destacadas, sabado-de-cuentos

Un pedazo de papel

julio 14, 2018

Busqué en los entrepaños de mi armario el papel que alguna vez había firmado en donde quedaba exento de la deuda de muerte. Mi futuro financiero dependía de ese diminuto pedazo de papel. Los abogados ya me estaban comiendo los oídos con la voracidad de una termita. Escarbé con brutalidad y angustia; salía ropa, zapatos, […]

Jorge Espejel Lomas

destacadas, sabado-de-cuentos

Un pedazo de papel

julio 14, 2018

Busqué en los entrepaños de mi armario el papel que alguna vez había firmado en donde quedaba exento de la deuda de muerte. Mi futuro financiero dependía de ese diminuto pedazo de papel. Los abogados ya me estaban comiendo los oídos con la voracidad de una termita. Escarbé con brutalidad y angustia; salía ropa, zapatos, […]

Busqué en los entrepaños de mi armario el papel que alguna vez había firmado en donde quedaba exento de la deuda de muerte. Mi futuro financiero dependía de ese diminuto pedazo de papel. Los abogados ya me estaban comiendo los oídos con la voracidad de una termita. Escarbé con brutalidad y angustia; salía ropa, zapatos, papeles, papeles y más papeles pero el único que quería no emergía hacia la luz.

Con el sudor desbordando por mi frente, mis ojos desorbitados y mis uñas trituradas a causa de mi ansiedad, noté que tocaban fuerte a mi puerta. Eran los abogados, querían sí o sí la única prueba que podía acreditar que yo ya había liquidado aquella deuda. Comencé a dudar sobre la existencia de ese papel, mis aires de mitomanía de pronto tomaron relevancia y perdí la noción del tiempo y del espacio.

Al no responder a los estruendosos toquidos de los abogados, éstos gritaron que tenían una orden, y que iban a tumbar la puerta. El ambiente se tornó tenso y áspero, no quería ver arruinada mi vida económica; mis lujos, mis carros, mi ropa, mis viajes, mis comidas. No quería ser un vil mediocre con más cuentas por pagar que comida en el refrigerador. Corrí hacia la mesa del recibidor de mi departamento, tomé las llaves de mi convertible y miré hacia la ventana. Vivía en un tercer piso, así que de pronto no se me hizo descabellada la idea de saltar, —si acaso son 10 metros— pensé. Los abogados lograron derribar la puerta, me vieron a escasos centímetros de la ventana, agarré todo el aire que gravitaba en el departamento y salté con la gallardía y confianza de un atleta olímpico. Durante esos momentos que me mantuve en el aire, sentí que por fin podía acariciar la libertad, recorrió mi cuerpo una sensación de alivio, de fortaleza y de inmensa felicidad... hasta que, por obvias reglas de gravedad, mi cuerpo azotó brutalmente en el seco y áspero pavimento.

Todo se fue a blancos; el dolor era inmenso, el bullicio ensordecedor. Durante sólo un pequeño instante recuperé la conciencia, abrí mi ojo derecho para ver dónde estaba y qué había pasado y sólo alcancé a percibir una grúa que se estaba llevando mi hermoso convertible. Fue en ese momento que la desilusión me enardeció. Cerré los ojos. Me cuentan los doctores que estuve dos meses en coma, que tuve múltiples fracturas de costilla, tibia, peroné, brazo, columna y cráneo. Que no entienden cómo la libré.

Hoy estoy vivo, milagrosamente vivo vestido con un luído traje color beige. En una celda compartida con otras tres lacras de la sociedad. Estoy en proceso por un multimillonario fraude fiscal. El panorama es terrible y la vida es absurda.

Por cierto, estoy postrado en una silla de ruedas, ya no puedo caminar.

Obtén una membresía aquí

esto también te puede interesar

"Fuerte Coahuila no fue" con las personas desaparecidas red es poder

"Fuerte Coahuila no fue" con las personas desaparecidas

"Fuerte Coahuila no fue cuando hay personas desaparecidas", es el título de un informe publicado por las organizaciones Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México, Familias Unidas, Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila, Juntos en Acción por Nuestros Desaparecidos en Coahuila y el Centro para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, en el […]

Leer
¿A poco no? Lecciones del pasado para enfrentar el futuro red es poder

¿A poco no? Lecciones del pasado para enfrentar el futuro

¿A poco no, el momento que estamos viviendo, casi a la mitad del camino del actual gobierno federal, es propicio para replantear la situación socioeconómica del país? Y es que ya no es posible seguir igual: México se debe reinsertar dentro del nuevo orden mundial y adaptarse a los cambios que los signos de los tiempos imponen, con la vista puesta en el futuro en lugar de aferrarse a viejas fórmulas del pasado que nos hundirán aún más en el subdesarrollo. No hay ni hubo una cultura de planeación y realización de programas a largo plazo.

Leer
Todo lo que haga falta red es poder

Todo lo que haga falta

La respuesta de AMLO a los cuestionamientos sobre los feminicidios, fue expresar su disposición para crear una fiscalía especializada en contra del feminicidio y “todo lo que haga falta” para combatirlo. El comentario sobre las protestas de grupos feministas en Palacio Nacional, donde hubo pintas, fue que garantizaba el derecho de manifestarse, pero recomendó la […]

Leer
Boleto a Cortázar red es poder

Boleto a Cortázar

Por Jaime Muñoz Vargas Por razones que no viene al caso describir, mi biblioteca ha estado diez años a mi parcial alcance. Esto significa que muchos de sus libros han permanecido no sólo inconsultos, sino prácticamente inaccesibles a mis manos y a mi vista durante largo tiempo. Tras una mudanza reaparecieron algunos con los cuales […]

Leer

Somos un medio receptor de 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes del Border Hub

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram