejor o peor.

Pero no sería este mundo desde el que escribo.

Día 2

Una existencia donde solo muriendo es que caminamos vivos en la vida

Intuyo que tenemos miedo y por eso nos abrazamos con fuerza a eso que pensamos nos salvará; como quien es arrojado a la inmensidad del mar y ante eso busca algo que le quite el vértigo de desaparecer y hundirse. Es tanto lo que nos rodea que paradójicamente nos vamos sintiendo mas angostos, mas pequeños, sin lugar, sin espacio, agobiados, angustiados, sobre todo si aun no hay nada de que sostenernos; porque esa es y ha sido la lección, ante cualquier vértigo, ante cualquier malestar y extravío, hay que agarrarse de algo, apegarse a ello, para desde ahí vencer, ganar, acrecentar el poder e invertir la situación.  Por que la doctrina dice que hay que luchar, salir victoriosos, porque “somos” los “elegidos” para eso; porque lo que menos nos aparece como posibilidad es aceptar y vivir lo que está.

Entonces sobrevivimos

Sobrevivimos

Aferrados a eso que nos permite hacerle frente al mar

PODER

DINERO

JERARQUÍA

FAMA

INFORMACIÓN

RECONOCIMIENTO

PODER

PODER

PODER

PODER

Nuestra lógica nos dice, nuestra disciplina cultural nos dice que estar arrojados al mar de la vida ya es injusto, que tenemos que hacer algo por ello. Hemos sembrado durante los últimos años la idea generalizante de que ya desde el inicio TODO está equivocado y es injusto, por lo tanto, tenemos que luchar porque TODO se ha hecho mal. Sin embargo, esta semilla ideológica es tal vez una forma consciente o inconsciente de mantener la misma estructura de la narrativa anterior, solo ahora contada con otras texturas con otras figuras, las más lejanas y opuestas, es decir, hemos pasado de esa narrativa donde TODO está bien, donde todo va para mejor y todo va a progresar, al cuento donde TODO es un problema.

Esas luchas entre el todo mal y el todo bien nos tienen atrapados en un campo de batalla interminable, dándole vueltas a lo mismo, ocupados y agotados por que durante siglos y siglos hemos derrochado millones de ciclos de respiración y de vitalidad humana peleando por sobrevivir, cuando podríamos vivir, día a día vivir.

¿Será que ese afán de que TODO sea de una manera y se mantenga así es una forma rudimentaria, consciente o inconsciente de no querer morir? Tal vez no queremos dejar que pase eso único que no podemos evitar, eso que tal vez en el fondo le da sentido a nuestra existencia, pero no lo vemos. ¿Es probable que hayamos cultivado el deseo de no ver con claridad la sobra de eso que somos?

Volteamos para otro lado para no ver que solo vivimos si en algún momento morimos.

Dejamos de ver nuestras sombras, dejamos de ver las sombras que se proyectan en el piso por la luz que pasa a través de las ramas de los árboles. Especialmente dejamos de ver esa sombra que se mueve y nos acompaña todo el tiempo, esa sombra que llamamos muerte.

Cambiamos nuestro sentido de ser para la muerte por el de ser para el poder, cultivando religiosamente el deseo de tener el “poder/control” de TODO lo que ocurre, dándole vida y fuerza a la mayor droga de evasión que hemos podido crear, EL PODER. Buscamos la ilusión de control que nos da este fármaco, como la casi única manera de rechazar la idea de que vamos a desaparecer, de que estamos aquí de paso. Buscamos no desaparecer, NO ser tragados por el inmenso mar de la vida, agarrándonos de algo por que queremos permanecer y ganar esa lucha.

¿Seremos los únicos seres en este mundo que tememos desaparecer?

La batalla entonces nos es verdaderamente contra TODO lo que está mal o para mantener TODO lo que está bien, sino para que ese ALGO o ese TODO se mantenga y dentro de ello nosotros podamos permanecer.

Lo que nunca pensamos, ni nos dimos cuenta es que ser así, mantenernos así en esa extraña, pero ahora normal lucha por aparecer, permanecer y luchar por todo, tal vez nos hace ser cuerpos dóciles, económica y políticamente rentables, ya que nos hemos vuelto parte de la maquinaria del mercado, del engranaje que se mantiene en la tarea de producir y consumir. Somos parte importante de lo que fabrica todo lo que el mercado vende y consume. Dentro de eso que produce está el fármaco más adictivo, ese que consumismos sin parar, sin detenernos (aunque se aún poco) para darnos cuenta de que tal vez, solo tal vez, no lo necesitamos.  

Tal vez no necesitamos el PODER. Tal vez no es necesario tampoco evitar la muerte pues solo si morimos es que caminamos vivos en la vida.  Entonces me pregunto:

¿Qué es vivir? ¿Cómo es que será vivir?

¿Cómo vivir y ser para la muerte?

¿De qué manera seria nuestra vida si no huimos de la sombra de la muerte?

No sé cómo sería una existencia donde camináramos sabiéndonos y aceptándonos efímeros.

Sería una existencia distinta tal vez, pero no sería ésta desde la que escribo.

Día 3

UNA DISPOSICIÓN de ir a las sombras, a la oscuridad que provocan las luces del presente para poder soñar

Fue una sonrisa, su sonrisa, la sonrisa de un hombre que ni siquiera existe, un hombre que con sus acciones simples pero cuidadosas, de manera muy sutil, rasgó un velo que estaba en mis ojos.  Fue su manera de mirar y sonreír; su manera de limpiar, respirar, dormir, comer, oír y hasta jugar, lo que ha hecho que ahora quiera decir y compartir todo esto que he dicho hasta aquí.

Hace casi un mes que lo vi. He intentado poco a poco que las palabras se desenreden para poder contar lo que viví. Esa experiencia estética difícil de explicar que me llevó a querer ir a las sombras, a la oscuridad que provoca la luz del presente, la luz que pasa a través de los árboles y sus hojas para poder soñar de nuevo. Soñar con un mundo distinto, una existencia distinta, una disposición distinta. Hace casi un mes que vi un sueño despierto en forma de película en el cine, hace un mes que fui conmovido por algo muy sutil.   

Te puede interesar | El nuevo oeste: ¿dónde estoy? ¿De dónde vengo? y, ¿A dónde voy?

En ese sueño/película aparece un ser humano que se dedica a lavar baños públicos en Tokio y se llama Hiramaya y no existe, porque es el personaje principal de una película de Wim Wenders llamada DIAS PERFECTOS. No es un largometraje basado en un acontecimiento histórico trascendente, importante o desgarrador. No habla de la guerra (de ninguna de ellas), ni del poder, ni de cómo alguien es desaparecido, tampoco cumple con la agenda política. Esa narrativa sencilla y onírica es como un sueño cualquiera, se aleja del espectáculo, de las grandes luces, los efectos impresionantes y retorcidos de esas mentes grandilocuentemente creativas. Ahí en esos minutos de narrativa audiovisual, nadie lucha por una causa, ni por cambiar el mundo. Por el contrario, ahí, en esa película/sueño había un alguien, que se mantenía en silencio, en la sombra, haciendo algo que ni tú ni yo pensaríamos como la manera de trascender en el mundo, no era un santo, ni un dios, ni un gurú, ni un monje, no era alguien con una vida perfecta…

Pero por unos segundos

Ahí

En esos ojos

En sus ojos

Había vida y era perfecta

Había un mundo, una existencia y una disposición que me hizo imaginar las sombras de una vida que no es la mía.

Casi la pude ver

No directamente, sino a través de sus ojos y su sutil sonrisa, acompañada algunas veces de lágrimas contenidas.

No sé exactamente cómo es la vida que lograba ver ese hombre que solo existió en un sueño/película.

Casi lo puedo imaginar, no sé si era mejor o peor vida que la que hemos vivido, pero creo que podría ser la vida en la que podríamos vivir y soñar de nuevo.

En memoria de Natsu Nakajima

Foto de la Semana

Colaboración a cargo del fotógrafo Saúl Sifuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obtén una membresía aquí

esto también te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram