¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Café para dos: Karina Carrasco continúa el ciclo especial de reflexión y café 

Sofía Gamón

logo plan b
café para dos

Este artículo es una colaboración del Estudio Teatro Plan B

¿Qué sigue después del adiós? ¿Qué hacemos con los recuerdos que se quedan? ¿Dónde los almacenamos? ¿Les ponemos un cerrojo para jamás volver a ellos? O, ¿convivimos con ellos al despertar, al acudir al trabajo, al tomar un café? ¿Cómo navegamos con la ausencia de quienes ya no están?

Todas las preguntas anteriores buscaron respuesta en la propuesta hecha por la actriz Karina Carrasco para el ciclo especial del monólogo Un café para dos presentado por Plan B Estudio Teatro.

¿De qué va?

Un café para dos es un monólogo corto escrito por Antonio Zacruz. En él, narra la historia de Mariana, una joven que, inmersa en la cotidianidad, descubre la verdad detrás de la frase “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. 

Para celebrar su noveno aniversario, Plan B optó por un ciclo especial de Un café para dos durante todo el mes de mayo. Cada miércoles, en el recinto cultural se presentará el monólogo por una actriz y actor diferente: Estefanía Marrufo, Karina Carrasco, Lalo Nava e Iván Torres son los encargados de dicho festejo. En esta ocasión, fue el turno de la actriz Karina Carrasco. 

Un café para dos: segunda parte

Carrasco reflejó de manera sencilla pero clara una parte de lo que sucede después de que alguien se va. Para dar inicio a la obra, la observamos ingresar al escenario, recoger ropa sucia tirada por doquier y llamar a alguien, solamente para darse cuenta que no hay nadie en casa. Afuera, el mundo sigue, pero para quien ha tenido que decir adiós, la realidad es completamente diferente. 

La actriz acompañó la historia de Mariana de la mano de Karime Gámez, quien con su canto y su guitarra, fue cómplice idónea para generar una atmósfera íntima y cercana acerca del paso del tiempo y las consecuencias de nuestras decisiones. 

Cada frase escrita por el dramaturgo estaba acompañada por el acorde de la guitarra; una sinergia que envolvió al público y lo mantuvo cautivo desde sus asientos. En un momento de la obra, la actriz exclamó, “Había un ángel que le gustaba la… ¡sangre!”, y la guitarra se detuvo abruptamente. 

En otro, Mariana sentenció, “Me di cuenta que las promesas son eternas, pero…las personas no”. Y así, la guitarra entonó el compás más triste. La música acompañó y realzó cada palabra, cada silencio, amplificando el impacto emocional de la narrativa.

La propuesta de Un café para dos presentada por Karina Carrasco no solamente hizo uso del acompañamiento musical, sino que, tras lo que parecía el final del monólogo, la voz de Karime comenzó a llenar el espacio:

/Confieso
que me haces tanta falta
para decirme todo va a estar bien
para escucharme con una guitarra
sentado con tu taza de café…/

Mientras la melodía seguía, Karina Carrasco introdujo un elemento visual sumamente conmovedor: la proyección de imágenes de su propia madre. Al centro del escenario, ella sentada viendo las fotografías reales; al fondo, los espectadores observando destellos de una vida que sin estar, sigue latente en el corazón de quienes la amaron. El último acorde sonó, y los recuerdos siguieron flotando en el aire. Y a ti, ¿a qué te sabe el café?

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram