Elecciones 2021 y su tendencia clasista

Por Laguna Soberana 

Atrás quedó ya la euforia de la que se presumió “Las elección más grande de la historia”, atrás quedé el ánimo electorero de TODOS LOS PARTIDOS a mostrar su cara más “solidaria” con sus candidatos, inundando las redes sociales de imágenes según ellos conmovedoras, dando una dadiva a cualquier extraño, mostrando la cara pobre de la región, así como de mensajes según ellos alentadores, invitando a la unidad y a la esperanza, además de todas las promesas de campaña, siempre encaminadas a tener, según ellos, un mundo mejor.

Pero, ya una vez terminadas las campañas, efectuada la elección y conocido el resultado, ¿Qué queda de esa solidaridad? Los alcaldes electos por ahora están más preocupados por integrar sus gabinetes, el proceso de transición y posteriormente la entrega recepción. Por su parte; los diputados electos, seguro están ya en la capital del país, en el recinto legislativo nacional, haciendo sus llamados “amarres” para ver qué comisión integraran o presidirán. Están ya ocupados en sus cosas, atorados en sus asuntos.

Como ya es costumbre, el pueblo rápidamente queda olvidado, los operadores políticos ya no regresarán, los pagos de dinero semanal o la despensa ya no llegarán, para el pobre, el obrero, el campesino y la gente de a pie, ¡Todo vuelve a la normalidad!, atrás quedaran las fiestas coloridas con la insignia partidista, con la foto del candidato, atrás quedará el ánimo efervescente de defenderlo, de escuchar propuestas y promesas de una vida digna, que nunca llegan. Los ganadores están ya listos para servir a sus patrones, aquellos que pusieron en la mesa jugosas cantidades de dinero para operar y comprar el voto, a sus jefes políticos que deberán pagar el favor con algún puesto importante para él o su compadre. Los perdedores regresan a sus puestos, a sus acomodadas vidas, esperando el siguiente proceso de elección para ser bendecido. Todo acabó, la pobreza cada vez es más aguda, el pueblo siempre pierde.

Es de llamar la atención que en La Laguna la política está cooptada por grupos de poder, por familias de apellidos compuestos que además de tener empresas explotadoras, buscan tener el poder político en la región, de ahí que se acentúa EL CLASISMO ELECTORAL, al pueblo falsas promesas, comprar su voto con dadivas electoreras y antidemocráticas, que más allá de ayudar, fomentan la pobreza y agudizan la desigualdad y a los poderosos jugosos contratos, cuantiosas ganancias.

Te puede interesar: Gomezpalatinos reclaman un derecho a la ciudad

La Laguna está llamada a motivar el cambio de régimen político en el país, con ese ánimo incesante de construir a La Laguna en un Estado Libre y soberano, creemos necesaria revolucionar la forma de gobernar, construir una democracia verdadera, donde todas y todos participen, donde importe desde el más humilde obrero, el más olvidado desempleado, hasta el más exitoso empresario, con un reparto equitativo de los recursos. Una democracia del pueblo, en la actualidad, el 75% de la Laguna todavía es rural, de aquí que partimos el olvido, el rezago y la desigualdad en la que vivimos, dentro de las ciudades, se pueden observar los barrios maltratados, las colonias mal planeadas, los servicios públicos colapsados.

Es necesario ya buscar hacer esa revolución pacífica, democrática y popular, por eso, planteamos la URGENTE NECESIDAD de consolidar la dignidad lagunera, conquistando la SOBERANA INDEPENCENCIA DE LA LAGUNA y dejar a un lado EL CLASISMO POLITICO.

LAGUNA SOBERANA ¡LA LAGUNA DESDE ABAJO!

Gomezpalatinos reclaman un derecho a la ciudad

Por José Augusto Sánchez Galindo

Sin duda la lucha por la restauración del Parque Morelos guiada por ambientalistas, profesionistas, maestros, deportistas y sobre todo vecinos puso en la agenda el derecho a la ciudad. Por décadas los cacicazgos tomaron el control de ella, y ya es tiempo de darle una nueva orientación basada en la inclusión y la equidad. Sus métodos, tecnología, estrategias, gobernabilidad la convirtieron en un rompecabezas. Estuvimos en pésimas manos políticas, técnicas, históricas y culturales por décadas, las evidencias están  a la vista. Tenemos hoyos negros, muy negros, por carecer de un confiable archivo histórico y un proyecto de municipio para todos. Los fraccionadores inmorales hicieron de las suyas ante la complacencia de los técnicos y gobernantes. Ustedes saben de los que hablo, se vieron hasta desarrollos inmobiliarios sin servicios básicos,  hoy ocupados por gente marginada.

Nuestros parques, nuestro Parque Morelos. ¿En qué vamos?

El poder municipal y estatal juegan a la suma cero en el tema del Parque Morelos: CARECEMOS de educación  democrática. El juego sigue en la media cancha. El estado, José Rosas Aispuro, mantiene su postura original  y amenaza con “regresar el dinero a la federación”, al viejo estilo del PRI; como si modificar un proyecto fuera cosa de otro mundo. El gobierno municipal, Marina Vitela Rodríguez,  ofreció una propuesta que se opone a la construcción de canchas, techumbres y velaría, a cambio de embellecer el mazacote actual. Hay  distancia entre ambos proyectos, tan distante como es la relación política entre los gobiernos, para desgracia de todos. Los vecinos plantean algo diferente: la restauración del mismo.

El movimiento vecinal y los liderazgos han recibido críticas inmerecidas. Desde la supuesta venta del movimiento hasta el temor a otros gobiernos que recién instalaron otras construcciones (SIDEAPA).   Todo a su tiempo. Ni una cosa ni otra tienen sustento. La lucha sigue y asumimos una autocrítica por haber permitido esas tropelías: haya sido quien haya sido.

Entonces hablamos de tres posturas: la demoledora, la remediacionista y la restauradora.

El derecho a la ciudad contra especulación

La actitud vecinal manda un mensaje político que el poder no entiende. Lo que plantea sintéticamente es su derecho a la ciudad. Por décadas el centralismo de Durango y los cacicazgos han ignorado a la gente. Ellos han trazado la ciudad conforme a sus intereses, gustos y necesidades; pasando por encima de la historia, los trazos originales y desaprovechando los enormes espacios generados por fundos legales.

La ciudad ha perdido mucho a cambio de trazos determinados por la planeación especulativa.   La nueva tierra urbana abrió los ojos a fraccionadoras, que eran de los mismos políticos o asociados. La especulación con la tierra, los servicios al gobierno y el poder gubernamental se convirtieron en la fuente de la acumulación originaria de capitales de la nueva burguesía política. De tiendas y negocios marginales pasaron a las grandes ligas. Cientos de tierras, propiedad del municipio pasaron a poder de los nuevos políticos, bajo el paradigma del famoso ramo 33.

Razones históricas- culturales-ambientales para luchar

A finales de los cincuentas mi familia llegó a vivir a la bella Calzada Agustín Castro al igual que cientos de gomezpalatinos. Hasta ahí estamos hablando de trazos urbanos acumulados de por lo menos 60 años. Nuestra ciudad fue dibujada desde la primera década del Siglo XX. Los fundadores pensaron en todo: parques, plazas, mercado, iglesias, tráfico, banquetas amplias, escuelas, habitación, transporte y la gente.

La Calzada  Agustín Castro era una preciosa avenida con una acequia en el centro. Arboleda de frutales la adornaban. Desde ahí se regaba el Parque nuestro. Esta zona es muy significativa por contar con los tres pilares de nosotros: Parque Morelos, el Instituto 18 de Marzo y las iglesias católicas y cristianas. Estábamos limitados por el canal de la Línea y campos de cultivo. Esas instituciones nos moldearon y  nos cobijaron desde niños. Los tres campos fueron parte de nuestra vida. La gran pared que se forma entre la calzada y el parque es de los sitios de oxigenación más lindos de la ciudad, mención aparte el Club Campestre y sus calles colindantes. Las murallas de arboledas del Parque le dan calidad de vida y goce a los vecinos. Salir a bajar la cena en él es un privilegio. Caminar con los niños es un deleite (de noche hoy es imposible). Vivir en ese lugar es una ventaja, las rentas y el valor de las casas tienen  la plusvalía extra por estar cerca de él. Toda esa peculiaridad  lo quieren tirar con canchas y techumbres: Pretenden cambiar el bullicio por la paz actual. Intentan hacer  una nueva historia basada en la pérdida de la verdadera historia.  No entienden nada los arquitectos de Durango y sus jefes. No captaron la parte antropológica y urbana local. Ellos sólo vieron la parte de la ingeniería civil,  los cupos, los negocios jugosos, y listo. Ajenos a la ciudad y sus costumbres, ofertaron una propuesta incongruente con el entorno y el momento actual. Por eso se rechaza tajantemente su propuesta.

Te puede interesar: UIF congela cuentas de exalcaldesa de Gómez Palacio: ella lo niega

El gobernador perdió la sensibilidad política que le conocimos. Se la juega con el constructor antes que con los ciudadanos, como si los tiempos políticos le favorecieran plenamente. No entiende que el tiempo está en su contra, y está a favor de los ciudadanos. Él dejó su jovialidad innata y su integración comunitaria  local desde su alianza con el herrerismo días previos a la elección del 2016: lo cooptaron luego de que lo combatieron ferozmente (lo ablandaron). Un final infeliz para los ciudadanos que los respaldamos, un sexenio perdido nuevamente.

En cambio Marina paso de la zozobra a la seguridad. Sin conocer el proyecto la llevaron a avalarlo.   Asumió no se tocaran los árboles: “no cortan ni un árbol -con el dedo índice reiteró-”. Arrastrada por la tradición, asistió,  y ratificó bajo advertencia esta iniciativa.

La resistencia civil pacífica es agredida 

Luego del zarpazo inicial al que asistió el diputado Cesar Aguilar y otros protagonistas, la respuesta popular se echó a andar. Diferentes asociaciones de egresados del Instituto 18 de Marzo, la FAZ, Laguna Soberana, Colegio de Arquitectos, personalidades culturales, deportistas y vecinos respondieron haciendo una serie de acciones para contener esa decisión. Cientos de firmas de usurarios del parque, cartas de apoyo de organizaciones y una poderosa red vecinal se manifestaron y siguen la lucha luego de 2 meses.

Hasta el momento la presidenta Marina, se sumó a la propuesta de los ciudadanos. Luego de varias audiencias se adhirió a la suspensión de la obra antipopular que va dirigida a alterar el entorno, en lugar de remediarlo.

El movimiento ha avanzado en una alianza (hasta el momento) con el gobierno local, pero ha recibido ataques del estado, ya son dos lonas las que quitan a arrancones de diferentes lugares, por eso cambio el movimiento sus formas de presencia a través de camisetas, y pasará a hacer otras actividades en los puntos neurológicos de la ciudad. Nada los detendrá.

Propuestas ciudadana:

  1. Se exige un dialogo tripartita: gobierno del estado, municipal y vecinos. Ya es tiempo de que el gobernador José Rosas Aispuro se asuma y se ponga a platicar con vecinos. No puede seguir fingiendo todo está bien. A él se le avecinan luchas fuertes por el tema de la potabilizadora.
  2. La propuesta es una restauración del Parque[9], no una deportivita ni hermosear ese mazacote.
  3. También la presidenta Marina Vitela debe de tomar algunas decisiones sobre ese icono histórico sin esperar el final de negociación. Debería tomar la iniciativa.  Ejemplo: puede empezar a dialogar con los vecinos para tratar de restaurar con asesoría de expertos el parque que hemos perdido de manera irresponsable. La esencia de esta es más jardines, árboles y andadores, y menos cemento y construcciones.
  4. La presidenta tiene la oportunidad de cambiar de métodos y estilos de hacer obra pública[10], la que heredamos del negro pasado. Ella puede construir con todas sus instituciones y expertos (incluyo hasta el historiador de la ciudad) una propuesta de DERECHO A LA CIUDAD restaurando el parque y su entorno, y con ello puede empezar la regeneración de la ciudad por zonas.
  5. Marina puede iniciar el empoderamiento ciudadano a partir de la formación de diferentes formas ciudadanas, en este caso, un consejo o comité que de seguridad y viabilidad al parque y su entorno.

La política del cansancio premeditado será derrotada llevando el movimiento a cada parque y oficina.

El fracaso de la Metropolización en La Laguna, el olvido a sus comunidades y la desigualdad

Por Laguna Soberana

Mucho se habla de la necesidad de "unificar a La Laguna” en una coordinación intermunicipal que permita detonar el crecimiento económico y urbano de la zona, sobre todo en estos tiempos, donde la pandemia por el COVID-19 nos ha mostrado la fragilidad de las instituciones de gobierno, y de la displicencia de la mayoría de los empresarios. Son 3 algunos de los elementos que manifiestan en esta propuesta, de aquí parten para promover la conformación de una zona metropolitana a su medida:

1- El tema principal que se aborda es el de la transparencia y el manejo de los recursos, se busca que esté a la vista de todos, una especie de lucha contra la corrupción que tanto ha dañado a México, y La Laguna no ha sido la excepción y de esta manera poder darnos cuenta en qué se gastan nuestros impuestos o darnos cuenta si se los roban.

2- Otro asunto que les ocupa a los metropolizadores es el embellecimiento de las ciudades y un crecimiento controlado, diseñado entre ellos para impulsar según sus planes una urbe metropolitana sostenible, como por ejemplo, el "Programa Parcial de Desarrollo Urbano para la Zona Norte de Torreón” un lugar residencial y exclusivo de la ciudad.

3- Por último, otro tema importante en su agenda, es el de la inversión industrial, comercial, agroindustrial, y manufacturera, así como automotriz y bancaria, a quienes los gobiernos dan todo tipo de facilidades para que vengan a invertir, y entre tanto beneficio les condonan impuestos, les regalan los terrenos donde ponderan la Planta o negocio, así como  la mano de obra que presumen calificada, pero sobre todo barata.

¿Pero qué tan factible luce esta propuesta de los llamados organismos de la sociedad civil, apoyados por las cámaras empresariales, industriales y de comercio a la Metropolización?

Si bien, la iniciativa suena aceptable y lógica, no deja de ser elitista, antipopular y clasista. La poca visión de estos organismos conviene sin lugar a duda los gobiernos estatales de Coahuila y Durango que mientras ellos continúan detonando el crecimiento y la prosperidad en las capitales con las que se hacen ricos, por su parte La Laguna queda diezmada en estos análisis con tintes de exclusividad.

¿Cuál es nuestra visión al respecto?

1- Sin duda, La Laguna ha sido duramente golpeada por la corrupción y sus efectos secundarios, pero nosotros creemos que no basta con que se firmen convenios de compromiso con los gobiernos donde participen los mencionados organismos civiles, sino necesitamos de participación popular, los sectores más vulnerables no suelen ser tomados en cuenta ni para éste, ni ningún otro tema, siendo que son ellos quienes padecen de la ausente justicia social que con cada elección les prometen. Por ejemplo, el Metrobús Laguna, una obra que se mantiene bajo un misterio de inversión, que ha estado llena de inconsistencias, que ha sido de mala calidad y que ha generado desorden no sólo urbano, sino también económico y social. Por lo tardado de la obra, gran parte de los negocios y pequeños comercios aledaños llegaron al punto de quiebre (golpe a la economía local), además de que dejaron en la ruta troncal poniente de Torreón (centro), a las colonias de aquel sector (todas populares) encerrados e incomunicados por la mala planeación de esta obra. En contraste, hay sitios en toda La Laguna donde no cuentan con drenaje, con agua potable, con servicio de recolección de basura, con luz ni con seguridad pública, servicios básicos que vulnera sus derechos sociales, pero también padecen de hambre, falta de empleo, por ende, del servicio de salud, que son víctimas de la violencia estructural del sistema que violenta sus derechos humanos y terminan despojados de su lugar de origen. Mientras el dinero de los fondos metropolitanos, por decisión de la clase política, y apoyados por las élites empresariales cae a los bolsillos de los corruptos con estas "magnas obras” que en nada benefician al desarrollo humano de la laguna. (Esto es sólo un caso de la desigualdad que se vive en la región).

Te puede interesar: Entre desesperación y hartazgo, personal médico lagunero se hace escuchar

2- Por otro lado, mientras los de arriba hablan de diseñar entre ellos, las ciudades que supuestamente todos necesitamos se olvidan de los caminos terregosos que se supone deberían conectar a las comunidades rurales apartadas con la mancha urbanizada, se olvidan de los territorios en disputa que debido a la ambición de nefastos terratenientes modernos roban propiedades de comunidades enteras para sacar ventaja cobijados por la impunidad, olvidan a los ejidos, a los barrios populares, a los cerros habitados. Dejando de manifiesto que ese diseño urbano no toma en cuenta la pobreza normalizada entre este basto sector poblacional.

3- Por último, el gran interés que tienen en las inversiones, que según ellos y los gobiernos tanto locales como estatales, aseguran que traerán estabilidad y seguridad social a la población en La Laguna, pero el sistema de subocupación que implementan estos monopolios, así como los contratos temporales, y los abusos laborales con turnos de hasta 12 horas a cambio de una miserable percepción monetaria que reciben las y los obreros, habla de la insensibilidad de quienes dicen procurar la estabilidad económica cuando lo que están solapando es la explotación laboral.

También, hacemos énfasis y reprochamos la terquedad de los de arriba en conceder a las empresas que disfrazan de desarrollo económico la destrucción ecológica y ambiental, a cambio de darles nuestros recursos naturales.

Queda claro que La Laguna, más que buscar una coordinación entre los niveles de gobierno y empresarios, lo que hace falta es la unificación de las clases que día con día convergen en la región, aunque en gran parte sea en realidades muy distintas. Hace falta que el pueblo, el de abajo, sea tomado en cuenta en las formas de participación. Nuestro movimiento Laguna Soberana, ve la necesidad urgente de que nuestra región termine con los atavismos de las capitales y busque de manera independiente la justicia social que tanta falta nos hace. Laguna Soberana propone que la democracia debe ser la herramienta principal para defender nuestros derechos humanos y sociales, impulsando una Laguna donde se apoye al comercio local, donde se apueste a la agricultura y no a la agroindustria, donde se busque dar certeza laboral a sus trabajadores con sueldos dignos que les permitan vivir con tranquilidad con sus familias, donde la prioridad de la función pública sea garantizar los servicios esenciales que todo individuo, según la Constitución, tiene derecho a gozar, acompañada de la participación popular mediante pequeñas juntas de gobierno en las comunidades y barrios, que les permita exigir a la autoridad lo que les corresponde, (así como sucede con las asociaciones de colonos en los asentamientos residenciales), una Laguna donde el buen sindicalismo y el modelo de las cooperativas sean tan importantes como las cámaras empresariales, una Laguna donde la industria sea responsable y respete nuestro ecosistema y medio ambiente y dé seguridad a sus trabajadores, pero también La Laguna necesita de gobiernos sensibles, que permitan la participación popular, que no lucren con nuestros recursos naturales, y que procuren en todo momento nuestros derechos humanos y sociales, así como el reparto equitativo de la riqueza.

Queremos dejar en claro que La Laguna no es sólo Torreón, Gómez Palacio, Lerdo y Matamoros, La Laguna está conformada por comunidades y territorios que tienen mucho que decir pero no son escuchados, herederos de quienes a pico y pala forjaron los caminos de nuestra tierra, y la han llevado a donde están en estos momentos. La Laguna no es herencia de los Terratenientes, sino fruto del arduo trabajo de los campesinos y comunitarios que nos dejaron un legado de lucha y regaron con su sudor y sangre los prósperos campos laguneros. La Laguna urge desde ya consolidarse como un Estado libre y soberano, donde todas y todos forjemos el futuro.

¡LA LAGUNA DESDE ABAJO!

* El punto de vista del autor no necesariamente refleja la postura de esta casa editorial, Red es Poder es un foro de voz libre y así será siempre.