entretenimiento, sabado-de-cuentos

Sábado de cuentos: El sueño del viajero

agosto 13, 2016

A rastras, el viajero con los últimos suspiros que le quedaban, trataba de arribar a la tierra prometida; al edén del capitalismo. Sólo hacía falta cruzar un par de matorrales y esquivar a dos o tres caza migrantes para tocar el suelo que algún día soñó como utópico e inalcanzable. El sudor le escurría y […]

Jorge Espejel Lomas

entretenimiento, sabado-de-cuentos

Sábado de cuentos: El sueño del viajero

agosto 13, 2016

A rastras, el viajero con los últimos suspiros que le quedaban, trataba de arribar a la tierra prometida; al edén del capitalismo. Sólo hacía falta cruzar un par de matorrales y esquivar a dos o tres caza migrantes para tocar el suelo que algún día soñó como utópico e inalcanzable. El sudor le escurría y […]

A rastras, el viajero con los últimos suspiros que le quedaban, trataba de arribar a la tierra prometida; al edén del capitalismo. Sólo hacía falta cruzar un par de matorrales y esquivar a dos o tres caza migrantes para tocar el suelo que algún día soñó como utópico e inalcanzable.

El sudor le escurría y caía a borbotones en la tierra que sufría la crónica sequía del desierto desalmado. Sus manos callosas y resecas como las de un lagarto sangraban rancias llagas de esperanza empobrecida por las insaciables tripas que destrozaban el espíritu de aquel aventurero viajero, soñador de una nueva vida, y víctima de la espeluznante realidad del peregrinar fronterizo.

La suela de su zapato se desprendía como el agua de las nubes. Las incandescentes piedras comenzaban a calcinar la planta del pie sucio y cuarteado. Un aire de grandeza comenzó a soplarle en la nuca, sentía frescura y alivio, ese aire era proveniente del norte, del lugar donde él siempre quiso llegar, entonces ahí se dio cuenta que estaba llegando a la tierra prometida. El edén estaba casi con él, pero aún veía a lo lejos una estrellada bandera roja, blanca y azul ondear de izquierda a derecha con autoridad absoluta, un símbolo que le imponía, que le sonreía a lo lejos y que como si fuera un espejismo, le decía que se acercara más, que lo acordado estaba a un palmo, y que el sufrimiento y el hambre y el frío y la pesadez estaban a punto de menguar.

Los ánimos del viajero se levantaron. El pesado caminar se convirtió en una carrera contra el tiempo, sentía que entre más rápido corriera, con más prontitud conseguiría su sueño. La bandera se acercaba y le coqueteaba como una mujer en una cantina fronteriza; era seductora y peligrosa. La tarde caía con fiereza y el sol empezaba a cerrar los ojos de un día terminado. El hombre hacía caso omiso y seguía la ardua persecución hacia su más grande anhelo. Sus piernas acalambradas respondían por mero impulso y su mirada no tenía otra dirección más que ése símbolo representativo de prosperidad y de un mejor futuro.

Fue en ese entonces, cuando el objetivo estaba más cerca que nunca, el sueño estaba prácticamente en sus manos; pero de pronto,  un estruendo lo despertó de aquella ilusa esperanza, ese mismo estruendo comenzó a presentarse cada vez más cerca y se estrelló en su tórax que presumía una delgada capa de ímpetu e hizo explotar su corazón lleno de ilusiones marchitas.

El viajero cayó inerte en la cálida tierra de aquel lugar, su mano a penas pudo rozar el mástil de aquella bandera, aquel símbolo de esperanza y felicidad que lo mantuvo con aliento para seguir viviendo y luchando y despreciando cualquier vestigio que asomara al fracaso.

La arena comenzó a correr y a empolvar la escena. El cadáver de aquel osado hombre yacía inerte por debajo del símbolo que siempre persiguió. El cazador que apagó sus ilusiones, quien jaló el gatillo del infortunio, se acercó, inhaló desde lo más profundo de sus entrañas, y escupió la cara aterrada del viajero, la escupió y la pisó en señal de orgullo, porque ese aventurero hombre, no había logrado llegar al edén de los jodidos, de los que piensan que allí está la solución de su desventura y la puerta a la felicidad. Pero ese mismo cazador nunca supo, que aquel hombre, logró tocar el sueño que parecía inalcanzable, que resultó trágico y desolador.

Obtén una membresía aquí

esto también te puede interesar

Sin alas red es poder

Sin alas

Por Elena Palacios No recuerda bien cuándo comenzó a mirar por la ventana, pero sí, que la tiricia la empujaba a hacerlo. Se trataba de un ansia de tener alas, como los pájaros, y escapar de ahí, de la alcoba matrimonial donde discutía con el marido, de la casa en la que sus sueños románticos […]

Leer
Jessy quería ser vaquera pagina 3

Jessy quería ser vaquera

Quién sabe desde cuándo exactamente tuvo ella el interés ahí dentro suyo, dormido. Quizás desde toda la vida. Lo que sí se sabe es cuándo lo manifestó por primera vez: Jessy entró corriendo esa noche a casa de su madre con una velocidad que la espantó. Al llegar a su regazo, Jessy extendió su cuerpo […]

Leer
Juventud red es poder

Sábado de cuentos: Alina

-Más que nadie sabes que no puedo dejar a mi familia, Alina-rompió el silencio aquel hombre que se encontraba a su lado, mientras calaba lo último de su cigarro. Esas palabras taladraban en su cabeza, recordándole nuevamente que aquel hombre nunca sería completamente suyo. -Pensé que en verdad me amabas, al menos eso dijiste- sus […]

Leer

Domingo Palomero: The Fundamentals of Caring

No sé por qué me atreví a recomendar esta película. Su estructura cursi y la desafortunada actuación de Selena Gómez me hacen creer que mis gustos cinematográficos están cayendo de manera notable. En alguna tarde de un domingo  lejano y borroso, recuerdo que decidí apaciguar mi aburrimiento con una película que Netflix estaba promoviendo como […]

Leer
1 2 3 54

Somos un medio receptor de 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes del Border Hub

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram