¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

destacadas, cultura

María Vigné y el poder social de la acuarela: una entrevista a la emergente artista lagunera

diciembre 14, 2023

“Un buen acuarelista es como un alquimista o un mago […] en la acuarela tienes que aprender a dialogar con el agua”. 

destacadas, cultura

María Vigné y el poder social de la acuarela: una entrevista a la emergente artista lagunera

diciembre 14, 2023

“Un buen acuarelista es como un alquimista o un mago […] en la acuarela tienes que aprender a dialogar con el agua”. 

Alguna vez la escritora Clarice Lispector escribió: "Quiero reinventarme. Y para eso tengo que abdicar de toda mi obra y comenzar humildemente, sin endiosamientos. Un comienzo en el que no haya residuos de ningún hábito, tic o habilidad".

Eso, precisamente, fue lo que hizo María Vigné, artista lagunera que, con un pincel ya entrenado, decidió regresar al origen. Un embarazo la llevó a desaprender técnicas que de cierta manera dominaba, sólo para experimentar el arte desde otro ángulo. 

Mientras “Sami”, su hija, se gestaba, la sentencia médica fue clara: tenía que alejarse de todo solvente tóxico. No al óleo, no al acrílico. Le quedaba una opción, no era la favorita, pero era la que se llevaba mejor con su embarazo: la acuarela. 

Curiosamente mientras “Sami” crecía rodeada de agua, María Vigné también mantenía un diálogo con ese líquido vital, debido a que se trata de un elemento esencial dentro de la técnica de la acuarela. Así, la artista, la mujer, y la madre primeriza, emprendió un periplo acuoso y poderoso en el que ha encontrado su voz creativa. A la vista, sus lienzos invitan a dialogar con la maternidad, pero también con la naturaleza y con la esencia de la vida cotidiana. 

El camino de María Vigné

Desde temprana edad María Vigné conectó con el arte, ha experimentado en varias ramas, estilos y técnicas. Hizo carrera en Saltillo y luego migró a Oaxaca, pero al igual que en su arte, también ella retornó al origen, a su tierra. Hoy, parte de su trabajo se expone en la Galería de Arte Contemporáneo del Teatro Isauro Martínez (TIM), en Torreón, Coahuila.

Junto con Patricia Hernández y Ana Cuevas, la artista lagunera es parte de la exposición “Historias no contadas”, una muestra que ejemplifica el trabajo artístico femenino contemporáneo. 

En el caso de Vigné, sobresale el uso de la luz y su maestría en la acuarela, una técnica con la que este año ganó el Primer Concurso Nacional de Oaxaca en Acuarela, así como el primer lugar en el Festival Internacional de Acuarela “Ríos de Color”, con un retrato que hizo en el momento.

El verbo desaprender sin duda cobra relevancia en el trabajo de esta artista de 34 años, pues el esfuerzo consciente de abandonar los patrones conocidos la llevan a fusionar con otras disciplinas, por ejemplo con el periodismo, oficio que la destierra de su zona de confort intelectual para abrirse a nuevas maneras de narrar lo que nos acontece. 

Publicación donde colaboró María Vigné con imágenes en acuarela digitalizadas.

Es jueves y van a dar las 12 del mediodía y la artista está por concluir la clase que imparte en el Taller de Artes Plásticas del TIM que recientemente tomó en sus manos y que atiende las inquietudes artísticas de los habitantes de La Laguna. 

Los alumnos presentes están atentos a sus consejos, “que bonita sombra lograste aquí” elogia la maestra del cuadro de un hombre mayor, quien responde al comentario con una sonrisa. Llega el momento en que los lienzos se guardan, sólo para retomarlos hasta la cátedra siguiente. 

La entrevista María Vigné

María Vigné está lista para la entrevista que se pactó un día antes para hablar de su técnica, carrera y proyectos futuros. La atmósfera de la charla es la galería que actualmente contiene sus cuadros, lienzos que representan su reinvención desde la acuarela. 

Entre la diversidad de técnicas que dominas hoy estás bajo el amparo de la acuarela, para ti cuál es la magia que experimentas y las bondades que te brinda este método artístico.

A la acuarela llegué por Sami (mi hija). Siempre he sido retratista. Desde que empecé a estudiar en Saltillo tuve una inclinación por el retrato, pero, casi todos (los retratos), los hacían en óleo y muy pocos en acrílico; también soy escultora, y la acuarela no me gustaba hasta que me embaracé y me quitaron todos los solventes, todo lo tóxico y empecé con el acrílico, pero el acrílico y yo la verdad no nos llevamos muy bien. Ahí fue cuando descubrí la acuarela, y fue como un volver a empezar, porque todo lo que sabía sobre pintura, en la acuarela no aplica.

Tienes que resetear tu mente para entrar en el mundo de la acuarela, porque trabajas, para empezar, desde la luz. En la acuarela tienes que reservar tus blancos en el papel, el blanco es tu papel, entonces, si tú pierdes tus blancos ya perdiste todo. Tienes que pensar, de antemano, como quieres que se vea el final y a partir de ahí empezar a construir. Un buen acuarelista es como un alquimista o un mago […] en la acuarela tienes que aprender a dialogar con el agua. Tienes que tener una comunicación y estar bien presente porque el agua va a ser la mancha, el agua va a fundir los colores, el agua va a hacer todas las cosas. Tienes que entender cómo funciona el agua. 

¿Te reconoces acuarelista?

Sí, (aunque) hago otras cosas, por ejemplo, ahorita experimentó con tinta acrílica. 

Observo a la acuarela como una técnica bondadosa que no necesita recursos excesivos. Pero más allá de los materiales, para ti ¿cuál es el elemento esencial de esta técnica? 

El agua y un buen papel. Cuando tienes un buen papel, que normalmente yo trabajo con 100% algodón, te permite trabajar la acuarela. Si tú lo mojas es como si mojarras un suéter de algodón y tarda un chorro en secarse, entonces se hacen efectos muy bonitos porque está fresco, cuando tienes un papel malo, se seca de volada y no alcanzas a hacer nada, por eso el papel es fundamental, pero el agua es lo principal, aunque también debes tener mucha concentración.

La verdad, como dices, la acuarela no necesita de mucho porque la puedes llevar a donde quieras, es decir, no necesitas un caballete, no necesitas estar enjuagando pinceles, es muy práctica y muy rápida a comparación de otras técnicas como el óleo. Un cuadro en acuarela lo puedes terminar en la mitad de tiempo dependiendo de lo que quieras. Sin embargo, te exige estar más presente que en el óleo, porque con esa técnica (en el óleo) si la riegas, lo cubres o lo disimulas o lo pintas de nuevo de blanco y en la acuarela no hay retorno. 

Para algunos la acuarela es la entrada perfecta a la pintura, pero también es técnicamente desafiante y difícil de dominar. ¿Qué me puedes comentar al respecto? 

Sí, es muy difícil. Un buen acuarelista es alguien que visualiza cómo se verá algo antes de hacerlo. Necesitas tener esa mentalidad, casi matemática, de estar haciendo las operaciones en tu cabeza, para a la hora de bajarlo al papel ya sepas qué va a pasar. Existen formas muy lindas de comenzar con la acuarela que no necesita de grandes planeaciones.

Yo doy un taller de flores básicas donde no necesitas saber pintar, no necesitas saber dibujar, sino con el puro pincel vas haciendo las formas. Es como un entrenamiento de caligrafía, no de estar viendo cómo se comporta tu pincel porque normalmente estamos acostumbrados a hacer un círculo y rellenar el círculo, pero cuando enseñamos esas flores, es trabajar con el mismo pincel, hacer la forma sin tener que trazar y rellenar, y de ahí puedes empezar a ver cómo se comporta el agua, desde un lugar que no te exige grandes retos.

maría vigné

Consciente o inconsciente, cuáles crees que son los colores que no pueden faltar en tu paleta y por qué. 

Yo pinto siempre con paletas reducidas. Aunque en el papel se ven muy variados yo uso tres o cuatro colores y con eso saco toda la gama que necesito. Dependiendo de los colores que quiera sacar uso un amarillo puede ser el ocre o uno medio, un rojo, casi siempre es alizarina, un rojo rosáceo y un azul que casi siempre es ultramar, a menos de que quiera algo más punch es un turquesa, y con esos tres.

A veces siena tostada, de echo, me gusta mucho esa combinación en acuarela: siena tostada con azul ultramar te da un gris y si lo haces muy concentrado te da un negro, yo no uso negro, no me gusta, porque siento que te mata todos lo colores. 

En qué temas se interesa el pincel de María Vigné

Rostros, figura humana y naturaleza. Lo principal son los rostros porque parte de mi trabajo son retratos por encargo y retratos de pintura en vivo en los eventos. Los rostros son mi tema principal, pero ahorita trato de insertar esos rostros con la naturaleza. Lo que busco personalmente es lo que hago en la pintura. Porque antes mis rostros eran con fondos muy estáticos o el clásico de la fotografía que le pones el café atrás o el negro, como descontextualizados, por así decir. Ahora estoy buscando regresarlos a un ambiente natural, y hacer una reconexión con la naturaleza.

"Quiero conmover a las personas con mi arte. Quiero que digan: Él siente profundamente, Él siente tiernamente", pronunció Van Gogh, artista que también experimentó con acuarela. En tu caso ¿qué es lo que buscas promover con tu propuesta artística? 

Primero es una búsqueda interna para luego transmitirla. Porque muchas veces siento que estamos buscando cosas, pero no las sabemos poner en palabras o visualmente. Necesitamos un sentimiento y a veces viene a través de la pintura, a través de juntar dos cosas que no contábamos. Entonces sí puedo ayudar o apoyar visualmente a la búsqueda de otros está padre, eso con mi obra personal. 

Observo que tu trabajo no sólo queda en el estudio o en las galerías, también se fusiona con otras disciplinas como el periodismo. Recientemente fuiste parte de una actividad, en la que en referencia a un reportaje de investigación que habla sobre el parto humanizado, tú y otras artistas realizaron pinturas. 

Está padre hacer los puentes entre disciplinas. También hace un par de años hice ilustraciones para un reportaje en Oaxaca sobre feminicidios. Me tocó retratar a las víctimas, entonces fue un proceso súper fuerte, pero creo que ayuda o apoya, porque cuando ves una foto a lo mejor la pasas, pero cuando ves la pintura a lo mejor te retiene un poquito más. Siento que, con la pintura basadas en imágenes tan fuertes, en fotos tan fuertes se puede lograr un toque poético y que se vea un poco más humano. También he trabajado con Fundación Simi en la cuestión de biodiversidad, tengo un mural con ellos sobre biodiversidad. Para mí la pintura se pone al servicio para hacer estas conexiones. Sobre el reportaje que mencionas, estuvo muy padre porque nos juntamos puras mamás pintoras de Torreón, […] nos juntamos Paty Santiago, Teté Zarzar, Ana López Anaya y yo, a repensar desde el ser mamás y observar a la pintura como un medio para retratar las situaciones que habíamos vivido cada quien desde sus partos. Estuvo muy padre porque no se trataba de hacer una imagen colectiva, como un mural, sino más bien, todas nos movíamos cada cierto tiempo a completar las obras de las otras. 

maría vigné con sus cuadros

Para ti cuál es la importancia de que disciplinas que pareciera no tener nada que ver, se fusionan para generar un discurso. 

Nos ayuda a abrir nuestras perspectivas de los temas. A veces cuando no entiendes un tema, por ejemplo, estás en una investigación y no entiendes el tema de esa forma, a lo mejor si lo retomas desde otro ángulo desde otra disciplina, te abre la mente hacia entenderlo mejor, a racionalizarlo o procesarlo de otras formas, entonces, sí creo que lo interdisciplinario ayuda a no ver las cosas tan cuadradas.

El arte de pintar, también es comunicar, en este sentido cuál es la función social que percibes en tu obra. 

Es un poco como la música, cuando escuchas algo que te conecta, pues sientes algo que se está moviendo en ti y yo creo que una buena pintura también te mueve por dentro. Entonces fuera de poner imágenes que sean muy obvias siento que puede haber un disfrute y puede haber un momento de conexión a través de la pintura. 

¿Cuál es el don principal del arte?

Hay muchos dones dentro del arte. De entrada, no está inserto en el sistema capitalista de producción, además en mis clases veo que el pintar o el gusto por pintar hace comunidad. E individualmente yo sí lo veo como terapia, de hecho, por eso me terminé dedicando al arte y no la gestión, porque al final del día, después de la maternidad, la carga laboral y el no dormir, si no pintaba me ponía bien loca. Para mí es una terapia, los días que pinto todo está bien. Es como una meditación activa.

Por último, cómo resumirías tu propuesta artística en tres palabras.  

Lo más importante para mí sería luz, agua y fluidez. Siento que mi pintura no está contenida, más bien es como expansiva.

Foto de la Semana

Colaboración a cargo del fotógrafo Saúl Sifuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obtén una membresía aquí

esto también te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram