La memoria y la educación

Esta semana escribiré sobre el significado de la memoria, principalmente en relación con la educación en el hogar y la educación académica, es decir, la educación escolar. El común de las personas no comprenden del todo el concepto de educación, ya que creen, o suponen que la educación sólo se recibe en las escuelas, esto significa que no tienen la menor idea de que la educación más importante es la recibida en casa, a través de las enseñanzas de los padres a los hijos. Se da por entendido de manera muy generalizada que la educación en valores es la única importante, por lo que hacen lo posible y hasta lo imposible porque un niño se comporte perfectamente bien cotidianamente y lo demuestre sobre todo en acontecimientos familiares, o festejos.

Lo anterior tiene una vinculación con la apariencia, dicho de otra manera, un niño debe aparecer ante los demás como “un niño bien educado”, finalmente en casa, no importa si hace un berrinche, o da pataletas, si se tienen ganas y tiempo, en casa se le corrige de cualquier forma, o, no se le corrige, pero en público, “éste es un comportamiento inaudito”.

Es a partir de esto que debo decir que la educación no es la que solamente se ve, ya que cualquier niño es capaz de actuar y conseguir lo que quiera, sobre todo cuando ha sido mal educado, es decir, ha sido demasiado consentido y demasiado protegido, o se le ha ignorado, solamente se le ha enseñado a aparecer, a mostrar la apariencia, debo decir también que no se le ha enseñado, o educado con amor.

El amor se demuestra educando a los hijos con palabras, es decir con un buen uso del lenguaje – me refiero a la buena construcción del mensaje – donde muchas veces no importa qué palabras se usen, lo importante es que se usen bien, y usar bien ese mensaje quiere decir que se refuerce con el ejemplo. No se le puede decir a un niño que no debe decir mentiras, si uno como padre le dice a su hijo que cuando alguien lo busque diga que no está presente, aunque se encuentre en el mismo sitio que el hijo que dirá mentiras porque su padre se lo pidió; esa es educación sin amor.

Amar a los hijos tiene sus muy diversas formas de demostrarse; la congruencia es una de las más importantes, por lo tanto educar con amor, no significa sobreproteger a los hijos, ya que hay padres que practican esta sobreprotección y creen, o están seguros de que están haciéndoles bien a sus retoños, resulta que esto perjudica más a estos niños, quienes por lo general tardan mucho en madurar en muchos sentidos y en ocasiones nunca maduran. La educación en casa siempre debe tener sus límites, los padre deben poner límites y los hijos deben comprender el porqué de estos límites, es ahí donde entra la comunicación, la buena manera de construir el mensaje, claro que esto muchas veces está vinculado al aprendizaje teórico-práctico, ya que muchos padres que se encuentran en la disyuntiva de no saber qué hacer, o cómo guiar a sus hijos, buscan ayuda profesional y buscan literatura que les permita conocer más allá de lo que ellos saben por tradición. Es por eso que es de suma importancia que uno como padre deje por momentos a un lado lo ya conocido, y busque nuevas alternativas que le permitan estar actualizado para los momentos en que se vive; conocer el contexto de la generación de los hijos es sumamente importante, ya que nosotros como padres nos quedamos anclados en generaciones y tradiciones muchas veces obsoletas, sin embargo hay otras que siguen estando vigentes, debemos saber distinguir muy bien esto, es aquí donde se hace presente el “sentido común”, que bien sabemos que es el menos común de todos los sentidos.

Sin embargo es importante señalar que los límites siempre deben estar presentes, siempre con buenos ejemplos, esto se une muy bien con la educación escolarizada, ya que cuando un maestro le deja al grupo una lectura, sabiendo que los niños, cuando están pequeños les cuesta mucho trabajo leer, no sólo porque apenas estén aprendiendo, sino porque la lectura no es lo cotidiano en casa, cómo podemos pensar que los niños deben leer muy bien, y hacer su tarea, si nosotros como padres nunca leemos, y tampoco nos importa aprender más, los niños deben ver que los padres, aunque sea a través de lo cotidiano, en la cocina, en la limpieza, desde la actividad de los padres fuera de casa, bien se podría iniciar una búsqueda de información para tener más logros en nuestros trabajos, o nuestras actividades dentro o fuera del hogar; todo esto en los momentos en que padres, e hijos están reunidos en casa; así los pequeños se darían cuenta de que, hacer este tipo de búsquedas, o investigaciones en casa, es parte de un quehacer cotidiano y que por eso ellos también deben de resolver problemas de toda índole que les dejan de tarea en casa.

Todo esto con frases y comentarios enriquecedores del saber, alegrarse de haber encontrado una información, de haber resuelto un problema, de haber encontrado otro método para hacer algo, descubrir en la lectura algo nuevo, buscar nuevos libros, revistas, periódicos, internet, en donde se encuentren buenas soluciones para hacer de la vida un ejercicio de búsqueda del bienestar a través de la adquisición del conocimiento.

Todo lo anterior sería parte de la memoria que se queda en todos nosotros y que nos hizo ser lo que somos, todo aquello que fue enseñado con amor, a través del ejemplo, adornado con bellos mensajes, siempre enseñando y mostrando que todo lo que se aprende, nos sirve para algo en la vida, no solamente sirve para pasar exámenes y conseguir un número como calificación. La educación es algo más que notas puestas por los maestros, es algo más que premios, recompensas, o castigos en el peor de los casos, es vivir con los ejemplos, sin que estos se olviden, para algún día en el futuro estos ejemplos sirvan de base a las futuras generaciones, ya que ellas también tendrán que hacer sus ajustes en su momento, siempre con amor y ejemplo. Todo lo que aquí escribo es el resultado de la memoria que guardo de todo lo que me fue enseñado con amor, espero que mis hijos sientan los mismo, y que mis nietos estén viviendo este proceso de la misma forma en que yo lo hice; éste es un proceso de esos donde se dice que “el alumno supera al maestro”, mil gracias a mis padres por lo que me dieron, me dijeron, me dejaron de decir, o me dejaron de dar por los ejemplos, a mi abuela, que fue pilar de mi educación y que me sirvió como base para saber y comprender lo que es la educación con el ejemplo y con hermosas palabras en forma de mensajes. Espero que todo esto les sirva, recapaciten y pongan en práctica lo que ustedes crean conveniente.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

La memoria de la educación impartida en la familia

Hablar de la educación en la familia es un punto del cual se ha polemizado mucho, incluso yo misma lo he mencionado con anterioridad, sin embargo, retomar esa educación como parte de la memoria educativa en las familias, es otro punto. Todos los individuos envueltos en una determinada cultura tienen patrones de conducta aprendidos y aprehendidos en la familia; todo depende del contexto en el que estos patrones son aprendidos y puestos en práctica. De lo anterior se desprende que tanto los hombres, como las mujeres que hayan nacido en un determinado contexto y en una determinada clase social, repetirán dichos patrones cotidianamente y educarán con los mismos patrones a sus descendientes.

La familia nuclear y la familia extendida guardan un papel muy importante en esta clase de educación, de esta forma, los padres, los abuelos, los tíos y tías, incluso los padrinos, aunque no sean de la familia, participan en la educación de los niños. Durante la primera y parte de la segunda mitad del siglo XX, esta educación estuvo a cargo de la madre principalmente, sobre todo en lo relacionado a la práctica de los valores familiares, mismos que en gran medida provenían de la Iglesia y de la clase social de la familia en cuestión.

Uno de los valores más difundidos en esta época fue el respeto, los niños siempre debían mostrar respeto por sus mayores, y a todo lo aprendido en casa, en especial enseñado por los padres, en primer lugar el padre, en segundo lugar, la madre, los abuelos y tíos y demás integrantes de la familia como adultos. El respeto se demostraba de muchas formas, entre ellas, besar la mano de los abuelos y padres, además de la de los sacerdotes; hablarles de “usted”, prohibidísimo hablarles de “tú”; pedir permiso para hablar, un niño, o menor de edad no podía dirigirse a un mayor, sin antes pedir permiso para hacerlo; no podía escuchar la plática de los mayores, mucho menos intervenir en ella. Los hijos en una familia de clase acomodada debía de comer todos al mismo tiempo, usar los cubiertos designados para cada platillo, no hablar durante la comida, y lo ya consabido, de no comer con la boca abierta, no hablar con comida en la boca, no hacer ruido con la boca al comer, no levantarse de la mesa hasta que el último hubiese acabado de comer, está por demás decir que todos comían lo que se había preparado para comer, no había alimentos distintos para cada uno, y se les pedía a los niños que dejaran algo en el plato, el último bocado, ya que con esto se demostraba que ellos no eran “muertos de hambre”, por lo que era de buena educación dejar comida en los platos.

En lo relacionado a la clase media, los valores eran muy parecidos, la única diferencia era que no había un cubierto para cada tipo de comida en todas las mesas; todos debían comer lo mismo, sin distinciones, con la salvedad de que uno debía de acabarse todo lo que había en el plato, en mi familia, si dejabas algo, porque ya estabas satisfecho, te lo guardaban para la próxima comida, si lo dejabas en el desayuno, era lo primero que te comías en la comida, si lo dejabas en la comida, era lo primero que te comías en la cena, y así sucesivamente. Tus padres te hacían ver que comprar la comida era posible por su trabajo y que muchos habían trabajado para que tu tuvieras esa comida en la mesa, por lo que no había que tirarla, ya que era el producto del trabajo de muchos. Claro que esto poco pasaba en estas familias, generalmente acostumbradas a saborear y terminarse los riquísimos guisos de mamá.

La clase baja vivía todo esto de muy diferente manera, las madres que casi siempre trabajaban fuera de casa, apenas si tenían tiempo de estar con los hijos y por lo general cocinaban algo rápido en casa, o llevaban comida de las casas donde trabajaban, claro, las comidas que habían sobrado de días anteriores, y que los integrantes de familias acomodadas ya no querían. Las familias de la clase media también tenían señoras que ayudaban en casa, sin embargo ellas comían de lo que se hacía día con día y llevaban de esto a sus propias familias.

La educación escolar en cada una de estas clases sociales era distinta, la clase alta se educaba en colegios particulares, cuyas autoridades eran parte de la Iglesia, padres y monjas eran los encargados de educar académicamente a estos niños y adolescentes, por lo general en casa, siempre había alguien que ayudara a los hijos con las tareas, si no era la madre, era algún asesor, a quien se la pagaba para que cumpliera con esa función.

La clase media y la clase baja acudían a escuela públicas, de las cuales había unas muy buenas académicamente hablando, aunque las instalaciones y actividades no eran parecidas a los colegios particulares. Las tareas eran vigiladas por las madres de familia, y en muchas ocasiones por los hermanos mayores, ya que es importante señalar que las familias solían ser muy grandes y los hijos mayores eran partícipes de muchas de las actividades de las madres y de los padres de familia.

Un detalle muy importante es la forma en que se impartía esta educación, ya que cualquier acto de desobediencia era castigado, esta reprimenda era muy variada, todo dependía en gran parte a la decisión de la madre, y en varias ocasiones del padre. Los castigos eran en ocasiones muy severos, y en otras ocasiones no lo eran tanto, ya que estos se aplicaban dependiendo de la posición social, o del criterio familiar, es decir si los padres eran educados de una forma, o de otra. Generalmente si un hijo desobedecía podría recibir unas nalgadas, unos azotes con el cinturón (de papá), unos “chanclazos” (de mamá), unos jalones de orejas, una cachetada, o un golpe en la boca (por contestar a un mayor), o simplemente una mirada de papá, o de mamá era castigo suficiente, también se podía castigar quitándote algo, o suprimiendo “el domingo”, cantidad de dinero que les daban los padres a sus hijos los fines de semana por portarse bien durante toda la semana, con la que podrían comprar toda clase de dulces que se les antojaran. Por supuesto que había unos castigos más sanguinarios, pero estos no estaban contemplados como castigos dentro de la norma, y podían ser sancionados por las autoridades legales, si se llegaba a saber de los mismos.

En base a lo anterior se puede decir que casi el 100% de los niños que vivieron esta época fueron alguna vez castigados con algunas de estas formas, aunque también hubo otros que fueron educados de tal forma que no tuvieron que ser castigados, ya que fueron educados con amor y con buenos ejemplos, siempre poniendo límites con explicaciones y reprimendas de otra naturaleza, de las cuales se hablará en la siguiente columna, al igual de la relación de todo esto con la memoria, sobre todo la memoria cultural.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

La educación en la modernidad y posmodernidad

Esta será la última parte del pequeño relato en relación a la educación en las diferentes etapas históricas de la humanidad, claro, procuraremos en esta ocasión hacer un vínculo con Latinoamérica y México en especial. Este escrito abarcará desde los diversos momentos en que la Edad Media inicia el proceso de desarticulación entre las antiguas formas de poder y el surgimiento del sistema que nació para liberar de los diferentes yugos a los futuros burgueses, y a los trabajadores conocidos como siervos en un inicio y los nacientes aprendices que se convertirían en lo que Carlos Marx llamó proletariado.

El proceso de transición tuvo diferentes tiempos en los diversos espacios del mundo occidental, principalmente en Europa Central y Occidental. Como ya se mencionó anteriormente, la necesidad de salir delante de aquella época, en donde la forma de gobernar era autoritaria y los gobiernos eran hasta cierto punto autócratas, ya que la autoridad máxima se encontraba en EL Vaticano; ese salir adelante tenía varios significados y varios orígenes. Por un lado la población aumentaba, a pesar de haber vivido varias pestes y epidemias, y de vivir en la insalubridad física y mental total.

Para algunos educados por los frailes y que tenían mucha capacidad intelectual, lo mejor era vivir de otra manera, muchos de ellos, no sabían muy bien qué forma era la correcta, lo que si sabían era que lo más seguro e indispensable era alejarse de los feudos física y simbólicamente, además de que también surge la participación de la división de la Iglesia, y es precisamente Martin Lutero quien procura y logra esa división, esa es una forma en un inicio simbólica de que el único poder al que todos obedecían, no era del todo inquebrantable, más allá de permitir esa división, aislamiento y de tener una visión del mundo y de la vida muy diferente a la que había dominado durante más de mil años, todos aquellos que tenían la posibilidad de lograr una independencia económica, iniciaron la lucha material e intelectual para revolucionar esa clase de vida y buscar sus propias riquezas y libertad.

Los Señores Feudales lucharon para seguirse imponiendo, sin embargo la unión, hace la fuerza, y todos aquellos que eran sometidos buscaron su libertad en los diferentes lugares y los diferentes tiempos de acuerdo a sus posibilidades y a su educación. Surge una nueva era, llamada históricamente El Renacimiento, es decir, el hombre como especie vuelve a nacer, deja de verse como un instrumento más en los procesos de producción, se retoman formas y actitudes propias de los clásicos griegos y de los romanos, donde la educación era la máxima manifestación del hombre para su bienestar, claro queda destacar que esta educación era primordialmente para los hombres, las mujeres todavía no eran tan reconocidas como parte de la especia humana capaces de aportar algo significativo en el aspecto del pensar y de la educación.

El Renacimiento trae consigo el movimiento de La Ilustración, mismo que guarda un gran significado en la evolución del ser humano, ser un ilustrado significa ser un estudioso, que además pone a la orden de otros su conocimiento, o su sabiduría, ya que todo aquel que adquiere conocimiento y no lo comparte, es como si no existiera, por lo tanto no es un ilustrado. Con todo lo anterior surge la imprenta, esto tiene una importancia enorme, ya que a diferencia de los clásicos, los libros en primer instancia fueron manuscritos y todas sus copias lo eran también; con la imprenta la producción del saber, es decir la educación abre una brecha enorme y el conocimiento puede alcanzar dimensiones insospechadas en aquella época, estamos hablando de los siglos XIV y XV, en donde en la mayor parte de Europa se estaba dando todo esto.

No en todos los territorios sucedió esto de forma simultánea y debo aclarar que España fue de las últimas regiones que logró ilustrarse; esto es algo importante que recalcar, porque fueron precisamente esos españoles, los de esa época los que conquistaron la mayor parte de América, y que por consiguiente conquistaron a lo que hoy es México. No puedo decir que ser conquistados por los españoles fue lo peor, ya que yo llevo sangre española en las venas y mis apellidos son de origen español, eso sería renegar de mí misma y de los míos, sin embargo, si debo aclarar que muchas de esas costumbres, las que no fueron tan “buenas costumbres”, todavía perduran en nuestra actual cultura y en las culturas de la mayoría de los países latinoamericanos. También debo aclarar que los británicos que llegaron a imponerse y a conquistar el norte de este continente, tampoco fueron los mejores, al menos no todos, sin embargo, dadas las circunstancias geográficas y el adelanto económico, científico y cultural de los pueblos que inicialmente poblaron a nuestro vecino del norte, desarrollaron el capitalismo más rápidamente que el resto de la geografía americana. Cabe destacar que para que esto sucediera, también fueron brutales y masacraron a la población indígena hasta dejar a los sobrevivientes sin recursos, ya que también masacraron a millones de búfalos, con tal de que la población muriera de hambre, buscando que no quedara ninguno de ellos; casi lo logran. Es por todo lo anterior que menciono que no hay mejores ni peores, pero en relación al desarrollo del capitalismo, los españoles eran de los pueblos más atrasados en Europa durante la época de la conquista de América.

Retomando el tema del capitalismo, como sabemos éste surge del cambio paulatino en la forma de producir y generar riquezas, con los talleres artesanales, el maestro, el oficial y el aprendiz. Es de esta forma que en Europa, el maestro artesano va adquiriendo poco a poco el poder, ya que al aumentar el número de aprendices, ya no puede mantenerlos en su hogar, donde vivían varios de ellos, quienes a cambio de casa y alimento, se convierten en ese aprendiz que intercambia su trabajo por la enseñanza y el sustento. Al aumentar los aprendices y aumentar la venta de los productos, el maestro artesanal se ve en la necesidad de construir otro espacio donde tener a estos aprendices, poco a poco en trabajadores asalariados. Los aprendices tenían sus propias herramientas de trabajo, al realizarse este cambio, las herramientas de trabajo, la instalación y las materias primas se convierten en la propiedad privada del antiguo maestro, surge así la propiedad privada de los medios de producción y a los aprendices sólo les queda la fuerza de trabajo como propia, esto hace necesario que ellos busquen donde vivir y el maestro deja de llamarse maestro y se convierte en el burgués que les paga un salario, ya no los mantiene ni les da techo. Esta es la separación más importante en la gestación y desarrollo del capitalismo, y en las nuevas formas de educarse, ya no los educa el maestro, y algunos buscan poderse ilustrar de forma individual, de ahí surgen nuevos pensadores, aunque la Iglesia todavía está presente en esos menesteres.

De pronto surge una supuesta libertad para todos, pero el reparto de la riqueza sigue siendo desigual, y la educación comienza a ser poco a poco la indicada para la nueva forma de explotación del hombre por el hombre. No todos se pueden educar, eso significaría que pocos estarían dispuestos a vender su fuerza de trabajo por poco dinero a pesar de sus conocimientos, además de que el que se educa puede reconocer todo lo que hay a su alrededor.

En América y en especial en México, La Ilustración llegó tarde y el poder del clero lo controló todo en relación a la educación, como mencioné anteriormente esto tuvo un cambio significativo hasta La REFORMA, donde se le quitan los privilegios al clero y la educación toma un giro diferente, sin embargo no todos podían educarse, en el tiempo de La Revolución, al menos el 80% de la población mexicana era analfabeta y poco se logró en ese entonces; en estos tiempos, en pleno siglo XXI, ya no hay ese porcentaje de analfabetismo, pero debo aclarar que se da otra forma del mismo, ahora la mayoría de los mexicanos y de muchos latinoamericanos, al igual que norteamericanos, son analfabetas funcionales, aparentemente muchos saben leer y escribir, pero nunca lo practican, así que ese “conocimiento”, no les sirve de nada, pero esa nueva forma de “libertad” que se desarrolló después de la Edad Media, es casi la misma que ahora tiene en vilo y sin educación a la mayoría de nuestros habitantes, no hay duda de que mantener a los pueblos ignorantes, es la mejor forma de engañarlos, explotarlos y abusar de ellos hasta las últimas consecuencias. Las nuevas ideologías que pocos conocen y estudian, dan sus frutos a unos pocos y el resto se queda dormido en sus laureles, creyendo que son libres, y que son otros los pueblos que sufren por falta de libertad; esa es la educación oficial que se imparte en la mayoría de las escuelas del sistema. Sin embargo hay quienes ya están despertando y no nos debe extrañar que muchos de los cambios que se están dando, poco a poco resultarán en algún movimiento que acabe con este sistema, así, igual a los momentos en que los Señores Feudales desaparecieron, y los maestros artesanales tomaron el poder. ¿Quiénes serán los próximos dueños del mundo y de las diversas tierras y recursos? Esa es una incógnita, la verdad no creo que sean los que ostentan el poder actualmente en nuestras tierras, ni los que ostentan el poder en el mundo, ya que ellos sólo tienen dinero, pero no saben trabajar para conseguir alimentos, y los alimentos son la fuente de la vida, entonces ¿quiénes sobrevivirán a cualquier tipo de catástrofe?, aquellos que estén bien educados para la vida ( en esto cabe todo tipo de conocimiento teórico y pragmático), no aquellos que tienen más poder, en esos momento el dinero y el poder no sirven, solo la educación y la sabiduría. Los pueblos americanos, y digo “los pueblos” y otros pueblos que conocen sus recursos y saben trabajarlos, son los únicos que son capaces de sobrevivir ante muy diversas circunstancias.

La educación en la edad media

Como ya saben, he iniciado hace dos semanas unos muy cortos relatos sobre la educación en las diferentes edades de la historia mundial, en esta ocasión trataré de ir involucrando a México en este proceso histórico, ya que como pueblo, nos tocó el refilón de esta etapa del medioevo, del que aún tenemos algunas reminiscencias.

En la Edad Media, que se inició en diferentes épocas en los diversos lugares del mundo occidental, la educación tuvo tintes muy específicos, ya que al contrario de la anterior etapa, ésta fue muy personalizada y vinculada totalmente con la Iglesia. Todo el conocimiento que se logró acumular durante los dos grandes periodos clásicos de occidente, griegos y romanos se perdió, se ocultó, o se destruyó por parte de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Todo aquel individuo que no profesara la religión era severamente castigado, no importaba la clase social a la que se perteneciera; la Iglesia era juez, jurado y hacedora de leyes en todos los territorios que formaran parte del mundo occidental y oriental en donde esta religión era practicada. En el caso de nuestra historia y de nuestra cultura, es imprescindible conocer cómo se impartió la educación y quiénes eran los personajes que podían educarse y de qué forma lo hacían.

Las clases sociales se dividían en Señores Feudales y siervos principalmente, aunque había otras categorías en las jerarquías del clero. Eran los monjes de las diferentes congregaciones los que tenían el derecho al conocimiento y quienes se encargaban de educar; los educandos en su mayoría, pertenecían a la nobleza y eran enviados por sus padres a las diversas abadías, en donde se elegía a un monje con cierto reconocimiento, por el cúmulo de conocimientos que tenía. Los monjes instructores tenían la libertad de revisar los libros autorizados por cada una de las abadías, que, a través del Abad – que tenía el puesto jerárquico más alto en estos lugares – se les daban instrucciones en relación al método y disciplinas a enseñar, dadas las circunstancias y categorías de cada uno de los títulos nobiliarios.

Así, si el alumno era hijo de un rey, los conocimientos que debería de aprender ese príncipe deberían de ser los propios para un noble de su naturaleza, debía hablar por lo menos tres idiomas vulgares y latín, ya que todos los que se consideraban cultos en ese entonces debían hablar latín, así se identificaban todos en la Europa Medieval, no importando el origen de los pueblos en cada región; de tal forma que los que eran de lo que hoy es España, no hablaban español, se comunicaban en sus lenguas regionales, y los educados hablaban y se comunicaban en latín, al igual que los originarios de lo que hoy es Alemania, Francia, Italia, Grecia, Rumanía, Portugal, Bélgica, Holanda, etc.

Volviendo a lo relacionado con la educación personalizada, un monje, como instructor y maestro, debía saber todas las artes del conocimiento que su pupilo necesitaba conocer antes de volver a su lugar de origen, o para ingresar a una abadía; para esto, hacían recorridos por diversas tierras, para experimentar las diversas actividades, lenguajes vulgares, diversas congregaciones y diversos libros y conocimientos de cada región, esto con la finalidad de en un futuro hacer toda clase de conexiones con los diferentes reinados, ducados, condados, principados, y demás propiedades feudales, ya que también existían las propias del clero, con mucho poder, ya que como se mencionó al inicio, esta Institución era la encargada del manejo del poder por encima de todas las jerarquías sociales, incluyendo a toda clase de nobles.

Se contaba con conocimientos de algunos de los filósofos griegos, en especial con el conocimiento de Aristóteles, aunque no todos los monjes tenían acceso a estos conocimientos y los libros se guardaban muy celosamente en bibliotecas visitadas solo por los monjes encargados de este material y de la impartición del conocimiento. Otros monjes eran solamente copistas, se encargaban de hacer copias de los libros guardados en dichas bibliotecas. Todo era un tabú, aún para los nobles y para muchos monjes; por ejemplo un monje encargado del cuidado de los animales, o de las cosechas, al igual que los ecónomos, o cocineros, no tenían derecho a la educación, solo podían conocer sobre sus ritos y significados de las celebraciones religiosas.

Cabe destacar que la clase desposeída, no tenía ningún derecho al conocimiento, en la mayoría de las ocasiones no podía inclusive dirigir la palabra al Señor Feudal, los abusos y las reprimendas eran fatales en contra de estos siervos, que lo único que hacían era, trabajar las propiedades de los Feudos y pagar la renta de la tierra que habitaban y que pertenecía al Señor Feudal (nobleza, o clero) con trabajo, o en especie.

Lo que vincula todo esto con nosotros los mexicanos, es que cuando los reinos de Castilla y Aragón enviaron a sus emisarios a conquistar este continente, lo que hoy es España todavía vivía bajo el régimen feudal, de tal forma que ese sistema, aunque en su última etapa, se instaló en la Nueva España, surgieron así poco a poco las Haciendas, que no fueron más que una copia de los Feudos europeos, surgieron los peones acasillados, que eran una copia de los siervos, el hacendado era como un Señor Feudal, y la iglesia tuvo todo el poder como en Europa. La educación fue impartida por al menos cien años por las instituciones religiosas, en la propia Colonia, y en el México Independiente, al menos hasta que apareció Juárez con sus Leyes de Reforma.

La educación solo fue para los descendientes de los nobles españoles que estuvieron por trescientos años formando y explotando La Colonia de la Nueva España, con todo el formato de la península ibérica. Surgieron también los talleres artesanales del final del Feudalismo, con sus maestros, oficiales y aprendices, que se convirtieron tanto en Europa, como en América, y especialmente en México, en la mejor forma de educar a los futuros trabajadores. En la actualidad todavía existen esos talleres y sus aprendices y oficiales, como los talleres de los zapateros, talabarteros, carpinteros, mecánicos, de albañiles, etc., donde siempre está el maestro enseñando al aprendiz, al que en la actualidad le llaman “Chalán”.

Este fue un relato rápido, pero con él espero que se interesen en buscar más información, que les permita entender por qué la educación es lo que es en la actualidad. La siguiente semana hablaré de cómo se gesta el Capitalismo y de cómo la educación corresponde a esa nueva forma de ver al mundo y de esa nueva ideología.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

La educación familiar y académica en los distintos sistemas económico - sociales

El domingo anterior mi opinión estuvo relacionada con quienes forman la clase privilegiada, y quiénes son los que obtienen el poder en los diferentes sistemas económico-sociales en la historia de la humanidad. En esta ocasión hablaré sobre los modelos educativos en cada sistema, iniciando con la Edad Antigua. Obviamente hay muchos sistemas educativos, pero nuevamente retomaré a las culturas occidentales griega y romana, de las cuales provienen muchas costumbres y tradiciones; por lo tanto me centraré en ellas.

Ambas culturas tuvieron un sistema esclavista, esto quiere decir que existían principalmente dos clases antagónicas, los esclavistas y los esclavos, y es obvio que la educación estuvo concentrada de una manera muy peculiar, ya que sólo la clase en el poder tenía derecho a ésta, eso era un gran privilegio, sobre todo pensando que los esclavistas no trabajaban en nada y se dedicaban principalmente a los estudios de la realidad de esos momentos en sus diferentes épocas. Para iniciar un poco esta descripción, cabe mencionar que en gran parte de esta época no existía la escritura como tal, todo aquellos que se quería comunicar se hacía a través de la tradición oral, de padres a hijos y de maestros a discípulos.

Los primeros indicios de escritura en esta Edad, datan del tiempo de los griegos, así que los primeros griegos, aquellos que trataban de descubrir la realidad que los rodeaba y la realidad del ser humano -cabe señalar que los esclavos no eran considerados seres humanos- que las mujeres y los niños no se consideraban ciudadanos, y que los hombres, si lo eran hasta que cumplían veinte años y dejaban de serlo después de los cuarenta años. Así que los pocos que se podían educar, en un inicio, lo hacían a través del hogar con las costumbres propias de la época, en el sentido de que a las mujeres les correspondían ciertos quehaceres, propios del hogar y propios de las necesidades de los hombres. Los hombres eran los que tenían el poder en sus hogares y en la toma de decisiones para el Estado, que como se mencionó anteriormente era una serie de Estados Esclavistas.

Los pocos hombres que se educaban, lo hacían a través de la filosofía, en lugares públicos, utilizaban los métodos propios de la época, mismos que surgían de los encuentros entre los diversos puntos de vista y acuerdos entre los filósofos; todos ellos esclavistas, ya que su posición social les permitía vivir en la contemplación y el diálogo, al inicio todo se quedaba en la memoria de los participantes y se repetía y cambiaba cuando era necesario, todo de acuerdo a las circunstancias y necesidades vigentes de cada época.

Se reconoce que la escritura nace después de Sócrates, por lo que los pensamientos y aportaciones de este filósofo, son otorgados por Platón, su discípulo, incluso se podría decir que no se sabe dónde queda la línea que divide el pensamiento de Sócrates, del de Platón. Los discursos de ambos tienen que ver con la búsqueda y la reflexión sobre la realidad en la que viven, claro, ellos como clase en el poder, al esclavo no se le toma en cuenta, en esas épocas es el hombre, es decir el varón el que quiere saber sobre su existencia y desea explicar lo que va descubriendo, aunque ahora ya lo ponen por escrito.

Cabe mencionar que las primeras formas de escritura no tienen mucho en relación a la escritura actual, que la filosofía solo es una, que como se sabe, su significado es “Amor a la sabiduría”, que no hay distinción entre las diversas materias que hoy conocemos, que la ciencia no existe como tal, y que siempre se está en la búsqueda de la realidad.

Las primeras herramientas que se usan para dejar registro de lo dicho, es decir para informar más allá de la palabra y la tradición oral son las siguientes: Tablas recubiertas de lino y cera y estilos (punzón con el cual escribían en dichas tablas recubiertas de lino y cera). Imagínense todo un libro, por pequeño que sea escrito de esta manera; esto quiere decir que no todos tenían acceso al mismo y que mucho menos podía haber copias del mismo. Uno se puede preguntar, cómo es que alguien lo podía leer y escribir otro libro refutando tales, o cuales teorías; bueno, no era tan fácil, además para que muchos se enteraran de lo que había escrito en estas tablillas, era necesario un “Anfiteatro”, donde sólo uno de estos interesados leía la obra para todo un auditorio, así que había que poner mucha atención y guardar mucha información en la memoria, para después debatir sobre el tema.

Todo lo anterior demuestra que la educación era un total privilegio y que pocos la podían recibir, además, pocos la podían compartir. Dentro de la jerarquía de poder de esta clase dominante, en un inicio en Grecia y posteriormente en Roma (en todo el Imperio, en ambos casos), los esclavos no tenían derecho a educarse, con trabajo, tenían derecho a alimentarse, es obvio que la educación para ellos, era un imposible. En el caso de los romanos, la evolución dio un poco más de posibilidades, aunque siempre fueron los de la clase en el poder los únicos en adquirir una educación formal, debo aclarar que esa clase en el poder aumentó un poco y comenzó a surgir una especie de clase media, que ya ocupaba otros lugares y tenía una oportunidad de aprender más que un simple esclavo.

Para la próxima ocasión, hablaré de la educación en la Edad Media, también es algo interesante y se puede uno ir explicando el porqué de la misma en cada etapa de la historia de la humanidad, además de cómo se van formando sistemas que hacen posible la reproducción de los sistemas económico-sociales, y cómo la educación hace posible dicha reproducción.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

La historia de la humanidad y sus distintas formas de poder

Para escribir lo siguiente, tal vez tenga que reconocer que hay una ideología muy marcada en mi pensamiento, confirmo que así es, ya que la mayor parte de mi formación como socióloga y como persona, proviene de las bases académicas que adquirí en mis estudios de bachillerato y en la universidad; esto, y mi experiencia de vida, me llevaron a observar ciertas características en el estudio y comprensión de la historia, tanto universal, como nacional.

Tal vez esto lo saben muchas personas, tal vez no, pero de cualquier forma me interesa retomar algunas de mis reflexiones al respecto. Bien sabido es que la historia se puede dividir de diferentes formas, retomaré la que divide al proceso histórico de la humanidad en: Edad Antigua, Edad Media y Edad Moderna – aunque muchos ya hablan y dan por hecho la existencia de una nueva etapa, la Edad Posmoderna, cosa que no discutiré y mucho menos pondré en duda, ya que me faltan muchas indagaciones para debatir este punto – retomando la transición de la Edad Antigua a la Edad Media, cabe señalar que el tiempo que se lleva este proceso no es el mismo en todos los espacios geográficos, pero si lo medimos como se mide el tiempo en occidente, la Edad Antigua es exactamente todo aquello que aconteció en su mayoría antes de Cristo, y este gran periodo se puede subdividir de muchas formas, mismas que no describiré, sólo tomaré aquello que me interesa para este escrito.

El paso de la Edad Antigua a la Edad Media está caracterizado por el hecho de que todos aquellos pueblos oprimidos, lucharon de mil maneras durante mucho tiempo, para obtener la libertad, y el reconocimiento como pueblos autónomos; algunos de los más estudiados imperios que le dieron forma al mundo occidental moderno fueron el Imperio Griego y el Imperio Romano, éste último logró muchas conquistas y masacró muchos pueblos, mantuvo su poder en tres continentes, Europa, Asia y África, esto por supuesto marca muy bien la división de dicho imperio en Occidental y Oriental.

Retomando el Imperio Romano Occidental y con el proceso de crecimiento del cristianismo, y en su época de apogeo, entre los años 27 a.C. y 235 d. C., la monarquía sustituye a la oligarquía, es por eso que la época de transición entre ésta que es la Edad Antigua y la Edad Media, se va gestando poco a poco a quienes más tarde, al derrumbarse el Imperio y ya en la naciente Edad Media, se convierten en los Señores Feudales, uno se podría preguntar, ¿de dónde surge esta clase social con tantos privilegios?, pues en la medida en que el Imperio se extiende y los guerreros conquistan y son premiados con posesiones territoriales, se van convirtiendo en los allegados al poder, se van formando poco a poco los grupos de poder, los nuevos dueños de diferentes tierras y surge la oligarquía, que obviamente busca hacer a un lado a la monarquía que le exigió la conquista y le dio poder al mismo tiempo, es decir, es un “derecho” adquirido en el propio manejo del poder.

Estos nuevos dueños de tierras, poco a poco se van deslindando del poder central, se van sintiendo autónomos y con poder, son ellos mismos los que en el futuro serán los nuevos amos de las tierras, van formando sus feudos y se convierten en los Señores Feudales.

Estos nuevos amos del poder en la Edad Media, se mantuvieron en esa jerarquía, con la ayuda del poder de la Iglesia Romana, así, las nuevas nomenclaturas pertenecientes a la nobleza: reyes, príncipes, condes, duques, archiduques, etc., junto con los poderosos representantes de la religión cristiana, formaron el nuevo orden que duraría más de mil años, y que se caracterizaba por dos clases sociales antagónicas, el Señor Feudal y el siervo. Poco a poco, y en los últimos doscientos años de esta Edad, se fueron formando los Maestros con sus talleres artesanales, lo que dio lugar al surgimiento de ferias y mercados para vender los diversos productos originados, producidos en dichos talleres, donde maestros, oficiales y aprendices elaboraban todo tipo de productos y a donde llegaban los siervos que escapaban de los feudos en busca de un lugar con más oportunidades y una mejor vida, así, sin que todavía surgiera el Capital como nueva forma de vida, fueron estos Maestros de dichos talleres los que iniciarían el proceso de transición del Feudalismo al Capitalismo, por lo que estos personajes se convertirían en la nueva clase social en el poder, la burguesía, de esta forma los burgueses desbancan a los Señores Feudales, e inician una nueva era en la civilización occidental, como se mencionó en un principio, esto se fue dando paulatinamente y fue surgiendo poco a poco en los diversos espacios que anteriormente fueron ocupados por el Imperio Romano, después por los diversos Feudos, los territorios cambiaron de forma y nacieron lo que hoy conocemos como países, dejaron de ser reinos, principados, condados, ducados, etc.

Con todo este cambio surgieron también las bases de las cuales surgen otras revoluciones y otros cambios, unos duraderos, otros no, pero cambios al fin y al cabo, cabe señalar, que también se fueron dando por razones del propio sistema capitalista, las bases para su derrumbe, mismas aún no conocidas por todos y que se relacionan con el abuso del poder y sus consecuencias, al igual que la caída de los dos sistemas descritos anteriormente; es importante mencionar que estos sistemas económico-sociales han caído por la forma tan discriminada de apropiarse de los recursos y bienes de producción, sobre todo por la concentración de la riqueza en pocas manos; pero esa es otra historia, de la cual podremos hablar más adelante y de la que ya he dado algunos pormenores a través de columnas pasadas.

¡Hasta pronto!

¿Quiénes luchan y por qué se lucha por los derechos a la vida?

Últimamente, de un tiempo para acá, se han puesto de moda varias corrientes a favor de la vida, su origen no es tan cercano en cuanto a tiempo se refiere, posiblemente el origen sea de diez, o quince años atrás, sin embargo, estas corrientes van tomando fuerza y su intensidad ha llegado a formar diversos frentes comunes, sobre todo entre las mujeres que luchan por el derecho a decidir por su cuerpo.

Sí, lo han adivinado, me refiero a la lucha en contra, o, a favor del aborto; los que están en contra de este acto le llaman homicidio, asesinato y protegen “El derecho a la vida del feto”, los que están a favor, o al menos a favor de que sean las mujeres las que decidan sobre su cuerpo y lo que en él guardan, o desechan, le llaman “Derechos de la mujer”, sobre todo en lo referente a la decisión de procrear, o no, bajo diferentes circunstancias.

En fin, la verdad no voy a discutir mucho sobre esto, afortunadamente en estos momentos de mi vida, no me veo discutiendo, o defendiendo una, u otra posición; sin embargo, como siempre, no me quedo con un solo tema, echo una mirada alrededor y busco explicaciones sobre temas como el expuesto arriba y comparo, difiero, contextualizo y me pongo a pensar y a reflexionar sobre otros acontecimientos que son por demás importantes y a los que pocos les hacemos caso.

Para mí, personalmente, es muy importante que más allá de que las mujeres puedan decidir o no sobre su cuerpo, y lo que significa, tener, o no tener, dar a luz, o abortar a un nuevo ser humano, al que todavía no sé cómo calificar, si el acto de abortar se realiza en determinado tiempo, lo cual, no dudo es un tema controversial. Me preocupa muchísimo, que hay otras vidas en las que nadie, o pocos ponen atención.

Por ejemplo, los hacedores de armas –por decirles de alguna forma- son principalmente originarios de las regiones del mundo en donde más se condena el aborto, específicamente por medio de sus religiones; los evangelistas puritanos, retrógradas que forman el grupo en el poder en Estados Unidos de Norteamérica, esos conservadores religiosos que ponen a Dios, su Dios –inventado por ellos- que no tiene mucha relación con otras imágenes del Dios judío, cristiano, o católico, ya que cada secta le da la interpretación que le acomoda, son los mayores productores de todo tipo de armamento, y lo venden al mejor postor, todo esto por el caso (no aislado por supuesto) que sirve para este escrito como ejemplo, de los niños en un camión escolar en Yemen, donde un proyectil fue lanzado contra ellos por Arabia Saudita, territorio que compra armas a los “gringos”, supuestamente porque están tratando de acabar con “Los terroristas”, es un hecho que como mujer y como ser humano me indigna, alguien debe decir, hacer algo para que estas atrocidades terminen.

Yo me pregunto, los nonatos tienen el derecho a vivir, pero los que ya nacieron, caminan, hablan, se educan en una escuela, son hijos amados por sus padres, más allá de su origen, religión, color de piel, de otras nacionalidades, etcétera. ¿Esos niños no importan?, ¿esos niños que se mueran?, al fin y al cabo ya nacieron, ¿ya no son un aborto? ¿Dónde queda entonces la moral, la ética humana, la religiosidad que condena al aborto?

No cabe duda, parte de la humanidad, en aras de la búsqueda de la riqueza y en el afán de ganar votos, para que siga reinando el poder, entre esta clase de individuos que producen y venden armas hasta a sus propios enemigos, para matar a toda clase de seres humanos, claro, que necesitan estar vivos, para poderlos matar, será por eso que no quieren que haya abortos, para poder usar en el futuro sus armas, y tener niños, adolescentes y adultos a quienes matar, de otra forma se les acabaría la riqueza adquirida por el uso de estos artefactos diabólicos, fabricados con la única razón, que es la de matar.

Es toda una incongruencia esta forma de ver la interpretación de la vida y de la muerte por estos tipos, me enfurece que así sea, y tal parece que esa es la razón de lo mencionado en un inicio, perdón si ofendo a alguien, pero no encuentro otra explicación. Son doble cara, son hipócritas, deshonestos, como diría mi madre: “Son come santos y caga diablos”.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

¿Migrantes?

En esta ocasión les platicaré sobre las reflexiones que tuve a partir de un comentario en las redes sociales. Es muy común hablar sobre los migrantes en todo el mundo, sobre todo cuando se trata de migrantes que pretenden llegar a tierras esperanzadoras; las llamo así, porque casi toda clase de población que sale de su lugar de origen, lo que en México comúnmente llamamos “Nuestra tierra”, abandona su terruño por ir en busca de mejores condiciones de vida, generalmente por pobreza, y en muchas ocasiones por pobreza extrema. Otros muchos son migrantes por la simple razón de ser perseguidos políticos, o por salir huyendo de toda clase de criminales.

     En el primer caso, cuando de pobreza se trata, la huida es inevitable, o sales a cualquier otro lado a buscar el sustento, o mueres de hambre, no hay de otra, así, unos emigran a las grandes ciudades de su propio país, o buscan ir a otro país, como en el caso de México, la gran mayoría de nuestros paisanos en el extranjero, están allá porque aparentemente tienen otras oportunidades de trabajo muy distintas a las nacionales, es verdad que ganan mucho más, pero también es verdad que gastan mucho más que acá, sin embargo, a gran parte de esta población le alcanza para enviar dinero a sus familias, para que al  menos la pasen mejor y puedan solventar toda clase de gastos. Más allá de cubrir estas necesidades, hay otros migrantes que quieren conocer y vivir nuevas experiencias, sobre todo porque piensan que vivir, trabajar y hacer familia en otro país es mucho mejor que experimentarlo en su propia “tierra”, ya que oros lugares tienen más valor, o se vive mejor, y además se logra un estatus de primera.

     Con lo anterior y poniendo la atención en lo económico, existen otros factores que muchos de los migrantes no toman en cuenta, estos factores son los que están en contra de los extranjeros en muchas de las “Tierras prometidas” del mundo moderno. Todo aquello que está en contra de los migrantes es lo mismo que estuvo a favor de los imperios que llegaron a tierras recónditas y limítrofes, lejanas a su propio territorio, es así, que se da el caso de los imperios antiguos, de la Edad Media y de los imperios modernos. Concretamente lo que está pasando en Europa y en América. En el viejo continente, sobre todo en España, Francia, Alemania, y otros países más, están llegando migrantes de países africanos, existen muchas quejas y lamentaciones porque están arribando, sobre todo en España, muchos “negros” africanos que están acabando con la paciencia de muchos españoles, ya que no les gusta que lleguen a su país, porque les quitan oportunidades de trabajo y muchos tienen que vivir de la ayuda del Estado y esa ayuda existe por las contribuciones de los ciudadanos españoles; lo mismo pasa en Francia, no lo sé muy bien en relación a Alemania – me refiero a las protestas de los ciudadanos – ya que sé muy bien que muchos alemanes les dan la bienvenida, pero no estoy segura de que sean todos.

     Retomando a lo sucedido con los españoles y también en América con nuestros vecinos del norte, se quejan de las migraciones, sin embrago, tanto españoles, como “gringos” quejumbrosos, no se dan cuenta de lo que han hecho como potencia, o como país en el pasado, no conocen su historia, no quieren migrantes y ellos también lo fueron. España tuvo su época de gloria por los saqueos que hizo en todo lo que actualmente es Latinoamérica, no sólo se dedicaron a saquear, cambiaron toda una cultura, promovieron ante millones de indígenas una nueva religión, una nueva lengua, una nueva forma de vestir, una nueva forma de alimentarse, en fin una  nueva forma de vida, y no pidieron permiso para hacerlo, simplemente llegaron y se adueñaron, sometieron, asesinaron, despojaron a muchísimos pueblos, mismos que ahora son parte de su propia cultura, no nada más lo hicieron en América, también lo hicieron en África y otros lugares de nuestro mundo, ahora, que parte de esos africanos llegan, huyendo del hambre (sembrada desde hace muchos siglos en parte por los españoles), también huyen por la violencia (ejemplo también de los antiguos y modernos imperios), y ahora se quejan, creo que no es correcto que lo hagan, claro me refiero a los quejosos, porque sé muy bien que no todos los son.

     En América pasa lo mismo, los países centroamericanos, algunos sudamericanos y en nuestro país surgen muchos migrantes diversos asuntos mencionados en la primera parte de este escrito. Muchos de los que se quejan tampoco conocen su historia, ellos son en su mayoría descendientes de invasores migrantes, que con el tiempo masacraron a la población original y acabaron con sus recursos, más tarde se apoderaron de un territorio que no les correspondía, y ahora que muchos de los mexicanos, descendientes de los antiguos propietarios de esas tierra que ahora son suyas, regresan por razones diversas, no les gusta verlos por ahí, es una lástima, tendrán que acostumbrarse todos ellos a las nuevas visitas, que tal vez sean eternas, es tal vez la nueva era, la que determina estos ciclos y movimientos de humanos de un lugar al otro, la historia siempre se comporta como un bumerang, y no queda de otra más que aceptar que el mundo está en un proceso de cambio, positivo, o negativo, dependiendo del lugar donde cada uno se encuentre.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

¿Qué opinar?

En ocasiones, me siento frente a la laptop y me quedo muda; tenía una idea de lo que escribiría y de pronto, esa idea no es más de mi agrado; es en ese momento que surge la disyuntiva, ¿de qué hablar?, ¿qué opinar? Y vienen a mi mente un cúmulo de pensamientos memorables, como lo acontecido el día de hoy, no mencionaré cuál era el tema que aparentemente tenía ya preparado, mejor hablaré de cómo surgió esta inquietud de retomar algo que aunque aparentemente es ya histórico, sigue vigente en mi memoria y en la de muchos mexicanos más.

Sorpresivamente durante la semana en curso, me encontré con un mensaje que me ubicó otra vez con mi papel tan amado de docente. Una querida exalumna me pidió una plática telefónica para hablar sobre el 2 de octubre de 1968 y su contexto, ya que ella tiene que desarrollar un documento muy característico sobre este hecho y necesitaba hacerme una especie de entrevista. Nuestro reencuentro inicialmente fue a través de las redes sociales, unas cuantas líneas por medio del Messenger, situación que me hizo pensar y reflexionar sobre todo lo que se puede lograr mediante estas herramientas, más allá de la plática simple y cotidiana, se pueden lograr acuerdos y se pueden resolver cuestionamientos que tal vez, muchos ni se imaginan; esta es la primer reflexión acerca de este reencuentro.

Una vez acordada la fecha y hora de la plática por el celular, misma que fue el día de ayer, sábado 28 de julio entre las 11:30 y 12:30, o tal vez poco más tarde, ya que no tuve la precaución de tomar el tiempo; las preguntas y respuestas fueron dándose de poco en poco, de hecho lo único que revisé anterior a esta conversación fueron los contenidos del pliego petitorio del Comité de estudiantes en 1968, sólo para recordarlos y tenerlos presentes.

Las preguntas de Clara fueron muy precisas y bien planteadas y me llevaron de la mano por una importante etapa de mi vida. Inició con la revisión de los puntos del pliego petitorio estudiantil, mismo que estaba centrado en la libertad a los presos políticos de todo tipo, y sobre todo en la exigencia de libertad de los estudiantes detenidos, maltratados, golpeados por diversas fuerzas del orden, especialmente la de “Los granaderos”, hasta hoy recordados con odio y desprecio, por todos aquellos que vivimos estos acontecimientos.

Debo aclarar que Clara recurrió a mí porque sabe que viví aquellos momentos tan dolorosos para nuestra historia, más allá de que lo vimos como tema académico en nuestras clases de Historia de México e Historia Universal Contemporánea.

En la actualidad Clara estudia en la UNAM la licenciatura en arquitectura; es tal vez de sorprenderse sobre el porqué de este tema en esa carrera, es imprescindible que toda carrera, o especialidad incluya la historia, la cultura, los acontecimientos sociales que le dan vida a su patria y a su pueblo, de esta forma esto se retoma y el conocimiento se pone en práctica cuando es necesario, incluso en el caso de la arquitectura en los propios diseños y soluciones de construcción y comunicación a partir de esta disciplina.

Retomando el tema que me lleva a opinar sobre todo esto, debo mencionar que para mí fue un placer recordar todo este acontecimiento, ya que el hecho en sí no fue algo placentero, fue demasiado fuerte y controversial, dejó a gran parte de la población sumida en la desesperación y el desconsuelo, muchos padres perdieron a sus hijos, muchos alumnos perdieron a sus maestros, la vida no volvió a ser la misma para gran parte de la población, sobre todo para la población de lo que entonces era el Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Le expliqué a Clara que la clase en el poder y la clase media de aquel entonces, no estaba involucrada en su totalidad en ese acontecimiento, ya que no todos tenían hijos, o eran parte del mundo académico y estudiantil, por lo que muchos despreciaban a los estudiantes y los llamaban entrometidos y buscapleitos, adjetivos que todavía se les dan a ciertos grupos de trabajadores, campesinos, o estudiantes como los 43 de Ayotzinapa, este es un hecho que se corrobora por la ignorancia y la preparación académica sin la formación cívica y social suficiente para entender cualquier clase de movimiento social. Eso mismo pasaba en el 68, e hizo posible que diez días después de la matanza, donde murieron muchísimas personas, este hecho fuera ignorado por el resto de la población y el 12 de octubre se inauguraran los juegos de la Decimonovena Olimpiada en nuestro país, sin que aparentemente hubiera habido un hecho tan sangriento y lleno de dolor nacional y que duró más de tres meses.

Muchas gente estaba muy contenta con ese acontecimiento y estaban satisfechos de que el gobierno acabara con ese movimiento que solo dejaría a México muy mal visto por el resto del mundo. Cabe destacar que no todos se enteraban de lo que realmente pasaba, igual que en la actualidad, ya que la gente no acostumbra leer, pero en aquel entonces, la limitación estaba puesta en los noticieros televisivos y en los diarios, todos vendidos al Estado, cabe destacar que el presidente en turno era Gustavo Díaz Ordaz y que su Secretario de Gobernación era Luis Echeverría Álvarez, ambos miembros de la CIA, según documentos de los cuales incluiré la liga al final.

El Ejército jugó un papel muy importante, al igual que todo tipo de mercenarios y fuerzas del poder llamadas “Autoridades” de todo tipo, la CIA estuvo muy involucrada en estos operativos de “limpieza y desaparición” de muchas evidencias. Hubo un sinnúmero de estudiantes y maestros desaparecidos, nunca más se supo de ellos; ya hablé de esto en alguna columna anterior.

Todo lo antes mencionado y lo relacionado con el contexto mundial, fue el motivo de la plática con Clara, sobre todo lo relacionado con la Guerra Fría; movimiento social que duró muchos años y que en 1968, estaba en su pleno apogeo. El movimiento estudiantil de México en esta fecha, no estuvo exento de relación con otros movimientos estudiantiles y de trabajadores a nivel mundial, creados por la lucha de las dos ideologías predominantes durante ese proceso histórico. Espero que todo lo que se platicó le haya servido a Clara y a ustedes, lectores de Red es Poder.

¡HASTA PRONTO!

REFERENCIAS: Documentos desclasificados evidencian que tres presidentes mexicanos trabajaban para la CIA

 

Los cambios que alientan al pueblo y enfurecen a los alicaídos antes poderosos

Todo lo acontecido desde el 1 de julio pasado es noticia cotidiana en nuestro México. Cuando parece que las cosas van por buen camino, se encuentra uno con una propaganda enardecida de la clase que todavía ostenta el poder, esta clase y sus esbirros no dejan de atacar en lugar de trabajar por el bien de México, no se acomodan a la posibilidad de perder sus grandes privilegios, muchos de ellos arremeten contra los futuros cambios, lo hacen personalmente en declaraciones ante los medios, o lo hacen a través de otras instituciones como el INE, institución que probablemente se verá afectada de la misma forma.

Muchos se cuestionan públicamente sobre los “errores” del futuro presidente, aún sin que haya sido notificado que obtuvo la Presidencia por mayoría de manera formal. Que si ya quebrantó tal, o cual promesa, que ya se retractó a algún otro compromiso, esta gente no tiene la capacidad de pensar lógicamente, no saben que hay tiempos y formas, algo de lo ya mencionado la semana pasada.

Yo tengo confianza que la forma de gobernar y la estructura político-económica inicie un proceso de cambio; sé muy bien que no será un cambio radical de la noche a la mañana, pero estoy segura de que habrá un cambio y que será benéfico para nosotros, el pueblo mexicano. Esto por lo tanto beneficiará también a la clase empresarial, al menos se trabajará con más confianza, sin pensar en los momentos en que se tiene que tramitar burocráticamente algo, con las consecuentes “mordidas” y con los consecuentes “ofrecimientos”, o sobornos, con un país en paz y con la mira puesta en el crecimiento, y verdadero desarrollo, aunque este se lleve el tiempo necesario. Creo que sí será diferente y que los cambios se comenzarán a dar poco a poco.

La carta que escribió Denise Dresser el 2 de julio pasado, y que circuló por las redes sociales debió escribirse hace tres décadas, no sé por qué hasta ahora, además pudo ser escrita por cualquiera de nosotros. Me llama la atención que ahora que hay alguien que pretende de verdad cambiar las cosas, que prácticamente fue el único valiente que se atrevió a hacerlo, porque no es fácil, además porque implica mucho trabajo, porque es una gran responsabilidad, porque representa un compromiso y por muchas cosas más, hace que muchos estemos pendientes de que cumpla y que le escriban cartas exigiendo; esto me pone a reflexionar que tal vez nos sentíamos mejor con miedo y aterrados, antes de pensar, pretender, trabajar, proponer algo para remediar esos males. La costumbre de la maldad cotidiana ya nos parecía normal, y si alguien lo propone, lo hace y lo logra, no confiemos en él y tengamos que escribirle y amenazarle. ¿Qué no sería mejor ponernos a sus órdenes, trabajar con él, guiarnos juntos, supervisar juntos nuestros quehaceres, en lugar de exigir y seguir con esa actitud de que el que gobierna tiene que resolvernos los problemas? De alguna manera esa carta me indigna, parece la carta de una hija desobediente y caprichuda que en lugar de colaborar, exige.

El futuro de México está en nuestras manos, no en las manos de uno solo. Sí, debemos estar atentos, pero no esperando que López Obrador se equivoque para enjuiciarlo, porque pareciera que eso es lo que esperan muchos, todos los otros se van a ir así, como así, con los bolsillos llenos a reventar y nosotros enjuiciando a López Obrador, incluso antes de que inicie su gestión como Presidente de la Nación.

Ahora lo nuevo es la multa impuesta por el INE, por el supuesto mal manejo de recursos de un fideicomiso para beneficiar a los damnificados por los sismos, ¿y la multa que se le debió imponer al PRI y al PAN por la compra de votos? Claramente es un ardid, pero nadie de los que votamos por Morena lo creemos, más vale que hagan las cosas como debe ser y dejen de inventar errores y malos manejos donde no existen; todo este proceso nos cuesta a los mexicanos y ellos se quieren parar el cuello, no se han dado cuenta del lugar en el que están, y del peligro que corren de ser enjuiciados.