¿eres suscriptor? ¡accede a tu cuenta aquí!

red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

Más que un medio, somos una comunidad.

$100 pesos un mes, $880 al año

Obtén tu membresía ahora
red es poder, medio de periodismo en Torreón, Coahuila

cultura

Margarito Cuéllar, la poesía como necedad vital  

diciembre 22, 2023

“La poesía, asumida como riesgo, desafío y elemento transgresor, le da vitalidad a la existencia de quien la escribe y de quien la lee”

“La poesía, asumida como riesgo, desafío y elemento transgresor, le da vitalidad a la existencia de quien la escribe y de quien la lee”.

cultura

Margarito Cuéllar, la poesía como necedad vital  

diciembre 22, 2023

“La poesía, asumida como riesgo, desafío y elemento transgresor, le da vitalidad a la existencia de quien la escribe y de quien la lee”

“La poesía, asumida como riesgo, desafío y elemento transgresor, le da vitalidad a la existencia de quien la escribe y de quien la lee”.

Más que práctica, descubre a la poesía como una necedad vital. Ha pronunciado que la escribe para que sus sentimientos no se atrofien. Fuera de la intelectualidad, para él, el poema es un arma de resistencia. Es de los que creen que el mundo tiene remedio si la poesía se planta como una esperanza. 

Poeta terco y periodista, Margarito Cuéllar es además un referente obligado de la poesía iberoamericana contemporánea. Nació en Ciudad del Maíz, San Luis Potosí, fue adoptado por Monterrey, pero más bien él es del mundo. Recientemente participó en el Festival Internacional de Poesía de Shanghái, una muestra de que su lenguaje poético no conoce fronteras. 

De Margarito se pueden y se han escrito muchas cosas. Por ejemplo, que tiene una relación estable y significativa de más de 40 años con la poesía, que también, cuando decidió estudiar periodismo se prometió que trotaría ambos terrenos, y que, incluso, un oficio alimentaría a otro. 

También, se puede escribir que su producción es basta, y su propuesta poética ha conquistado a los jueces de varios certámenes de poesía a nivel nacional e internacional. Los más recientes son el Premio Hispanoamericano de poesía Juan Ramón Jiménez, que ganó por su obra poética: Nadie, salvo el mundo. Y en el año 2021 mereció el VIII Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador. 

Margarito Cuéllar no es un poeta pretencioso, sólo es un ser humano que descubrió en la poesía otra forma de habitar el mundo.

Él mismo ha dicho que Pessoa define al poeta como gran fingido, el mil máscaras, y siente que entra en esa definición. Pero no, Margarito ha sufrido una transformación, y ha logrado una poética más honesta, más humana, por eso sus versos trascienden y cambian de idioma, más no de sentido. 

No es un transeúnte de la poesía, es un residente del verso que decidió, hace 40 años, el oficio de labrar las palabras. 

¿Cuál fue el momento clave que te inspiró a convertirte en poeta? 

Ese momento clave creo que fue en la adolescencia. Bueno, por ahí de los 16 años me di cuenta que tenía cierta facilidad para expresarme por escrito. Hacía versos, canciones, pequeños textos que yo decía que eran poesía, aunque en realidad no estaba seguro de nada. Más bien me generaba más dudas respecto a la literatura y la escritura misma. Creo que la lectura de Lorca y de Neruda, a quienes medio leí en primero de secundaria, fueron determinantes.

Aparte de poeta, también eres periodista, cuéntame cómo estas dos formas de expresión literaria aparentemente divergentes, convergen en tu ejercicio de la palabra escrita. 

Sentía que la literatura y el periodismo se podían complementar. Lo que me sirvió para encontrar esa correspondencia fue la lectura. Cuando entré a estudiar periodismo me gustaba lo que hacían Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska y Gabriel García Márquez, que combinaban literatura y periodismo, eso fue definitivo para mantenerme en las dos canchas, aunque en algunos aspectos son divergentes, en otras confluyen. Y me sentí cómodo formándome en ambos campos, preparándome para la vida, pues una cosa es lo que uno desea y otra muy distinta la realidad. El periodismo busca la verdad en un mundo globalizado en el que se invisibiliza la realidad. La poesía busca la esencia de las cosas en un mundo lleno de detractores en que el vértigo de la banalidad y la inmediatez parecen brillar con luz propia.

Tanto la poesía como el periodismo llevan consigo una responsabilidad social. La poesía puede cuestionar, provocar reflexiones y despertar la conciencia social, mientras que el periodismo, al desentrañar verdades ocultas, puede ser un agente de cambio. ¿Crees que, en conjunto, ambas formas de expresión contribuyen a la construcción de una sociedad más informada y reflexiva?

Digamos que tanto la literatura como el periodismo, practicados y fundamentados desde una ética y una conciencia social, ponen su granito de arena. Pero pensemos que otro tanto le corresponde a las otras artes y a la sociedad misma. A la educación y al pensamiento crítico. Para qué todo esto se convierta en un detonante social se requiere una suma de inteligencias, creatividades y visiones de futuro en la que cada quien pone su parte. No es una idea romántica, sino una premisa. En este sentido, ni la literatura ni el periodismo ni el arte en general tienen un peso en sí mismos, sino en conjunto. Y aquí entra un tema: las políticas culturales y la política en sí.

Alguna vez mencionaste que te prometiste a ti mismo que el periodista le daría de comer al poeta. ¿Ha sido así?

En la medida de lo posible así ha sido. Tengo más de 40 años jugando con ambos equipos y no me han dejado abandonado en el campo de batalla. Con el ejercicio periodístico logré hacerme de un espacio propio para mis hijos. Con los frutos de la poesía busco equilibrar la madurez. Ni la poesía ni el periodismo me han dejado con la palabra en la boca. De ambos, recibo satisfacciones. La riqueza y el éxito son un platillo aparte.

¿Crees que de la poesía no se vive?

Si pensamos en términos meramente económicos, no. Si pasamos al plano de lo simbólico, de la creación y del imaginario, sí. La poesía, asumida como riesgo, desafío y elemento transgresor, le da vitalidad a la existencia de quien la escribe y de quien la lee. La poesía es ese punto ciego de la existencia en la que todo puede suceder.

También has dicho que aquel que escribe poesía, al igual que el poema, es un sobreviviente, ¿Por qué?

Justamente porque la literatura se construye en una superficie de arenas movedizas, pantanos y desiertos. En principio el poeta es un sobreviviente de sí mismo. Si no centra su mira y sus alcances, corre el riesgo de convertirse en malabarista, paria social o fantasma.

¿Cómo definirías al Margarito periodista?

Como alguien que goza haciendo una crónica o una entrevista. Que se disputa las horas y los días con el poeta para seguir haciendo de la escritura un campo de batalla desde trincheras distintas, aunque afines. Soy el que se bebió las notas periodísticas de García Márquez, las entrevistas de Elena Poniatowska, el humor de Carlos Monsiváis, la agudeza verbal de José Alvarado, la sabiduría de José Emilio Pacheco, la destreza de Kapuściński y los viajes de Marco Polo. Amigo de Víctor Roura y Arnulfo Vigil, esquina con el periodismo del siglo XXI.

¿Y al poeta?

El poeta, como decía Pessoa, es el gran fingido. El mil máscaras de la verborrea y el desasosiego. Viajero del tiempo y de la vida diaria. Un campesino en mangas de camisa. Un forastero en su propia tierra (San Luis Potosí), un aprendiz de vago que pasó parte de su adolescencia en Tamaulipas. Un adoptado en Monterrey que trata de ser feliz lo mismo en esta ciudad que en las ciudades a las que viaja con cierta irregularidad (San Luis Potosí, Ciudad de México, Bogotá, Quito, Madrid y íntimamente, Yunab, Shanghái y Beijing, China). El padre de Atax y de Ulises. El hijo de Florencio e Isa. El esposo de Susana. Creo que eso soy.

Llevas más de 40 años dedicado a versificar la vida, contabilizas galardones nacionales e internacionales, en ese sentido: crees que con la poesía es posible derribar fronteras.

Las fronteras que puede derribar la poesía, sobre todo la actual, tiene que ver con el idioma. Obviamente la poesía no evita una guerra, no evita, digamos, todos esos conflictos mundiales, que se viven, pero sí tiene una función, que varía de país en país, por ejemplo en China la poesía tiene una función didáctica, una función educativa, porque tiene que ver con el desarrollo de su civilización, con el desarrollo de su cultura. Pero me parece que la poesía sigue siendo como dijo un poeta: un arma cargada de futuro. Sigue siendo un espacio generoso o por lo menos que presta esa posibilidad. 

¿Cómo percibes la evolución de tu lenguaje poético?

Justamente de encontrar un grado de conciencia. Pienso en el poeta de 20 años que tenía muchos sueños y que se quería comer el mundo, pero no tenía ni el lenguaje, ni las lecturas ni la experiencia de vida que dan justamente los viajes, la vida misma y las lecturas para entenderla (a la poesía). Es decir, tal vez tenga más interrogantes respecto a hacia dónde nos lleva la poesía y qué podemos esperar de ella y qué podemos darle, pero ha habido una evolución del lenguaje, supongo que, para bien, en el sentido de que uno se va haciendo cada vez más transparente. Siento que es mi caso: me he vuelto más directo. 

Actualmente vivimos en un mundo en donde todo, aparentemente, debe tener una funcionalidad, y el oficio del poeta es uno que ha sido cuestionado porque se piensa que nadie se levanta un día y dice “necesito un poema”, pero más allá de que tenga una función, para ti ¿Por qué la poesía es esencial para la humanidad?

Es importante para la humanidad cuando la poesía no va sola, es decir cuando aprendemos a entenderla como un eslabón, no solamente con otras artes, sino como un vínculo o un vaso comunicante con los mismos problemas sociales, en ese sentido, la poesía puede convertirse en algo necesario o importante para las sociedades de una manera más amplia. Pero eso también tiene que ver con la preocupación que puedan tener y todo lo que se pueda hacer en temas como el arte y la cultura por parte de la sociedad misma, los organismos y de las políticas culturales que se hacen en el mundo. Si un país les da importancia a las artes de una manera más ambiciosa, ese país va a cambiar, esa posibilidad es real pero tiene que ver con otros índices de cooperación y de vinculación y no la poesía en sí misma, porque también puede ser como un animal solitario y desdichado en busca de mantener un vínculo con las otras artes o con la sociedad misma para no quedarse como algo inútil, sino tener un papel más activo. También depende mucho de los poetas y del desarrollo de las comunidades y de las sociedades mismas. 

Hoy en día vivimos cambios tecnológicos acelerados, un ejemplo son las inteligencias artificiales que, entre sus bondades, está el hecho de con instrucciones precisas puedes generar un escrito creativo, entorno a eso le pregunto ¿Puede una inteligencia artificial escribir poesía? 

Puede el ser humano, las empresas u organismos hacer que la inteligencia artificial cree poemas, que los escriba y los difunda de una manera más veloz porque estamos hablando de máquinas poderosas, pero también está el tema de la inteligencia emocional del pensamiento crítico. Con esos temas podemos asumir a la inteligencia artificial como un gran paso del ser humano, pero que no lo sustituye, sino que más bien le facilita ciertas tareas. En el caso de la poesía los chinos han hecho experimentos de pedirle a un robot que escriba un poema, o experimentos de pedirle a una IA que haga un poema como Alejandra Pizarnik, como Pablo Neruda o como Octavio Paz y lo que pasa es que lo hace, pero no con el resultado que requiere un buen lector. Yo mismo hice ese experimento en mi tesis doctoral que hablé sobre el aforismo. Puse a la inteligencia artificial a redactar aforismos y el resultado es muy pobre porque lo que hace es: frases exitosas, frases de superación personal, (en general) frases muy limitadas en términos del lenguaje, en términos del pensamiento. Pero si tú le pides a la IA que te haga una lista de las mejores aforistas mujeres y de los mejores aforistas hombres en el mundo, te la hace y es confiable, ya nada más la puedes cotejar o mejorar, pero digamos que eso quiere decir que sí tiene un beneficio. Pero en la poesía no hay ningún sentido para el poeta poner a una IA a crear esos poemas porque entonces se perdería la esencia del poema y el poeta entraría en una especie de acantilado, o sería como lanzarse al vacío y estar frente a una página en blanco infinita. Puede ser que le traiga satisfacciones y que publique esos poemas en muchas partes, pero, lo seguro, es que se pierde la esencia del poema. 

Riégalo a diario. / Llegado el día cortaremos su fruto/ amargo, dulce o con espinas. / No hay nadie que retire tus versos/ del tráfico de sueños. / Afila tus tijeras de podar:/ algo nacerá hoy aunque no llueva, escribes en tu poema Instrucciones para dar mantenimiento al árbol de los poemas. ¿Qué frutos se pueden arrancar hoy del árbol poético de Margarito Cuéllar?

Justamente esa es una especie de poética en mi obra, porque la poesía es algo que tú siembras, pero para sembrar tienes que trabajar la tierra, ese término es un metáfora que se traduce a si quieres ser poeta tienes que prepararte, tienes que leer, tienes que romper la tradición, tienes que vincularte con otros poetas y con otras poética y además para que crezca algo tienes que abonarlo, tienes que tener pasión por lo que estás haciendo y simplemente tener ese cultivo y ese crecimiento para que pueda tener un fruto. Es como un desafío, porque te vas a encontrar con condiciones naturales, o provocadas, que son dañinas para el árbol de la poesía, una de ellas puede ser el silencio o la invisibilidad, por parte, tal vez, de tu propio país, que de pronto, en muchas partes, el poeta es un ser invisible. Y digamos que por esas situaciones al árbol de los poemas le puede caer plaga, pero llueva o no llueva, si te asumes poeta, tienes que hacer que el árbol de la poesía dé frutos. 

Foto de la Semana

Colaboración a cargo del fotógrafo Saúl Sifuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obtén una membresía aquí

esto también te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos un medio receptor de 2 grants desarrollo organizacional provenientes de Sembramedia.

Somos un medio perteneciente al hub del Border Center for Journalist and Bloggers y recibimos 1 fellowship y 2 grants de desarrollo organizacional provenientes de

comunidad de medios

red es poder
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram