¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

editoriales

Sin derecho a la protesta en La Laguna

marzo 12, 2024

El derecho a la protesta en La Laguna es un sueño guajiro que muy pocas personas conquistan. En la región están permitidas las manifestaciones siempre y cuando se obedezca a la autoridad. Así, vemos movilizaciones sociales sobre temas agrarios, derechos humanos y política, pero siempre custodiadas por elementos de vialidad, en horarios establecidos y, mayormente, […]

En La Laguna no se respeta el derecho a la protesta red es poder

editoriales

Sin derecho a la protesta en La Laguna

marzo 12, 2024

El derecho a la protesta en La Laguna es un sueño guajiro que muy pocas personas conquistan. En la región están permitidas las manifestaciones siempre y cuando se obedezca a la autoridad. Así, vemos movilizaciones sociales sobre temas agrarios, derechos humanos y política, pero siempre custodiadas por elementos de vialidad, en horarios establecidos y, mayormente, […]

En La Laguna no se respeta el derecho a la protesta red es poder

El derecho a la protesta en La Laguna es un sueño guajiro que muy pocas personas conquistan. En la región están permitidas las manifestaciones siempre y cuando se obedezca a la autoridad.

Así, vemos movilizaciones sociales sobre temas agrarios, derechos humanos y política, pero siempre custodiadas por elementos de vialidad, en horarios establecidos y, mayormente, sin entorpecer el tránsito y la vida diaria de la región.

A eso, inevitablemente, las autoridades han reducido las protestas sociales y la libre expresión de las ideas, garantizadas por el artículo sexto constitucional.

¿Por qué no se respeta el derecho a la protesta?

El pasado 8 de marzo, colectivas feministas, mujeres y personas trans marcharon por el Día Internacional de la Mujer. Buscaban ejercer su derecho a la protesta.

El recorrido inició en Lerdo, Durango, atravesó Gómez Palacio y terminó en la Plaza Mayor de Torreón. Cálculos refieren que protestaron cerca de 15 mil personas, todas ellas inconformes con el sistema machista que violenta a las mujeres, que protege las brechas salariales, que no castiga ni previene la violencia de género, los feminicidios, las desapariciones forzadas y que preserva los privilegios de los varones, que dota de más herramientas y facilidades a un varón para desarrollarse y crecer en la sociedad.

A diferencia de otros años, las manifestantes fueron custodiadas, en todo momento, por agentes policíacos. Desde Lerdo se reportaron agresiones e intentos de detención por parte de las autoridades, en Gómez Palacio la alcaldesa, Leticia Herrera, envió grupos antimotines para intimidar a quienes estaban marchando. Allí, también hubo intentos de detención, siembra de droga en las bolsas de las mujeres, entre otros actos intimidatorios.

Ya en Torreón, las colectivas fueron sorprendidas por un perímetro lleno de vallas que redujeron el espacio de expresión en un lugar donde ni siquiera se entorpece el tránsito vehicular y peatonal. Román Alberto Cepeda, presidente municipal, envió un mensaje claro: "no son bienvenidas".

Así, algunas de las mujeres que protestaron intentaron retirar las vallas para tener más espacio y fue, en ese momento, que la policía reaccionó con violencia, comenzaron los empujones, los jaloneos y las amenazas. Las mujeres, nuevamente, no pudieron ejercer, con plena libertad, su derecho a la protesta.

El 9 de marzo, la colectiva Mujeres que luchan por Mujeres emitió un pronunciamiento, acompañado de un video, para manifestar su malestar contra Román Alberto Cepeda y Leticia Herrera. El trato, a diferencia de otras protestas, fue más hostil, más violento y más amenazante.

El derecho a la protesta se respeta en manifestaciones cómodas

El 18 de febrero de 2024, poco más de 5 mil personas marcharon desde la Alameda Zaragoza hasta la Plaza Mayor de Torreón por la democracia. Gran parte de las personas que se manifestaron, vestidas con elementos rosados, con sombrillas y tomándose fotografías por todo el trayecto, no fueron asediadas ni custodiadas por elementos policíacos.

En aquella ocasión, la administración municipal permitió el derecho a la protesta, no instaló vallas y permitió la instalación de un escenario justo en las faldas del edificio de presidencia para que algunos oradores se expresaran contra el gobierno federal y en defensa del INE.

El derecho a la protesta en La Laguna se respeta siempre y cuando la crítica sea dirigida hacia las administraciones locales. Las movilizaciones en la región se ven cooptadas, limitadas y apremiadas si la manifestación se fija en contra de un presidente municipal o un gobernador o por un tema meramente regional, que no tenga intervención con la federación, administrada por un grupo político opositor a los que gobiernan en la región.

Así, vemos que el derecho a la protesta se ve limitado por temas partidistas, políticos. Los funcionarios laguneros no tienen autocrítica, no saben contestar a los cuestionamientos, están rodeados por asesores que abrazan la estrategia del silencio, de la opacidad, del olvido.

Una protesta social busca, en la teoría, incomodar a un ente poderoso para que éste, a su vez, se vea obligado a resolver un problema. En Torreón, muchas protestas y marchas se han convertido en desfiles porque son acotados, normados y vigilados por las autoridades.

Te puede interesar | Así se vivió la Marcha “Grita Fuego, Hermana” en la Comarca Lagunera

Movimientos como el feminista, que año con año suman a más mujeres sedientas de justicia, están poniendo en predicamentos a las autoridades, no saben cómo lidiar con el hartazgo social generalizado, ni con la crítica, ni con las expresiones de malestar en contra de las políticas públicas que, sistemáticamente, afectan y vulneran los derechos de las mujeres.

Lo que se vivió en Torreón, Gómez Palacio y Lerdo no fueron hechos aislados ni reacciones naturales por "actos vandálicos", fueron abusos de poder, de autoridad, en contra de personas que estaban ejerciendo su libre derecho a la protesta. Falta más visión, ver más allá de la frente, para que la autoridad se dé cuenta que la sociedad está viva y que merece respeto y atención, que exige soluciones a los problemas que la aquejan a diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram